Opinión > LAS IDEAS DEL MILLONARIO

Qué piensa Juan Sartori y por qué generó un sacudón en la política uruguaya

Desembarca con un discurso antisistema pero desde el sistema, y con ideas liberales en todos los sentidos de la palabra

Tiempo de lectura: -'

17 de noviembre de 2018 a las 05:04

Fue un sacudón para todos. Políticos, analistas, periodistas. Todos descolocados.

Los blancos salieron con la plancha en el primer minuto, sin conocer detalles, sin hablar con nadie, como si estuviesen inseguros de sí mismos.

A los periodistas también nos descolocó. ¿Es noticia la llegada en un vuelo privado de un (posible) candidato? ¿Es importante cubrir cuando va a ver un partido de fútbol? ¿Es relevante para una campaña que su suegro sea detenido por la Justicia en Mónaco? ¿Qué le importan a los ciudadanos si fue a jugar un partido de fútbol con camarógrafos y fotógrafos? Juan Sartori es una novedad en muchos sentidos y puede ser una tentación periodística (y clickera) informar todo lo que haga durante su estadía en Uruguay. Pero hasta ahora solo conocemos el humo, falta la llama.

Para la periodista Adela Dubra, que escribió una columna en Galería sobre este punto, dado lo “excéntrico” del posible candidato, “el riesgo” de los medios “de caer en la frivolidad es grande”.

Por eso, mucho más importante que el chisporroteo es saber qué piensa Sartori. Por ahora casi ningún dirigente político se interesó en saberlo y él tampoco mostró intenciones de hablar con el sistema político.

En las dos semanas que estuvo en Uruguay, Sartori se reunió con decenas de personas particulares con un único objetivo: conocer más en profundidad la realidad uruguaya. Escuchó la opinión de policías de calle, empresarios, sindicalistas, gente de campo, periodistas. La mayoría desconocidos. Según contó en una reunión, la principal conclusión que sacó de todas esas charlas es que visualiza una desconexión entre lo que la gente ve y necesita y lo que plantean y piensan los líderes políticos.

Esa es una primera señal de un posible discurso anti sistema. Criticar lo que hacen los políticos “tradicionales” y mostrarse como alguien que desde el sector privado gestionó con éxito decenas de mega empresas -muchas de ellas cotizantes en bolsa- y puede trasladar eso a la función pública. Es un terreno en el que ya puso un pie Edgardo Novick.

Esa actitud representa un riesgo para su candidatura. En otras partes del mundo el discurso anti sistema prendió muy fuerte. Ejemplos sobran en la región y más lejos. Pero en Uruguay, un país de partidos políticos muy fuertes, será un desafío gigante.

En parte Sartori es consciente de ello y por eso desembarcó en el Partido Nacional.

¿Qué piensa de la economía, de la seguridad, de la educación?

Poco sabemos aún del proyecto de Sartori. Pero en las dos semanas que pasó por Montevideo, algunos mensajes dejó en la gente con la que habló.

Los primeros indicios, que se confirman con quienes ya lo conocían de antes, es que es un liberal total. Tanto en lo económico como en lo social.

El multimillonario entiende que si bien Uruguay va en picada en varios aspectos, aún no está tan mal y que con algunas pocas acciones es posible revertir esa caída.

Pese a sus 37 años, hay cosas del perfil y el pasado empresarial de Sartori que pueden explicar sus fortalezas. Gran parte de su éxito está en activar y gestionar fondos de inversión. ¿Qué quiere decir eso? Que es muy bueno convenciendo a inversores para que pongan dinero en determinados proyectos.

Y es allí que puede encontrar una veta política: mostrarse como alguien que está capacitado para aumentar las inversiones que llegan al país.

En el agro, sector que conoce por haber creado y liderado la mayor empresa del sector en Uruguay, tiene un discurso radical. Cree que de no haber cambios en la tributación y en los costos de combustible, el agro uruguayo es inviable.

Otro elemento que muestra la forma de pensar de Sartori es su posicionamiento sobre las regulaciones. El empresario cree que son demasiadas y es necesario dar más libertades para invertir y hacer crecer el empleo, según transmitió en estos días de reuniones.

Pero sin embargo en otras áreas cree que lo que falta es justamente legislación. En seguridad, por ejemplo, para darle más garantías a los policías para que puedan actuar. En una de las reuniones que tuvo con policías, los efectivos destacaron que nunca estuvieron mejores pagos y con mejor tecnología. Pero que sin embargo, no se sienten con el respaldo. Sus ideas en este punto serán para prestarle atención: ¿estamos ante un candidato que se embandere con la mano dura?

En los próximos días Sartori se irá del país sin haber confirmado si será candidato o no. Pero también sin hablarle a sus votantes de una sola idea. Su campaña paga en los medios tradicionales y digitales está centrada en instalar el nombre y poco más.

Cuando regrese, dentro de unas dos semanas, deberá mostrar verdaderamente qué piensa si finalmente se postula.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...