Espectáculos y Cultura > MÚSICA URBANA

Quién es Abraham Mateo, el Justin Bieber español que acompaña a Agustín Casanova

El andaluz que quiere conquistar el mundo del pop a través de los ritmos urbanos

Tiempo de lectura: -'

18 de junio de 2018 a las 05:00

Remera negra con capucha, campera dorada, pantalón negro de cuero, botas negras, caravanas en ambas orejas, anillos varios, pelo cortito a los costados y frondoso arriba. El look indicado para una estrella del pop por estos días. Abraham Mateo –español del sur, andaluz para ser más preciso; 19 años; tímido, enamoradizo, "chapado a la antigua" según sus palabras; cuatro discos ya editados y uno a punto de salir– está abrazado de Ricky Montaner (27), hijo del reconocido cantante Ricardo Montaner, que junto a su hermano Mau (24) conforman un dúo que está metiéndose de a poco en los rankings de los más escuchados. Le toca el cuello a Ricky, juega con su cadenita, le corre sus lentes de sol, lo vuelve a abrazar. Es fines de abril y está en la Ciudad Vieja montevideana, viendo cómo van quedando las escenas que acaban de rodar para una canción que él compuso y que terminó en manos del uruguayo Agustín Casanova.

Abraham Mateo Agustín Casanova Mau y Ricky Bailotéame
Abraham Mateo repasando escenas junto a Ricky y Mauricio Montaner
Abraham Mateo repasando escenas junto a Ricky y Mauricio Montaner
"Bailotéame / roza tu piel con mi piel / que siga la música / tú eres la única que me quita el estrés", suena una y otra vez a un costado del Museo de las Migraciones, mientras filman cada parte de la canción.
En Miami, donde está gran parte del año, comparte estudio de grabación y mánager con los Montaner, lo que hace que sean muy cercanos. A Casanova, en cambio, lo conoció cuando llegó a Montevideo, ya que nunca se habían visto las caras previamente. "No conocía su música hasta que me hablaron de él hace relativamente poco. Lo he conocido hoy y es un chico encantadó', encantadó'", dice. El contacto llegó a través de una uruguaya que vive en aquella ciudad estadounidense al sur de la Florida, que conocía al representante del uruguayo, Enrique Quinteros, y además había sido compañera de clase de Mauricio Montaner allá. Abraham Mateo había compartido Bailotéame con los venezolanos, compositores del éxito de Ricky Martin y Maluma Vente pa'ca, quienes le incorporaron arreglos y frases para darle un toque más latino. Con el tema casi pronto decidieron sumar a Agustín Casanova, y a las dos semanas viajar a Montevideo para grabar escenas de un video que se estrenó el pasado jueves con la letra de la canción.

Además, Mateo optó por cederle el tema al uruguayo para su futuro disco, ya que creía que lograría mayor difusión que en el propio. "Iba a ir en mi disco porque le tengo mucho cariño. La he compuesto yo y la siento como si fuese un hijo para mí. Pero no le íbamos a sacar el mayor partido porque nunca iba a llegar a ser single. A Agustín le gustaba mucho la canción, y entonces se la cedimos porque pensaba sacarla de single, hacer un videoclip, y pienso que la canción se lo merece. Y todos al fin contentos", cuenta el andaluz.
"Tuve la suerte de ganar un festival y ese fue el principio de todo. Ahí fue cuando me di cuenta de que quería ser artista, de que era lo mío, que era lo que más me gustaba, y que se me daba bien". Abraham Mateo
Su estadía en el país pasó prácticamente inadvertida porque sus fanáticos son pocos en Uruguay y no es reconocido por la calle. Aquí lo único que sonó de él fue Loco enamorado, un hit que grabó junto a Farruko y Christian Daniel el año pasado y en el que mostró su vuelco a los ritmos latinos y urbanos cercanos al reguetón. Un camino que sigue este año junto a Casanova y los hermanos Montaner, así como también con Jennifer López y Yandel.

Pero tanto en España como en una gran cantidad de países de América Latina viene pisando fuerte desde hace años.

Niño estrella

Abraham Mateo comenzó en la música de muy chico. Cuando tenía 7 años viajó desde su San Fernando natal, al lado de Cádiz, a Valencia para su primera presentación ante el público en un festival. Fue con su hermano mayor, Tony, que también iba a cantar. "Tuve la suerte de ganar y ese fue el principio de todo. Ahí fue cuando me di cuenta de que quería ser artista, de que era lo mío, que era lo que más me gustaba, y que se me daba bien", recuerda en diálogo con El Observador.

Dos años más tarde, sin querer queriendo, se dio el salto que le permitió empezar una carrera de verdad. Un día fue con su familia a un programa en Sevilla –Menuda Noche– de la televisión regional andaluza. Creía que iba a ver a su hermano mayor cantar en ese estudio de televisión, pero en realidad sus padres lo habían llevado para que cantara él. Con su presentación maravilló al público, y por eso empezó a ser convocado de forma recurrente por la producción del show. Al cabo de un tiempo ya cosechaba una cierta fama en el sur de España y sacó su primer disco, con baladas al estilo David Bisbal o el Luis Miguel de comienzos de los noventa (tan popular ahora gracias a Netflix).

Pasados cuatro años volvió a los estudios de grabación, aunque para esta etapa dio un vuelco enorme en su carrera. Comenzó a cantar en inglés –afirma que ese idioma le aporta un "flow" que el español no le da– y a vestirse como una estrella pop adolescente, y fue ahí que lo etiquetaron como el "Justin Bieber español". El parecido con el cantante canadiense, ambos con carreras desde niños, con looks similares, con caritas de ángel que conquistan a las adolescentes, y encima cantando en inglés, le valió el mote. "Pienso que somos personas muy diferentes; cada uno tiene su estilo, su personalidad. Tampoco es algo que me moleste", dice él.

"Bailotéame / roza tu piel con mi piel / que siga la música / tú eres la única que me quita el estrés". El estribillo no para de sonar de fondo.

Abraham Mateo Agustín Casanova Mau y Ricky Bailotéame
Agustín Casanova y Abraham Mateo en el rodaje del video de Bailotéame
Agustín Casanova y Abraham Mateo en el rodaje del video de Bailotéame
Editó tres discos bajo ese estilo, pero el año pasado, ya con mayoría de edad, volvió a mutar. Se dejó crecer la barba y el bigote, se puso ropa sexy y se juntó con reguetoneros de este lado del Atlántico para buscar su rumbo a través del género latino más exitoso, aunque guardando una pizca del pop de su adolescencia. "He fusionado el pop con el urbano y ha salido un género muy interesante en el cual me siento muy a gusto. Uno tiene que hacer siempre la música en la que cree. Yo creo en mi música y gracias a eso hago que otras personas crean en mi música. Es importante mantener la esencia".
"He fusionado el pop con el urbano y ha salido un género muy interesante en el cual me siento muy a gusto". Abraham Mateo
De aquel niño que se presentaba cada semana en la televisión hasta este que habla de sexo en las canciones mucho ha cambiado, algo que para él se fue dando de forma natural. "Con mi madurez personal ha ido cambiando mi música y lo he ido plasmando siempre en mis canciones, en mis letras, siempre intentando amoldarme a las nuevas tendencias".

De todas formas, sigue siendo un niño. Casi al terminar la entrevista su madre, que lo acompaña al rincón del planeta adonde él deba ir, se acerca como para cuidar a su bebé. No dice nada, respetuosamente se pone a un costado y escucha. "Es mi mayor amuleto. No puedo subirme a un escenario sin antes guiñarle un ojo a mi madre, darle un beso, hacerle sentir que todo está bien".

Abraham Mateo Agustín Casanova Mau y Ricky Bailotéame
Abraham Mateo aún es un niño a pesar de que su físico haya cambiado. Su ascendente carrera hará que, como Justin Bieber, tenga que crecer ahora de golpe. Mientras tanto, y cuando ya cae la noche en la Ciudad Vieja, ahí sigue el mismo estribillo una y otra vez. "Bailotéame / roza tu piel con mi piel..."
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...