Economía y Empresas > Steven Pinker

Quién es y cómo piensa el gurú de la felicidad al que sigue Bill Gates

Steven Pinker se apoya en datos y estadísticas para traer a la luz los motivos del progreso humano

Tiempo de lectura: -'

23 de octubre de 2018 a las 13:06

En los últimos años, al menos para uno de los 100 intelectuales más importantes según la revista Time, el pesimismo crónico se convirtió en “progreso-fobia” porque esa actitud choca de frente con los colosales adelantos que viene disfrutando la humanidad desde hace más de 100 años.

Se trata de Steven Pinker, psicólogo experimental canadiense, experto en psicolingüística, con alma mater en McGill, Harvard y el MIT. Hoy, más conocido como el profeta del progreso, se dedica desde hace años a evangelizar sobre lo poco que entendemos —y apreciamos— lo enorme del avance de la humanidad entera.

Lo que transmite Pinker para muchos es nuevo: a pesar de la indigencia, la inseguridad, los problemas económicos y la ansiedad que estos provocan, esta es la mejor versión de la humanidad que conocemos. Comprometido con la ciencia, el armamento de Pinker son las estadísticas -“además, está demostrado que la gente entiende y recuerda mejor lo visual que lo verbal”, explica— y los datos duros: desde los más comunes como el aumento de la expectativa de vida y el PIB, hasta otros contraintuitivos como el aumento sostenido del coeficiente intelectual y del tiempo de ocio junto a la caída de las muertes por incendios, ahogamiento o rayos eléctricos.

La carrera de Pinker pegó un vuelco tras la publicación de su libro “Los ángeles que llevamos dentro” (2011). En este magnum opus, el científico encontró que los niveles de violencia en la sociedad vienen en caída desde hace milenios. “Era algo de lo que yo mismo no estaba enterado sino hasta que comencé a investigar el tema”, reconoce Pinker, de paso por Buenos Aires, a Infotechnology.

En el libro se sostiene que la violencia, el homicidio, los castigos crueles, el abuso infantil, la crueldad hacia los animales, la violencia doméstica, los linchamientos y las guerras internacionales y civiles disminuyeron en múltiples escalas de tiempo y magnitud. Dada la sorpresa de la sociedad respecto de estos datos, Pinker decidió ampliar su investigación a otros factores sociales para corroborar si la tendencia en la baja de violencia atravesaba la sociedad. Así nació su último libro, “En defensa de la Ilustración: por la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso”(Paidós, 2018) y su cruzada personal para desmitificar a los heraldos de la catástrofe y entender por qué hoy es mejor que cualquier ayer.

“Los diarios podrían titular todos los días, desde hace 20.000 días, que ‘ayer salieron de la pobreza extrema 37.000 personas’. Pero eso no es mediático y entonces no se publica. En 1810, hace apenas dos siglos, el 95% de la gente era pobre y casi no podía comer. Hoy, solo el 10% está en esa situación. Nunca fuimos tan prósperos como en la actualidad, y cada vez lo somos más”, comenta Pinker en el Salón de los Científicos de Casa Rosada, donde fue invitado antes de su primera conferencia en Argentina. “La tasa de homicidios en la Argentina es otro aspecto a remarcar. Aunque nadie lo crea, es la menor en América latina y está bastante cercana a la de los países del primer mundo”, comenta.

La respuesta a la pregunta

En su visión, el científico cree que hay una razón principal que explica el progreso universal: los valores de la Ilustración. “Algunas personas le dan sentido a todo a través del pensamiento religioso, reaccionario y tribalista. Se cree en esto y así se explica el mundo. Yo propongo una visión alternativa basada en los ideales de la Ilustración: la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso”, explicó el científico.

Otra afirmación bien establecida que aún genera controversias es que el capitalismo funciona mejor que el comunismo. "Es obvio a todas luces que los países capitalistas son más prósperos que los comunistas, pero expresar esto sigue generando rechazo”, desarrolla el lingüista.

Pero no es solo la ciencia la que puede defender a la humanidad del progreso, sino también instituciones sociales como las empresas y los negocios. “El comercio es una de las fuerzas civilizatorias que propulsó el avance de la prosperidad y la paz en el mundo. Hoy, la gente demanda que respondan a más que los accionistas. El concepto de ‘capitalismo responsable’ es cada vez más fuerte. El caso de no contaminar indiscriminadamente es un ejemplo claro pero no es el único”, desarrolla Pinker.

Optimista pero no ciego, el intelectual remarca que “aunque sea innegable, el progreso no tiene que darse por sentado” y aun se reconoce preocupado por los grandes problemas, viejos y nuevos, que enfrenta la humanidad. “El armamento nuclear y las nuevas guerras de información y propaganda siguen siendo cuestiones serias, pero se irán resolviendo de a poco. Por eso es importante defender lo que nos ha llevado hasta donde estamos ahora, y hoy muchos autodenominados progresistas odian el progreso porque desprestigian a las instituciones que más han hecho progresar al mundo”, concluye el pensador, en tono más bien de cautela, como quien cuida algo frágil y valioso. 

Fuente: El Cronista - RIPE

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...