Cargando...

Economía y Empresas > ANÁLISIS

Recomendaciones para invertir en acciones de forma exitosa

Esta alternativa tiene un rol fundamental a jugar en un portafolio: son el "motor de crecimiento" para alcanzar los objetivos de más largo plazo

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2020 a las 11:51

Invertir en acciones es participar de los resultados de largo plazo de una compañía. Es comprar una porción del capital accionario para obtener retornos cuando se incrementa el valor de la firma o cuando se distribuyen dividendos. Es ser dueño de una porción de una compañía.

A pesar de numerosas crisis a lo largo de las últimas décadas, los inversores de largo plazo han logrado participar del crecimiento de las economías y de la creación de valor, y fueron recompensados con excelentes retornos. A modo de ejemplo, quien haya invertido US$ 1.000 en el S&P 1 (índice de las 500 empresas más grandes de la bolsa de Estados Unidos) en setiembre de 1980, hoy, 40 años después, tendría US$ 29.000.

En el corto plazo las acciones son una clase de activo que puede ser muy volátil. Aquél que hubiera invertido en el Índice Dow Jones Industrials, que mide el desempeño de una canasta de 30 acciones grandes estadounidenses, desde 1900 hasta mediados de este año, hubiera tenido retornos medidos en períodos de un año que van desde -53% hasta +82% 2 . Si en cambio se toman períodos de 20 años, los retornos se habrían situado entre 0,6% y 13,1%.

Este ejemplo muestra una de las características más importantes de las acciones: a medida que se extiende el horizonte temporal, el rango de retornos disminuye. Es decir, las acciones son menos volátiles cuanto más largo el plazo. Esto conlleva un mensaje muy importante para los inversores: si su objetivo financiero es de corto plazo, las acciones no son una clase de activos para usted. En efecto, si usted tiene US$ 100.000 y planea comprarse, en un año, una casa por ese importe, debe invertirlo en un plazo fijo o en un activo de corto plazo y alta calidad crediticia.

Si, en cambio, decidiera invertirlo en el Dow Jones, al cabo de un año puede tener la mitad -y por lo tanto no podrá comprarse la casa- o prácticamente el doble. Si su objetivo es de largo plazo, las acciones son una clase de activos idónea. Es por ello que los grandes fondos de pensiones a nivel global, tienen un porcentaje muy grande invertido en estos instrumentos.

Cuando uno invierte en acciones, debe aceptar que habrá volatilidad en el corto plazo. En estos momentos se debe, cual marinero experimentado, navegar las aguas turbulentas sin perder el foco en el destino final. Las acciones tienen un rol fundamental a jugar en un portafolio: son el "motor de crecimiento" para alcanzar los objetivos de más largo plazo. Esto es particularmente importante en un mundo de bajos retornos, donde los bonos de buena calidad arrojarán retornos muy magros (como referencia, el bono del Tesoro de EEUU a 10 años rinde aproximadamente 0,66% anual).

Otro principio básico a tener en cuenta es diversificar. Esto tiene un doble objetivo: el manejo del riesgo, así como participar de las oportunidades que el mundo tiene para ofrecernos. A estos efectos son especialmente idóneos los fondos de inversión, que ofrecen tanto diversificación como un manejo profesional y activo del portafolio. Una mirada experta y activa es clave en un momento de volatilidad e incertidumbre como el actual. Las acciones tienen una condición muy deseable: son muy líquidas.

Pueden ser compradas y vendidas en cualquier momento. Ello tiene, también, una contracara muy negativa y ha derivado en grandes errores a la hora de invertir. A este tema nos dedicamos en la quinta columna de esta serie, https://www.heritage.com.uy/Files/columnas/Heritage_Columna_5.pdf, y a los efectos de esta nota resumiré en el siguiente ejemplo. Imagine un mundo en el que usted sepa exactamente en todo momento cuánto pagarían por su casa y tuviera la posibilidad de venderla en minutos por un costo muy bajo. Este flujo constante de información seguramente termine cambiando su comportamiento.

Quizás no esté chequeando su precio todos los días, pero con seguridad lo hará cuando se den grandes movimientos en los valores. Y aunque no tome decisiones, el flujo constante de información afectaría su percepción, la forma que ve el mercado. Fuertes caídas de precios derivan en miedo y subidas pronunciadas en sentimiento de codicia. Y son estos sentimientos los que llevan a los inversores a hacer cosas que no son de su mejor interés. El adoptar una mentalidad de propiedad, parecida a la que se tiene cuando se lleva adelante un negocio, deriva en comportamientos que redundan en mejores retornos. Lleva a enfocarse en los fundamentos de largo plazo y en el cumplimiento del objetivo para el que fue incluido en el portafolio.

Esta mentalidad junto a una planificación adecuada ayudará a evitar errores a la hora de invertir. Esto, ayudado por el poder del interés compuesto, aumenta significativamente sus chances de invertir en forma exitosa.

1. No se puede invertir en un índice. La forma de invertir en un índice es a través de vehículos de inversión diseñados para emular la performance de un índice. 

2. Los retornos mencionados son sin considerar los dividendos. Si se incluyen los dividendos los retornos hubieran sido mayores. Fuente: Bloomberg

Esta nota fue previamente publicada en el Newsletter bisemanal de Banque Heritage https://www.linkedin.com/company/heritage-uruguay

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...