Nacional > ENTREVISTA A RICARDO EHRLICH

Reforma de la seguridad social se incluirá en programa del Frente Amplio

La coalición de izquierda piensa en incentivos para retrasar la edad jubilatoria

Tiempo de lectura: -'

28 de febrero de 2018 a las 05:00

Mientras en diversos ámbitos aflora el debate sobre quiénes serán los próximos candidatos a presidente de la República, cientos de dirigentes y militantes del Frente Amplio trabajan semana a semana para zurcir las distintas posiciones que existen dentro del partido de gobierno, con el objetivo de sintetizar en un solo documento las definiciones programáticas de cara a la futura elección presidencial.

Al frente de ese trabajo está Ricardo Ehrlich, presidente de la Comisión Nacional de Programa, quien suplantó a la senadora Constanza Moreira en setiembre. En entrevista con El Observador, afirmó que la descentralización, así como la reforma del Estado y de la seguridad social, estará presente en la discusión. A continuación un resumen de la entrevista.

¿Cómo funciona la Comisión de Programa?
La comisión tiene una integración similar a la del Plenario del FA, con representación de todos los sectores políticos y las bases. Concurren habitualmente más de 40 personas. A su vez, se ha definido un plan de trabajo estructurado en cinco desafíos (Desarrollo, Igualdad y Diversidad, Integración e Inclusión, Democracia, e Integración Regional e Internacional). A partir de esos desafíos se han desarrollado más de 30 unidades temáticas, de carácter abierto, donde participan casi un millar de personas. La función de la comisión es lograr la mejor síntesis posible de esa gran diversidad de aportes. No parece una ecuación fácil de resolver, pero tiene soluciones.

¿Cómo se da esa negociación entre posiciones tan diversas?
Más que negociación es construcción de consenso. Hay que buscar acercamientos y ese es todo un trabajo. Algo importante es que en la comisión no se vota.

Si uno lee los anteriores programas del FA siempre se encuentra una idea fuerza sobre la cual giran los lineamientos. ¿Cuál debería ser esa idea central del próximo programa?
Podría aventurar alguna, como la palabra "territorio" con todo lo que representa. El desafío de construir pertenencia y arraigo en un mundo globalizado. Creo que hay una especie de desarraigo, producto de las migraciones internas, y hay que seguir construyendo un país donde sea bueno nacer y hacer el proyecto de vida en cualquier rinconcito del territorio.

En el último programa se acordó "tender" al 6% del PIB en educación y 1% en ciencia. ¿En un cuarto gobierno del FA la promesa deberá ser "llegar" a ese número?
Va a depender mucho de cómo el país navegue desde el punto de vista económico en este mundo complicado de los próximos años. Va a depender del crecimiento económico y de los rumbos que se vayan fijando.

En su proclama, el movimiento de productores autoconvocados pidió a los políticos "propuestas claras" y evitar los "eslóganes bonitos", ¿cree que al FA y a los demás partidos les cabe esa crítica?
Cuanto más profunda y programática es la crítica política, más saludable es para el país. Vi con alegría la propuesta del senador Jorge Larrañaga de trabajar en grandes definiciones programáticas compartidas. Me parece una propuesta interesante. Para cualquier fuerza política que esté en el gobierno tener una oposición de alto nivel es importante. Eso significa más competencia pero me parece que es el camino para fortalecer el debate.

¿La promesa de cambio de ADN de la educación quedó en un eslogan bonito?
Creo que ha habido avances importantes aunque haya problemas enormes a resolver. Cuando el tema educación queda bajo los reflectores de la política, se empiezan a utilizar expresiones duras y el debate cobra una virulencia muy importante, muchas veces sin un conocimiento profundo del tema. Los grandes cambios requieren una confluencia importante, empezando por el propio Frente Amplio y pasando a las instituciones y los protagonistas. Yo intenté seguir ese camino pero no tuve demasiado éxito siendo ministro (de Educación).

¿Por qué dice que no tuvo éxito?
Tenemos una estructura que coloca al ministerio en un rol particular. Ha habido muchas luces pero hubiéramos querido llegar muchísimo más lejos. A la Universidad de la Educación le faltaron dos votos en el Senado. Muchos sectores, de un lado y de otro, consideraban que no era la mejor propuesta. Pero hace 70 años que se está discutiendo el tema y lo peor es no dar el paso. Por eso deseo vehementemente que el proyecto pueda esta vez llegar a buen puerto.

¿La reforma constitucional debería formar parte del programa?
Ese es un tema complejo. El programa no puede eludirlo y va a estar dentro de las unidades temáticas. No podría anticipar cuáles van a ser las definiciones, pero por las conversaciones e intercambios que se están dando en la comisión, es un tema que va a estar arriba de la mesa.

¿Qué cosas cree que se necesitan reformar?
Hay muchos temas. Pienso en todo lo que tiene que ver con la relación del Estado con las intendencias, la construcción de un Estado integrado, simplificar algunas cosas y dimensionar el Estado en función del proyecto de país.

El ministro de Economía, Danilo Astori, ha dicho que es "imprescindible" una reforma de la seguridad social y llamó a revisar "todos los parámetros" del sistema previsional. ¿Qué tratamiento de este tema debe hacer la fuerza política?
El ministro lo repite porque ve los números y está preocupado. Tenemos problemas demográficos: una población envejecida, con esperanza de vida alta y jubilaciones tempranas. Hoy ya existe un gran esfuerzo presupuestal para poder financiar las jubilaciones de todos los sectores. De pronto hay algunas medidas interesantes a pensar y creo que tiene que ser un tema relevante.

¿Ya ha estado arriba de la mesa en la discusión programática?
Está prevista su discusión. Los caminos van por políticas de incentivo a retrasar la edad jubilatoria, por un lado, y algunas otras medidas. No podemos soslayar ni dejar de asumir la responsabilidad de analizar el tema y generar propuestas. Esas medidas que son impopulares tienen que hacerse buscando explicar, y buscando que se acompañen de estímulos, que no sean solamente medidas de aspecto restrictivo, sino un interés de todos en trabajar unos años más.

¿Está prevista la posibilidad de subir la edad de jubilación?
Eso hay que estudiarlo. El ministro lo ha repetido diversas veces. Yo no dudo de que el equipo económico esté en este momento haciendo los números y considerando los tiempos políticos. Pero no me cabe duda de que va a ser un tema que seguramente tenga su debate en el programa del FA y lleve a definiciones programáticas.

En estos años ha habido un auge en el debate político de palabras como gestión y eficiencia, ¿cómo se plasma eso en un programa?
La buena gestión y la eficiencia es lo que se tiene que exigir a cualquier gobernante, y a cualquier persona que hace su trabajo. Está en la tapa del libro de todos los manuales de cada fuerza política.

¿Cómo se ha llevado el FA con la gestión?
La gestión tiene sus complejidades y se cometen errores. Hay que reconocerlos y corregirlos, pero no es patrimonio de unos u otros. El debate cotidiano se hace sobre las luces y sombras de la gestión, donde unos y otros tratan de demostrar que el oponente no tiene las capacidades necesarias para llevar adelante ese trabajo.

Comentarios