Agro > CAMPO & NEGOCIOS

Rematadores trazaron un balance satisfactorio sobre la zafra de toros

Para comprar un toro se necesitó el valor de 5,7 terneros, uno menos que en 2017

Tiempo de lectura: -'

23 de noviembre de 2018 a las 18:20

Rematadores consultados por El Observador sobre un balance de la reciente zafra de comercialización de reproductores opinaron que la misma se desarrolló de buena manera y que fue satisfactoria, con altos porcentajes de colocación y precios que estuvieron incluso por encima de lo esperado.

Un informe elaborado por la periodista Estela Apollonio para Diario Rural, programa de radio Rural, reveló que se ofrecieron 6.976 toros y se colocó el 85,75%, es decir 5.982 animales.

El promedio por reproductor fue de US$ 2.453, un 5,1% por debajo del precio promedio de 2017.

El estudio detalla que, una vez más, Aberdeen Angus  fue la raza que vendió más toros, el 50,5% del total, sumando 3.021  reproductores, con un porcentaje de colocación de 89,4% a un valor promedio de US$ 2.450,55.

En Hereford se colocaron 2.039 ejemplares (34,1%), a un valor promedio de US$ 2.632,69, con un porcentaje de colocación de 87,40%, siempre en base al análisis de Apollonio.

Se colocó el 85,75% de los toros ofrecidos, 5.982 animales, a un valor promedio de US$ 2.453, un 5,1% menos que el promedio de 2017.

El tercer lugar lo ocupa en 2018 por primera vez el Brangus, con un total de 293 toros vendidos. Lograron un porcentaje de colocación de 79%, a un precio promedio US$ 2.323.

Luego está la raza Braford con 203  animales vendidos que promediaron US$ 2.404, con un porcentaje bajo de colocación de 63%.

En cuanto a la distribución de las ventas de toros por departamento, se detalla que Durazno es el que más toros ofreció y vendió en 2018, el 17,2% del total (1.030 toros).

En segundo lugar se encuentra Tacuarembó, con  679 toros vendidos (11,35%).

El tercer lugar es para Cerro Largo, con 623  ejemplares (10,41%).

Lavalleja se ubicó en el cuarto lugar, con 541 toros (9,04%).

En 2018 para comprar un toro se necesitó 5,7 terneros, casi uno  menos que el año pasado.

Según Apollonio, la inversión en genética rondó los US$ 15.300.000 y  en 2017 fue de US$ 17.399.490 (considerando remates de cabaña y en exposiciones). 

José Pedro Aicardi, director de Megaagro

“Tras el mal comienzo climático del año, creo que la zafra estuvo por encima de lo imaginado en las expectativas, tanto en la colocación, que pienso fue muy buena, como en los valores. Se ha vendido un mayor volumen de toros y, como era de esperar, hubo un ajuste en los valores. Ya en el cierre de la zafra, al menos en el caso de nuestra empresa, hicimos muy buenos remates que estuvieron por encima de las expectativas, con colocación total prácticamente en todos y con un muy buen nivel de precios para lo que en algún momento nos imaginamos. Las diferencias respecto a 2017, indudablemente, es que llegamos a una zafra en la que se tuvo un año que climáticamente castigó mucho más. Además, tuvimos el párate en la exportación en pie. La gente mira al mediano y largo plazo y sigue apostando a la cría, pese a que tuvimos alguna baja en el valor de los terneros justo antes de la zafra. Es una diferencia importante y marcada. Creo que concretamos una muy buena zafra”.

Alejandro Dutra, director de Escritorio Dutra

“Creo que fue una muy buena zafra. Se esperaba que quizás estuviera más por debajo de los valores que realmente se tuvo. Creo que sí todos esperábamos que se vendiera mucho volumen de toros, porque faltaban toros y porque hay mucha vaca para entorar. Me parece que la sorpresa fue que, aparte de desparramar un buen volumen de reproductores, se lograron muy buenos precios. Sobre todo en el mes de octubre hubo una colocación muy buena en casi todos los remates. Quizás después bajo un poco, también por la falta de agua en algunos lados hizo que de repente quedara algún toro para atrás. Creo que a rasgos generales fue una muy buena zafra comparado con años anteriores. Estuvo por encima de lo que fue el año pasado, ya que en colocaciones de toros estuvimos por encima y en precios casi igual con una realidad totalmente distinta en cuanto a valores, sobre todo lo que es el ternero que es un factor importante para la venta de toros”.

Fernando Indarte, director de Indarte & Cía

“A mi juicio fue una muy buena zafra de toros, con una gran oferta de numerosas cabañas. La oferta se concentró en los primeros 20 días de octubre, luego los remates comenzaron a tener colocaciones parciales. Los valores también fueron correctos. Fue una zafra más positiva para el comprador porque antes un toro valía 10 terneros y este año, más o menos, cuesta en el entorno de los seis terneros. De todas maneras, es un tema de oferta y demanda. La oferta de toros fue muy numerosa, hubo dos o tres remates por día en todo el país, hay mucha cabaña nueva y la gente le da la oportunidad de seleccionar y de pagar algun dólar menos por los toros. La gente está apostando a la genética. Lo bueno es que esa inversión después vuelve para atrás, porque los ganados de buena clase valen bastante más y en todas las categorías respecto a ganados de clase buena o menor. Esto lo vemos todos los días: el comprador paga más por los lotes buenos. En general creo que fue una muy buena zafra”.

Federico Rodríguez, director de Federico Rodríguez Negocios Rurales 

“Creo que fue una zafra, que se desarrolló mejor de lo que se esperaba, al menos en cuanto a volumen dispersado de toros. Fue buena, por ahí se esperaba vender algún toro menos. Los valores prácticamente fueron los mismos que el año pasado, con alguna diferencia, por supuesto. Fue una zafra satisfactoria tanto en valores como en colocación. Capaz que las diferencias con las ventas de 2017 fueron que el precio del ternero en esta zafra estaba más abajo que el año pasado, pero por otra parte este año tuvimos un dólar más alto. También vimos que fue una primavera muy buena en lo que se refiere a pasturas. El precio del ganado gordo fue mejor que el año anterior, acompañó y eso también repercute, porque la gente sale a vender su gordo y a reponer los terneros. La reposición también estuvo más firme en esta primavera. Estos factores en la cadena cárnica incentivan al productor a invertir en genética y cuando invierte en genética lo hace a largo plazo y eso es muy bueno”.

Pablo Valdez, director de Valdez y Cía

“Creo que fue una zafra muy positiva, que de hecho superó las expectativas que tenían los vendedores. El resultado va en consonancia de la fuerte apuesta a la cría que está teniendo todo el sector ganadero, donde vemos que la gente está apostando mucho también a la genética. Esto está directamente relacionado a lo que a los clientes piden, porque los clientes finales de esos terneros son los recriadores y la exportación de ganado en pie. Básicamente están exigiendo una mayor calidad y, por lo tanto, los productores para satisfacer esa creciente demanda tienen que invertir cada vez más en una mejor genética. En cuanto a lo que fueron las colocaciones de esta zafra, pienso que fueron muy buenas. De hecho, en nuestra firma hemos tenido casi que ventas totales, estuvieron en el orden de  98,85% de colocación sumando todos los eventos que tuvimos en octubre y en noviembre. Es decir, en estos dos meses tuvimos ese  gran porcentaje de ventas que fueron casi totales”.

Gerardo Zambrano, director de Zambrano & Cía

“Fue una zafra buena, con ventas que estuvieron muy buenas. Predominaron los remates anuales tradicionales con historia, estadísticas y con una clientela ya fidelizada sobre, por un lado, las exposiciones que cada vez se achican más en cuanto a volumen de ventas y precios y, por otro, frente a cabañas nuevas que tienen que transitar todavía el camino de una clientela que pruebe su genética, la aplique en los rodeos de cría, le de buenos resultados y vuelva al otro año. Los precios estuvieron por debajo de lo que fue el año pasado. Era previsible, en función de que también hubo un aumento en el tipo de cambio y eso en algo compensa. Lo que quedó demostrado es que el manejo de los números de EPD a la hora de comprar un reproductor son claves, pero sobre todo el trabajo del cabañero posventa dando un servicio adicional que la venta exclusiva de la genética. La diferencia, sin ninguna duda, está y va a estar en el trabajo que se haga más allá de producir la genética”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...