Economía y Empresas > EEUU

Revólveres y corsés: La industria de las armas trata de seducir a las mujeres

Las empresas del sector ven en las mujeres un motor de crecimiento

Tiempo de lectura: -'

30 de enero de 2019 a las 16:50

La empresaria y diseñadora de moda Anna Taylor está tratando de revitalizar el corsé, no para recuperar la lencería victoriana, sino para proporcionar a las mujeres un lugar donde llevar la pistola."Quizá el corsé estuviera pasado de moda, pero lo cierto es que nunca fue tan útil como ahora", dice Taylor en Las Vegas durante el SHOT Show de este año, la mayor feria de la industria armamentística.

Después de ignorar el mercado de las mujeres durante años, la industria de las armas de fuego está viendo en ellas un motor de crecimiento.

Las ventas de armas han disminuido desde su máximo en el 2016, y empresas como Remington Outdoor han atravesado reestructuraciones en procesos de bancarrota, pero la participación de las mujeres en el mercado ha estado creciendo.

Las mujeres han liderado el cambio, tanto en el papel de consumidoras como en el de emprendedoras en el mundo de los accesorios, obligando a los fabricantes de armas a seguir su ejemplo.

Los comercios estiman que las mujeres representaron el 23% de un mercado minorista que movió US$ 44.000 millones en armas de fuego y accesorios en 2016, 7 puntos porcentuales más que en 2010, según datos de la National Shooting Sports Foundation (NSSF, Fundación Deportiva Nacional de Tiro), que gestiona el salón Shooting, Hunting and Outdoor Trade (SHOT). Las ventas de armas de fuego en Estados Unidos alcanzaron un máximo de 15,7 millones en 2016, según datos de la NSSF. Las ventas cayeron a 14 millones en 2017 y van camino de caer nuevamente en 2018. La tendencia está afectada por el contexto político, ante el temor a que un presidente demócrata limite los derechos de armas.

Pantalones de yoga, los más vendidos

Taylor creó su propia compañía, Dene Adams, en 2013, tras verse frustrada por la falta de cartucheras para mujeres. Cosió una alfombrilla de neopreno en uno de sus corsés para su primer prototipo, y ahora tiene 13 cartucheras en Dene Adams. Las ventas alcanzaron los US$ 250.000 en 2014 y aumentaron a US$ 1 millón en 2018, según Taylor.

Entre los artículos más vendidos están unos pantalones de yoga que permiten llevar en la cintura el peso de una pistola. Taylor subió el dobladillo de la falda, mostrando unos pantalones cortos de compresión con una funda incorporada en el muslo que permiten que una mujer pueda llevar un arma tanto si está vestida para salir una noche en la ciudad o para ir a trabajar a la oficina el lunes por la mañana.

Las cartucheras para hombres tradicionalmente se diseñan para llevarse en torno al cinturón, pero debido a la variedad de prendas femeninas, las mujeres necesitan opciones en el sostén, cintura, vientre, axila, muslo, tobillo y bolso. Esto también implica que las mujeres tienen que practicar el momento de desenfundar la pistola desde múltiples ángulos.

Entre las empresas de armas de fuego hubo hace tiempo una tendencia a un proceso denominado burlonamente "pink it and shrink it" ("píntalo de color rosa y hazlo más pequeño"), ofreciendo pistolas tradicionales en colores femeninos y comercializando pistolas más pequeñas para que se ajusten a la mano de una mujer, lo que no es necesariamente una solución, ya que las pistolas más ligeras tienen más retroceso.

Carrie Lightfoot creó The Well-Armed Woman ("La Mujer Bien Armada") en 2012 para dar a las mujeres un acceso más fácil a información y productos y ahora tiene cerca de de 400 centros por todo Estados Unidos. Lightfoot dice que desde entonces fabricantes de armas como Glock Inc, Sturm Ruger & Company Inc RGR.N y Walther han desarrollado productos y diseños más sofisticados.

Paul Spitale, vicepresidente senior de Colt's Manufacturing Company, dijo que la compañía que se hizo famosa con la pistola del calibre 45 ofrece una gama más amplia de opciones de 9 milímetros, en parte porque se trata, con mucho, de la opción más popular para las mujeres.

La presencia femenina también ha afectado a la tradicionalmente machista cultura de las armas y la caza. Los principales fabricantes de armas y municiones cuentan ahora con el patrocinio de tiradoras femeninas de competición. Los programas SHOT solían presentar modelos con armas de fuego vestidas con tacones altos y sujetadores de realce, pero ahora las cabinas de exhibición son atendidas por mujeres expertas en el tema vestidas con polos y ropa militar.

Mientras continúa el debate sobre los derechos de las armas en Estados Unidos, hay mujeres que ven la posesión de armas como un hecho empoderador.

En un momento en que el movimiento #MeToo ha extendido la concientización sobre el acoso y la violencia sexual, las armas de fuego son un "gran igualador", opina Dianna Muller, agente de policía jubilada de Tulsa, Oklahoma, que ahora es una tiradora profesional a tiempo completo.

(Reuters)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...