Nacional > REGLAMENTO

Roja directa a los que incumplan la disciplina partidaria: la propuesta de la Vertiente Artiguista

La agrupación presentó un proyecto de reforma del Estatuto para que los "rebeldes" queden autoexcluidos y tengan que devolver la banca

Tiempo de lectura: -'

23 de julio de 2018 a las 05:00

Que el que no respete las reglas se vaya automáticamente. Esa es la propuesta que la Vertiente Artiguista extendió al resto de los sectores del Frente Amplio (FA) para evitar que los incumplimientos de la disciplina partidaria pongan en jaque las resoluciones del oficialismo.

La agrupación elevó al Secretariado Ejecutivo del FA un proyecto de reforma del Estatuto de la coalición para que se considere "autoexcluido" a todo representante o sector que desacate las resoluciones de la fuerza política.

Según el artículo 10° del Estatuto vigente, la exclusión de un sector político solo puede decretarse por resolución de al menos 9/10 del Plenario. Bajo el entendido de que esa mayoría resulta "prácticamente imposible de reunir", la Vertiente propone que en caso de que un representante nacional o departamental vote "en forma contraria a las decisiones adoptadas orgánicamente" –sin tener la autorización para hacerlo–, éste sea apartado de la coalición, sin que se requiera informe del Tribunal de Conducta Política (TCP).

En ese caso, el FA "reclamará la o las bancas que le correspondan, prohibiéndosele el uso del lema en el próximo acto electoral nacional o departamental".

Fundamentos

En el documento, al que accedió El Observador, se expresa que "desde hace ya un largo tiempo, varios representantes electos de la fuerza política han actuado en sus roles legislativos desconociendo las decisiones orgánicas (...) bajo la pura y simple convicción de que les asiste el derecho de actuar según su criterio". Para la Vertiente, esos episodios "revisten particular gravedad" y "ponen en riesgo la existencia misma del Frente Amplio".

Según el proyecto, el apartamiento de la disciplina partidaria implica "un quiebre de la confianza y la integración de la organización" y, por lo tanto, "quien tiene esa actitud se autoexcluye del FA".

"Para integrar el Frente Amplio no alcanza con coincidir con sus principios, programas, o posturas filosóficas; se debe estar de acuerdo con la unidad de acción y quien no la acata se autoexcluye", agrega el documento.

El último caso resonante de indisciplina partidaria fue el del diputado de Liga Federal, Darío Pérez, quien se negó a votar el impuesto a las jubilaciones militares, haciendo naufragar una medida considerada "prioritaria" por el gobierno.

El reglamento del FA prevé mecanismos para que quienes tengan discrepancias con las decisiones mayoritarias puedan canalizarlas y hasta ser autorizados a actuar con libertad, pero no siempre eso se aplica. En asuntos en los que está en juego la mayoría, los legisladores del oficialismo son instados a votar en bloque, aun estando en desacuerdo.

Distinto es cuando se da por descontado que hay apoyos fuera de la coalición. Eso ocurrió, por ejemplo, con la votación de la reforma del Código de Proceso Penal, instancia en la que el Partido Socialista, Casa Grande y el Partido Comunista no acompañaron algunos artículos, que se aprobaron con votos de la oposición.

Borrón y cuenta nueva

Por otra parte, el proyecto establece que se archivarán todos los casos de indisciplina que estén en la órbita del Tribunal de Conducta Política (TCP) o el Plenario, para iniciar una nueva etapa "sin lesiones y cargas que vienen de situaciones anteriores".

Asimismo, se urge a la bancada parlamentaria a aprobar el proyecto de ley que establece que la banca pertenece al partido y no a la persona. De esa forma, quienes queden excluidos de la coalición deberán ceder su asiento en el Parlamento.

Comentarios