Rugby > PROFESIONALISMO

Rugby: franquicias de Peñarol y Nacional tendrán presupuesto de US$ 1 millón anuales

El proyecto de la Super Liga Sudamericana entra clave en una etapa de definiciones

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2019 a las 17:04

El proyecto para la creación de las franquicias de Peñarol y Nacional para la Super Liga Sudamericana de Rugby va entrando en etapas clave. La creación de una comisión trabajando para avanzar en aspectos clave de los dos equipos uruguayos, la definición de un presupuesto de US$ 1 millón anual para cada una y la posibilidad de que en 2020 se disputen partidos de exhibición y que en 2021 comience oficialmente el torneo son las principales novedades por estos días, en los que todos los países del continente van teniendo avances para concretar sus planes.

La semana pasada culminó una ronda de reuniones organizadas por una comisión nombrada por la URU, que está llevando adelante el proyecto en Uruguay. El grupo se reunió con las principales instituciones del rugby uruguayo, de manera de discutir ideas para que el proyecto profesional pueda tener consecuencias positivas en los clubes locales. Ahora se pasará a la siguiente y dura etapa, la de la recaudación de fondos, con una meta clara: un presupuesto aproximado de US$ 1 millón anual para cada franquicia.

Ese es el presupuesto que se le adelantó a los clubes en las reuniones de las últimas semanas. Uruguay tiene algunas ventajas comparativas en ese aspecto, ya que ayudan muchos costos fijos del proyecto de alto rendimiento del Estadio Charrúa, en recursos humanos y técnicos.

¿Cuáles serán las fuentes de financiamiento? El sponsor principal, el nombre del torneo, los derechos de televisión, además de algunos sponsors específicos. El proyecto también incluye la posibilidad de que un socio privado compre hasta el 49% de las acciones, aunque el control deportivo se asegura para la Unión de cada país. 

En el modelo uruguayo, Peñarol y Nacional aportarán su marca y los colores, aunque no tendrán que poner ningún dinero extra.

La fecha de inicio ha tenido varias discusiones, y está sobre la mesa la posibilidad de que la Super Liga no comience en 2020, según informó el periodista argentino Eugenio Astesiano. Según pudo saber Referí en base a fuentes dirigenciales de varios países de la región, la posibilidad de comenzar en 2021 está sobre la mesa, sobre todo por los acotados tiempos de disponibilidad de jugadores que tendrían las franquicias si se comenzara en febrero de 2010, teniendo en cuenta que el Mundial de Japón terminará en octubre de 2019. Si se diera ese escenario, de todos modos en 2020 habría algunos partidos de exhibición, posiblemente en el segundo semestre. 

Para 2021 ya habría más definiciones respecto a los cambios en el calendario internacional, lo que haría que la Americas Rugby Championship pasara al segundo semestre, dejando el primero para la Super Liga Sudamericana.

El plan uruguayo

Para avanzar en el proyecto de Peñarol y Nacional, la URU conformó una comisión integrada por destacados dirigentes del rugby uruguayo: Ariel Péculo, Sebastián Perona, Gabriel Arancibia, Nicolás Grille, Fernando Ponte, Andrés Sanguinetti y el presidente de la Comisión, Daniel Viñas. Varios de ellos también sirven como puente con Peñarol y Nacional: Perona es gerente de deportes menores en Nacional y Sanguinetti y Viñas son exdirigentes de Peñarol. Esa comisión se reunió en las últimas semanas con varias instituciones, y tiene pendiente hacerlo en las próximas semanas con algunas del interior.

Una idea que surgió de esas charlas es que, dentro de los contratos profesionales, jugadores y entrenadores de las franquicias tengan la obligación de colaborar con horas de trabajo en los clubes locales, particularmente con las instituciones donde se formaron. Además, también se planteó que las horas ociosas de los entrenadores también puedan ser volcadas a asesoramiento de los clubes locales, y que también haya capacitación en otras áreas, como el análisis de video.

Las instituciones también plantearon la necesidad de más ayuda para cubrir los costos del torneo de clubes de Argentina, y la preocupación por el hecho de sacar las finales del Campeonato Uruguayo de las instituciones los perjudica económicamente.

Otra idea que plantearon los clubes es poder exigir un porcentaje de derechos de formación, siempre que sus jugadores emigren a franquicias que no sean las uruguayas. Eso aparece ante el crecimiento de la Major League Rugby de Estados Unidos, y la chance de que algunos jugadores uruguayos recalen definitivamente allí.

Más allá de eso, hubo consenso en la necesidad de sumarse al plan del rugby profesional, y que lo importante es mitigar impactos negativos en los clubes, y que sigan generando jugadores como lo han hecho hasta ahora, además de generar una sinergia entre los clubes y las franquicias profesionales.

El siguiente paso será evaluar todas las propuestas de los clubes, y analizar cuales se pueden poner en práctica.

¿Cómo está la región?

En Argentina hay planteados dos escenarios: por un lado, la UAR ya confirmó que tendrá dos franquicias, y tanto Córdoba como Tucumán y Rosario están avanzando en sus propios proyectos, lo que garantiza, al menos para la primera temporada, que se deban elegir los dos mejores.  Del otro lado, clubes de Buenos Aires han manifestado preocupación porque temen un éxodo de jugadores.

Mientras tanto, en otros países también se registran avances importantes. En Brasil, el país que lleva la delantera en el plan, hay proyectos en San Pablo, Florianópolis y Curitiba. 

En Paraguay también hay un plan avanzado a partir de la experiencia de Olimpia Kings, una franquicia del club Olimpia que ya compite en básquetbol. También apuestan a sumarse a clubes de fútbol los proyectos de Córdoba (Talleres) y Chile (Universidad Católica). Además, Colombia también tiene en marcha su plan para tener una franquicia.

Consultado por Referí, el presidente de Sudamérica Rugby, Sebastián Píñeyrúa, dijo que  el proyecto está “sólido” y las uniones están “muy convencidas de que será muy bueno para la toda la región”. "Estamos muy contentos con el entusiasmo que está generando  en los jugadores de los seleccionados de la región, que ven la posibilidad de jugar profesionalmente en sus países”, agregó el dirigente uruguayo.

“Pero está claro que hay muchos aspectos que debemos considerar”, aclaró. “Necesitamos rearmar el calendario anual internacional  para asegurarnos que contemos con los mejores jugadores y sea un éxito desde sus inicios así como otros aspectos logísticos importantes. Por ese motivo somos cuidadosos y hemos manejado en un ámbito reservado diferentes fechas de inicio. Se vienen cumpliendo exitosamente todas las etapas y seguiremos trabajando intensamente para que la Súper Liga Americana tenga el impacto y éxito que esperamos lograr. En mayo hay una reunión anual de Américas Rugby y seguramente a partir de ahí se definirán varios temas y tendremos novedades y fecha más precisas”, subrayó Piñeyrúa.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...