Nacional > ENFRENTAMIENTO POLÍTICO

Sanguinetti cree que la ley sobre el voto en el exterior es un "adefesio jurídico"

El expresidente colorado reiteró su postura contraria a que los uruguayos que no residen en el país sufraguen

Tiempo de lectura: -'

10 de agosto de 2018 a las 18:00

La aprobación de la ley que tiene por objetivo que se legisle el voto desde el exterior sorprendió y molestó al expresidente colorado Julio María Sanguinetti, para quien se trata de una norma "tramposa" y un "adefesio jurídico".

"Vuelve a la carga el Frente Amplio por el voto en el extranjero. Ya perdió un plebiscito en 2009, cuando reconoció que precisaban dos tercios de votos para consagrarlo (por ser materia electoral) y se lanzó a la consulta popular. La gente votó en contra. Sólo el 37% les acompañó. Como nada le arredra en su afán electoralista, ahora cada día mayor por su temor a perder, vota un adefesio jurídico", escribió en su columna de Correo de los Viernes.

El texto aprobado por el Senado el miércoles interpreta dos artículos de la Constitución relativos a la ciudadanía y soberanía de los uruguayos y crea una comisión que deberá redactar otros proyecto de ley que regulen la forma en la que los uruguayos que no vivan en el territorio nacional puedan votar desde el país en el que se encuentren. "Es una ley que crea una comisión para elaborar una ley que requeriría en cualquier caso esa mayoría especial. Nunca se vio que por ley se nombre una comisión para elaborar otra ley", criticó el dos veces presidente de la República (1985-1990 y 1995-2000).

Sanguinetti consideró que la interpretación que se le dio a la Constitución con esa norma implica un "modo oblicuo" para pretender legitimar el voto en el exterior "cuando el voto está precisamente regulado por las leyes electorales del país".

Según opinó, las leyes "no prevén esa posibilidad, en acuerdo con la clara intención constitucional. Cualquier modificación al ejercicio del voto tiene que ser por ley, aprobada por dos tercios de votos de la Asamblea General". "La peregrina tesis de que cambiar el Registro Cívico e incorporar miles de personas al mismo, no es modificar una ley electoral, resulta realmente risible", agregó.


En la columna, Sanguinetti reiteró su posición contraria al voto de emigrantes y se basó en que "la experiencia internacional dice que los ciudadanos votan con el clima del país en que viven y no del suyo de origen".

"Lo importante es que habilitar esa votación en el extranjero es desvirtuar la inclinación de los ciudadanos del país, introducir un factor de distorsión en la elección de las autoridades. En lo ético es aún más claro. Suele decirse que ese 16% de ciudadanos uruguayos que viven en el exterior tiene derecho a votar. No lo tienen porque la Constitución no se los atribuye. Pero, además, lo importante es el otro 84% de votantes, que vive en el país y asumirá las consecuencias de su voto. El ciudadano que reside en Miami o Barcelona por cierto merece todo el respeto de nuestro Estado y hasta la obligación de velar por él. Pero no puede ser que decida la suerte del país a distancia y no viva las consecuencias de su voto", escribió.

Por esos motivos, para Sanguinetti lo votado implica "un atropello y aun quienes puedan pensar distinto sobre el tema, tienen que reconocer que por esta vía oblicua y fraudulenta no se puede bajo ningún concepto cambiar las reglas de juego de unas elecciones cuya regularidad ha sido sagrada para nuestra democracia".

Comentarios