Opinión > ANÁLISIS

Sanguinetti, Larrañaga y el arte político de reinventarse

Los líderes cambiaron, sin dejar de ser ellos mismos, para colocarse en el centro de la escena política

Tiempo de lectura: -'

27 de septiembre de 2018 a las 05:00

Reinventarse. Volver a inventar, recrear lo que uno fue sin dejar de ser en esencia uno mismo. Ser otro mejor o, al menos, distinto. Esa acción dificultosa es desvelo de quienes trabajan con el público, se trate de un artista o de un político. Y esa dificultosa reinvención es lo que han logrado, por diferentes caminos el expresidente colorado Julio Sanguinetti y el líder blanco Jorge Larrañaga.

Sanguinetti volvió a los 82 años de su semi retiro reactivando la interna del Partido Colorado, lanzando sus ya recurrentes dardos contra la izquierda pero con sus aristas más agudas limadas por el paso del tiempo y atento a los nuevos canales de comunicación como el Facebook Live, herramienta espontánea a la que le rehúyen incluso los políticos más jóvenes.

Reinventarse. Volver a inventar, recrear lo que uno fue sin dejar de ser en esencia uno mismo.

En el caso de Larrañaga, el caudillo blanco volvió de su derrota y, cuando algunos de sus más cercanos dirigentes lo abandonaban, lanzó su precandidatura y, ganándole la cuereada a sus desertores, empezó a recobrar apoyos para mantenerse con chance en la carrera.

Larrañaga sigue siendo aquél, su discurso no ha cambiado demasiado. Pero la travesía por el desierto le suavizó cierta hosquedad de carácter, y su olfato para conectar con ciertas necesidades populares se afinaron y lo llevaron a lanzar la campaña de recolección de firmas “Vivir sin miedo”, con la que se ubicó en el centro de la escena política.

La capacidad de reinventarse, en el arte como en la política, es necesaria para sobrevivir; pero también es precisa para proyectarse con cierta esperanza en estos tiempos en los que el gusto de la gente se ha vuelto una variable inasible hasta para los más expertos.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...