Cargando...
La presidenta de la Cámara de Senadores, Beatriz Argimón

Opinión > ANÁLISIS

"Señora presidente", la reiterada frase para nombrar a una feminista como Argimón en el Parlamento

La vicepresidenta de la República es una defensora férrea de los derechos de la mujer, pero en el Palacio Legislativo se empecinan en llamarla "presidente"

Tiempo de lectura: -'

06 de julio de 2021 a las 18:31

"Señora presidente" una vez. "Señora presidente" dos veces. "Señora presidente" tres veces. Y la cuenta ya se hizo imposible de seguir. Fueron innumerables las ocasiones en las que la vicepresidenta de la República –y presidenta de la Cámara de Senadores–, Beatriz Argimón, escuchó este martes en el Parlamento que se refirieran a ella como "presidente" durante la interpelación del senador frenteamplista Daniel Olesker a los ministros Daniel Salinas y Azucena Arbeleche por el manejo de la pandemia por parte del gobierno.

La mujer que ocupa el segundo cargo más importante del gobierno, la primera mujer en ser electa vicepresidenta de la República en la historia de Uruguay, esa que fue una de las impulsoras en décadas pasadas de la bancada bicameral femenina, que se considera a sí misma una férrea feminista, no consigue que la llamen "presidenta" en la cámara que dirige. Fue el subsecretario de Salud Pública, José Luis Satdjian, fueron los senadores Sergio Botana (Partido Nacional) y Tabaré Viera (Partido Colorado), y fue incluso una mujer, la propia Arbeleche, quienes una y otra vez le decían "señora presidente". La ministra de Economía, además, se embarulló cada vez que la quiso nombrar; a veces le decía "presidente" y a veces "presidenta". ¿En qué quedamos?

Todos ellos son compañeros de Argimón dentro del gobierno de la coalición multicolor, y tres de ellos del mismo partido. Pero la empatía no alcanza para decirle "presidenta".

La postal lingüística de este martes es en realidad algo habitual en el Palacio Legislativo, y no es algo que solo haya ocurrido durante la interpelación.

Hace un mes, Botana tuvo un cruce en el Parlamento con la senadora Liliam Kechichian, quien preside la comisión de Deportes y Juventud de la cámara alta. La llamó "presidente", la política frenteamplista lo corrigió, él se negó a cambiar y respondió con una frase absurda: “Yo no soy Sergio Botano, economisto, exintendento”.

Pero claro, Argimón no enfrenta en público a sus correligionarios.

En otra infinidad de ocasiones, es el primer mandatario, Luis Lacalle Pou, quien llama "presidente" a las mujeres que presiden una institución, y hasta llama "la ministro" a Arbeleche. Tanto que ella misma ha ido y venido entre denominarse ministra o ministro.

La discusión sobre cómo se dice correctamente está laudada hace siglos por la Real Academia Española, que afirma que en el idioma castellano el uso de la versión femenina de presidente está aceptada en el diccionario desde 1803 y su uso está documentado desde el siglo XV. También dice que nada tienen que ver con que sea un "ente que preside", como erróneamente se hizo circular, y que prefiere el uso de "presidenta" a "presidente" cuando se habla de una mujer, aunque no es erróneo utilizar la segunda forma.

Pero por más que no sea equivocado, usarlo para referirse a una feminista suena, al menos, desatinado.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...