Cargando...

Mundo > Desigualdades heredadas

Solo el 12% de los hijos de padres con bajos o nulos estudios termina la universidad en América Latina

El dato surge de un informe del Banco de Desarrollo de América Latina. El estudio destaca, además,que la escasa movilidad social no solo afecta el crecimiento económico, sino que también altera la estabilidad político-institucional

Tiempo de lectura: -'

06 de diciembre de 2022 a las 14:58

La desigualdad en América Latina y el Caribe es muy alta y se mantiene por encima de lo observado en otras regiones. Mientras que el 10% más rico se queda con el 55% de los ingresos y el 77% de la riqueza, el 50% más pobre recoge apenas el 10% de los ingresos y tan solo el 1% de la riqueza, según la base de datos del Laboratorio Mundial sobre la Inequidad, red internacional de más de cien investigadores que cubren setenta países de todos los continentes.

Otras formas de medir la desigualdad económica atestiguan el mismo patrón, que es analizado en detalle en el nuevo Reporte de Economía y Desarrollo (RED2022) de Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) titulado “Desigualdades heredadas: el rol de las habilidades, el empleo y la riqueza en las oportunidades de las nuevas generaciones”.

Esta persistente y alta desigualdad se asienta sobre raíces profundas que implican una transmisión de generación en generación. “La falta de oportunidades para formar capital humano, obtener buenos empleos en los mercados laborales y acumular activos son factores claves detrás de la conexión intergeneracional de las desigualdades”, señale el informe.

El reporte presenta abundante evidencia que indica que las oportunidades en estos tres ámbitos se distribuyen de manera muy despareja entre las personas provenientes de familias de diferentes niveles socioeconómicos.“La escasa movilidad social es un problema importante. Y lo es no solo por sus consecuencias sobre la equidad”, advierte Dolores de la Mata, economista principal de la Dirección de Investigaciones Socioeconómicas de CAF.

La especialista, coautora del informe, señala que la situación impacta en otros componentes centrales del desarrollo económico, “como el crecimiento y la estabilidad político-institucional”, y que “tiende a alterar los incentivos al esfuerzo y a distorsionar la asignación del talento humano, afectando por esas vías a los niveles de productividad y al crecimiento”.

“La alta persistencia intergeneracional derivada de la desigualdad de oportunidades puede corroer la confianza de los ciudadanos en las instituciones”, explicaDe la Mata. La publicación destaca que la importante expansión educativa que experimentó la región a lo largo del siglo XX fue insuficiente para mejorar la situación relativa de los hijos de las personas menos educadas.

En este sentido, el informe destaca que cerca del 80% de las personas nacidas en las primeras décadas del siglo XX no terminaron la educación primaria y queal finalizar el sigloel porcentaje solo se redujo un 5%. El documento agrega que la mitad de las personas nacidas en la década de 1990 no lograron finalizar la secundaria.

“Esto se debió a que la expansión educativa para los grupos más vulnerables se concentró en niveles educativos bajos, como primaria y en menor medida secundaria, mientras que alcanzar niveles educativos mayores sigue siendo una tarea pendiente. Por ejemplo, la fracción de hijos de padres no universitarios que sí logra finalizar estudios universitarios es aún muy baja en la región, ya que apenas alcanza el 12%”, puntualiza De la Mata.

De acuerdo al RED2022, quienes sí lograron superar a sus padres en niveles educativos no necesariamente alcanzaron progresos similares en sus oportunidades laborales. “Esto puede sugerir tanto que los progresos educativos no han sido suficientes, como que la estructura económica de la región no está logrando absorber o premiar esos mayores niveles educativos”, estiman los autores del informe.

Según los especialistas, los resultados son consistentes con una baja movilidad intergeneracional en los ingresos, situación que posiciona a América Latina y el Caribe como la región con mayor persistencia en esta dimensión en todo el mundo.“La región requiere mejoras tanto en la cobertura como en la calidad y la pertinencia de la educación básica, técnico-profesional y superior”.

“Entre las políticas que pueden proveer un mayor impulso a la movilidad intergeneracional, también se encuentran las que apuntan a aliviar las principales restricciones que limitan las inversiones dentro del hogar en niños y adolescentes y que comprenden no solo las financieras, sino también las informativas”, agrega De la Mata.

El diagnóstico del RED 2022 sugiere que enfocar los esfuerzos en grupos poblacionales como los afrodescendientes, los indígenas, las mujeres de entornos más vulnerables y los residentes en zonas segregadas podría ayudar a mejorar las oportunidades de movilidad ocupacional y de ingresos. El reporte señala que focalizar políticas con criterios espaciales o geográficos es importante debido a que la localización geográfica de los padres también condiciona las oportunidades laborales de los hijos.

Con relación a este punto, la investigación señala que el 45% de los encuestados vive en el mismo barrio en el que vivían sus padres, mientras que más de un tercio de ellos residen incluso en la misma vivienda que habitaron o habitan sus padres.“Emparejar las oportunidades laborales requiere, en buena medida, disminuir las desigualdades entre regiones y entre distintas zonas al interior de las ciudades de una misma región”, explica Lucila Berniell, también coautora y economista principal de la Dirección de Investigaciones Socioeconómicas de la CAF.

Bajo la óptica planteada en el reporte, las políticas que usualmente no se piensan como promotoras de la movilidad social se convierten en piezas centrales para la igualdad de oportunidades. “Es el caso, por ejemplo, de las mejoras en la infraestructura de transporte público, que tienen el potencial de acercar oportunidades laborales de calidad a poblaciones que residen en zonas desaventajadas y alejadas de los centros productivos”, señala Berniell.

En cuanto a las posibilidades de ahorrar y acumular activos, el RED 2022 muestra el importante rol que cumplen en la región las herencias y los problemas relacionados a la desigual inclusión financiera. El trabajo, además, proponepolíticas que podrían favorecer una mayor movilidad de la riqueza, como los sistemas de tributación, el desarrollo del crédito hipotecario y las intervenciones para mejorar las condiciones de titularidad de las viviendas, entre otras.

Los autores, además, subrayan la necesidad de mejorar los esquemas de seguridad social y la urgencia de proteger a las familias más vulnerables contra los riesgos que más afectan a sus activos, como las consecuencias del cambio climático y las crisis macroeconómicas.

El reporte concluye con una serie de recomendaciones, entre ellas, dotar a las nuevas generaciones de mayores oportunidades para acumular habilidades, mejorar el funcionamiento de los mercados laboralesy promover formas seguras y rentables de acumulación de activos para todos los miembros de la sociedad. Las propuestas indican que “el logro de una mayor movilidad social en la región está en manos de múltiples actores, tanto del sector público como del privado”, situación que impone “el gran desafío de lograr los consensos necesarios para ampliar las políticas redistributivas que rompan los lazos intergeneracionales de la desigualdad”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...