23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
21 de enero 2024 - 5:03hs

Un miembro del Gabinete de Guerra de Israel puso en duda la estrategia del país para liberar a los rehenes retenidos por Hamas, diciendo que sólo un alto el fuego puede liberarlos, mientras el primer ministro Netanyahu rechazaba los llamados de Estados Unidos para reducir su ofensiva, según un informe de la agencia Associated Press (AP)

Los comentarios de Gadi Eisenkot, exjefe del ejército y parlamentario por la opositora Unidad Nacional, marcaron la última señal de desacuerdo entre altos funcionarios israelíes sobre la dirección de la guerra contra Hamas, ahora en su cuarto mes.

En sus primeras declaraciones públicas sobre el curso de la guerra, Eisenkot dijo que las afirmaciones de que las decenas de rehenes podrían ser liberados por medios distintos al alto el fuego equivalían a difundir "ilusiones", una crítica implícita al primer ministro Benjamín Netanyahu, que encabeza el Gabinete de Guerra de cinco miembros y que insiste en que proseguir la guerra logrará su liberación.

Más noticias

En declaraciones al programa de investigación "Uvda" del Canal 12 de la televisión israelí, Eisenkot dijo que los rehenes israelíes "sólo regresarán con vida si hay un acuerdo, vinculado a una pausa significativa en los combates". Dijo que es poco probable que se realicen operaciones de rescate dramáticas porque los rehenes aparentemente están dispersos, muchos de ellos en túneles subterráneos.

Afirmar que los rehenes pueden ser liberados por medios distintos a un acuerdo “es difundir ilusiones”, dijo Eisenkot, cuyo hijo murió en diciembre mientras luchaba en Gaza.

El ministro de Defensa Gallant ha dicho que las tropas desactivaron la estructura de mando de Hamás en el norte de Gaza, de la que se retiraron cantidades significativas de tropas a principios de semana, y que ahora la atención se centra en la mitad sur del territorio.

Pero Eisenkot también desestimó las sugerencias de que los militares hayan asestado un golpe decisivo contra Hamás.

"Aún no hemos alcanzado ningún logro estratégico, o más bien sólo parcialmente", afirmó Eisenkot. "No derribamos a Hamás".

El grupo militante ha seguido luchando en toda Gaza, incluso en las zonas más devastadas, y ha lanzado cohetes contra Israel.

Las declaraciones de Eisenkot se produjeron cuando algunos familiares de rehenes intensificaron sus protestas, una señal de creciente frustración por la aparente falta de progreso del gobierno hacia un acuerdo para liberar a los cautivos restantes.

YouTube

AP señala que Eli Shtivi, cuyo hijo Idan, de 28 años, ha estado retenido en Gaza desde que fue secuestrado por militantes de Hamas en el festival de música al aire libre Tribu de Nova el 7 de octubre, comenzó una huelga de hambre este viernes por la noche frente a la residencia privada de Netanyahu en la ciudad costera de Cesarea.

Shtivi se comprometió a comer sólo un cuarto de pita al día (la comida diaria de los rehenes) hasta que el primer ministro acceda a reunirse con él. Decenas de personas se unieron a él en lo que los organizadores dijeron que fue una protesta nocturna.

El día anterior, policías israelíes se enfrentaron con manifestantes que bloquearon una carretera importante en Tel Aviv para pedir un acuerdo inmediato para liberar a los rehenes. La policía detuvo a siete manifestantes durante la noche, según medios israelíes.

Mientras tanto, las comunicaciones comenzaron a regresar gradualmente en Gaza después de un apagón de casi ocho días, el corte de este tipo más largo desde que comenzó la guerra. El apagón telefónico y de Internet hizo casi imposible que la gente de Gaza se comunicara con el mundo exterior o dentro del territorio, lo que obstaculizó las entregas de ayuda humanitaria y los esfuerzos de rescate en medio de los continuos bombardeos israelíes.

Durante la semana pasada, los residentes de Gaza han tenido dificultades para conseguir señal en sus teléfonos. Muchos se dirigen a la playa, donde algunos pueden conseguir una red no palestina. Con familias dispersas por el pequeño territorio mediterráneo, las redes son fundamentales para garantizar que los familiares sigan con vida mientras los ataques aéreos israelíes aplastan sus hogares.

“La gente detrás de mí vino a ver cómo estaban sus amigos, familiares y seres queridos”, dijo Karam Mezre, refiriéndose a otras personas sentadas con él en una roca en la playa en el centro de Gaza, escaneando sus teléfonos.

Incluso cuando las comunicaciones regresan, “son intermitentes y no estables”, dijo Hamza Al-Barasi, quien fue desplazado de la ciudad de Gaza.

El apagón también ha dificultado que salga de Gaza información sobre la muerte y destrucción diaria causada por la ofensiva de Israel. El ataque ha pulverizado gran parte de la Franja de Gaza, hogar de unos 2,3 millones de personas, mientras Israel promete aplastar a Hamas después de su incursión sin precedentes del 7 de octubre en Israel. En el ataque murieron unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, y otras 250 fueron tomadas como rehenes. Israel ha dicho que más de 130 rehenes permanecen en Gaza, pero se cree que no todos están vivos.

La ofensiva de Israel, una de las campañas militares más mortíferas y destructivas de la historia reciente, ha matado a casi 25.000 palestinos, según las autoridades sanitarias de Gaza, y ha desarraigado a más del 80% de la población del territorio

Israel también ha cortado casi todos los suministros al territorio asediado, incluidos alimentos, agua y combustible, provocando lo que los funcionarios de la ONU dicen que es un desastre humanitario.

Estados Unidos, el aliado más cercano de Israel, ha brindado un fuerte apoyo militar y político a la campaña, pero ha pedido cada vez más a Israel que reduzca su ataque y tome medidas para establecer un Estado palestino después de la guerra, una sugerencia que Netanyahu ha rechazado rotundamente.

De acuerdo con el informe de AP, durante una conferencia de prensa televisada a nivel nacional este jueves, Netanyahu reiteró su oposición de larga data a una solución de dos Estados, diciendo que Israel “debe tener control de seguridad sobre todo el territorio al oeste del río Jordán”.

El viernes, el presidente Joe Biden y Netanyahu hablaron por teléfono después de una evidente brecha de casi cuatro semanas en la comunicación directa en medio de diferencias fundamentales sobre sus visiones para Gaza una vez que termine la guerra.

Biden, por su parte, en la llamada del viernes reafirmó su compromiso de trabajar para ayudar a los palestinos a avanzar hacia la creación de un Estado.

Netanyahu y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, también han dicho que los combates continuarán hasta que Hamas sea aplastado y argumentan que sólo la acción militar puede lograr la liberación de los rehenes.

Pero, según AP, en Israel se ha comenzado a cuestionar si los objetivos de Netanyahu son realistas, dado el lento ritmo de la ofensiva y las crecientes críticas internacionales, incluidas las acusaciones de genocidio en el tribunal mundial de las Naciones Unidas, que Israel niega con vehemencia. Los críticos acusan a Netanyahu de intentar evitar las inminentes investigaciones sobre fallas gubernamentales, mantener intacta su coalición y posponer las elecciones. Las encuestas muestran que la popularidad de Netanyahu, quien paralelamente está siendo juzgado por cargos de corrupción, se ha desplomado durante la guerra.

Eisenkot también confirmó en la entrevista televisada que un ataque preventivo contra la milicia libanesa Hezbollah fue cancelado en el último minuto durante los primeros días de la guerra. Dijo que estaba entre los que se opusieron a tal ataque en una reunión de gabinete del 11 de octubre que, según dijo, lo dejó ronco de tanto gritar.

Un ataque así habría sido un “error estratégico” y probablemente habría desencadenado una guerra regional, afirmó Eisenkot.

En una crítica apenas velada a Netanyahu, Eisenkot también dijo que se deben tomar decisiones estratégicas sobre la dirección de la guerra con urgencia y que una discusión sobre el final debería haber comenzado inmediatamente después de que comenzara la guerra.

Dijo que se pregunta todos los días si debe permanecer en el Gabinete de Guerra, que también incluye a Netanyahu, Gallant, el ex ministro de Defensa Benny Gantz y Ron Dermer, ministro de Asuntos Estratégicos del gobierno de Netanyahu. Eisenkot es parlamentario de la alianza opositora Unidad Nacional encabezada por Gantz.

“Sé cuál es mi línea roja”, dijo Eisenkot cuando se le preguntó en qué momento renunciaría. "Está relacionado con los rehenes, ese es uno de los objetivos, pero también está relacionado con la forma en que debemos llevar esta guerra".

La guerra se ha extendido por todo Medio Oriente, con grupos respaldados por Irán atacando objetivos estadounidenses e israelíes. Los combates entre Israel y los militantes de Hezbollah en el Líbano amenazan con estallar en una guerra total, y los rebeldes hutíes respaldados por Irán en Yemen continúan atacando el transporte marítimo internacional a pesar de los ataques aéreos liderados por Estados Unidos.

Estados Unidos llevó a cabo este viernes un sexto ataque contra los rebeldes hutíes en Yemen, destruyendo lanzadores de misiles antibuque que estaban preparados para disparar, según un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato.

El presidente Joe Biden ha reconocido que los bombardeos a los militantes aún no han detenido sus ataques al transporte marítimo en el crucial corredor del Mar Rojo.

Temas:

Guerra en Israel

Seguí leyendo

Te Puede Interesar