Nacional > COMERCIO INTERNACIONAL

Un punto para China

Pese al proteccionismo de Trump, la balanza comercial es favorable a Pekín

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2018 a las 05:03

Por Gillian Tett

A veces las estadísticas no se comportan como se predice. Tomemos como ejemplo el difícil tema del comercio entre Estados Unidos (EEUU) y China y el impacto que ha tenido Donald Trump.

A principios de este año, el presidente estadounidense expresó su indignación acerca del tamaño del déficit comercial bilateral entre EEUU y China, e impuso aumentos de aranceles a las importaciones chinas por un valor de US$ 250.000 millones. La suposición dentro de la Casa Blanca era que esto causaría que el déficit se redujera, ya que las compañías estadounidenses producirían más bienes domésticamente y/o encontrarían formas de evitar importaciones más costosas.

Pero esa teoría no se ha cumplido... o no todavía. De hecho, está muy lejos de cumplirse. La semana pasada, el gobierno de EEUU publicó datos que mostraban que el déficit estadounidense con China en productos comercializados aumentó 4,3% en setiembre a un nivel ajustado estacionalmente de US$ 37.400 millones, lo cual representa un récord. Esto se debió a un aumento asombroso del 8 % en las importaciones estadounidenses provenientes de China. Las exportaciones, sin embargo, en general se mantuvieron planas.

Y aunque los datos mensuales son notoriamente poco fiables, la tendencia es clara: durante el tercer trimestre en su conjunto, el déficit de EEUU con China alcanzó los US$ 106.000 millones, un aumento en relación con los US$ 92.900 millones durante el mismo período el año pasado, también debido a un sorprendente aumento en las importaciones. Este año, hasta setiembre, el monto fue de US$ 305.400 millones, en comparación con los US$ 276.600 millones del año pasado.

Ahora bien, desde una perspectiva macroeconómica, esto no debiera importar. Después de todo, una obsesión con los déficits comerciales bilaterales es ridícula en un mundo de comercio multilateral, donde el comercio de servicios importa tanto (si no más) que el de los bienes. La Casa Blanca debería centrarse en las áreas donde EEUU tiene legítimas quejas con respecto a China, como lo es el abuso de la propiedad intelectual, no en los cargamentos de acero.

Pero es poco probable que esta lógica económica persuada a Trump en este momento, y mucho menos cuando la Casa Blanca se está preparando para una reunión con el presidente chino Xi Jinping. Por lo tanto, vale la pena preguntar por qué las estadísticas bilaterales se están moviendo en la dirección equivocada.

Parte de la explicación es, irónicamente, la actual fortaleza económica de EEUU: un rápido crecimiento suele generar más importaciones. (O, como algunos de los propios asesores de Trump solían decir en tono de broma, con limitado éxito: la manera más fácil de resolver un déficit comercial es creando una recesión).

Un segundo factor contribuyente pudiera ser un problema de desfase temporal: las empresas estadounidenses se apresuraron a acumular importaciones para protegerse de las disrupciones comerciales. Un desglose de los datos sugiere, por ejemplo, que los sectores que ya están sujetos a aranceles (como el acero) experimentaron un aumento particularmente notable en las importaciones a principios de este año, el cual ahora está disminuyendo.

Pero existe otra posible explicación que los grupos que siguen las complejidades del comercio global ahora está silenciosamente discutiendo: es probable que China esté ganando la primera ronda de la lucha comercial. La semana pasada, Panjiva, un servicio de agregación de datos comerciales, observó: “La expansión del déficit comercial de EEUU con China es una señal de que la guerra comercial funcionó en contra de EEUU” en setiembre. O, como lo señaló Soren Skou, el director ejecutivo de la naviera AP Moller-Maersk, durante una llamada para reportar ganancias el martes 13: “Es un desarrollo irónico, pero después de que Trump subió el volumen, EEUU simplemente ha aumentado sus importaciones de China todavía más”. Y esto ha ocurrido incluso cuando las exportaciones estadounidenses en sectores como la soja se han derrumbado.

Skou culpa de esto, en parte, a la acumulación. Pero, notablemente, él también sugiere que la posición de las compañías chinas en la cadena de suministro significa que les resulta más fácil obtener sustitutos de los productos estadounidenses que lo que le resulta a EEUU reemplazar las importaciones chinas.

Un tercer asunto crucial, según Skou, es que Trump “no puede decirle a Nike, a Walmart y a The Home Depot que no pueden importar de China”. Así que él predice que las compañías estadounidenses “seguirán importando de China y se esforzarán en encontrar soluciones”, simplemente absorbiendo el efecto en los márgenes (lo cual, por supuesto, actualmente se está compensando en parte, de todas formas, por la debilidad del yuan).

Pekín, en cambio, puede simplemente ordenarles a sus compañías controladas por el Estado que cambien sus patrones comerciales, y probablemente lo esté haciendo, dado que el gobierno chino (a diferencia de la caótica Casa Blanca) tiene una posición negociadora y una agenda centralmente coordinadas.

Entonces, ¿esto significa que Pekín no hará concesiones en las negociaciones? No necesariamente. Después de todo, la economía china es probablemente más vulnerable a una guerra comercial que la economía estadounidense. Pero, cuando menos, el “giro irónico” —para usar la frase de Skou— en esas inoportunas estadísticas muestra lo difícil que es predecir las consecuencias precisas de una guerra comercial. Y tal vez también muestre la insensatez de subestimar a China como adversario, particularmente si se mantiene disciplinado, determinado y despreocupado por la democracia. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...