Nacional > VENEZUELA

Una llamada de EEUU llevó a Mujica a pedir al chavismo que acepte elecciones

Funcionarios de carrera del Departamento de Estado le pidieron a fines de 2018 que evitara la intervención armada

Tiempo de lectura: -'

14 de febrero de 2019 a las 05:04

El llamado del expresidente José Mujica a "elecciones totales" en Venezuela –una declaración que lo alejó por ejemplo de la postura de los tupamaros, que pocos días antes habían saludado al "legítimo" gobierno de Nicolás Maduro– no fue un capricho ni un exabrupto del líder del MPP, acostumbrado a irse de boca de cuando en cuando. Esa vez, sus palabras –difundidas a través de su audición en M24– fueron fruto de una larga reflexión que se originó en un diálogo con diplomáticos del país en el que centró sus críticas. 

En los últimos meses de 2018, antes de que estallara el último foco de conflicto en el país caribeño, dos funcionarios de carrera del Departamento de Estado de Estados Unidos se comunicaron con Mujica y le pintaron un panorama que parecía confirmar sus peores presagios. 

Los diplomáticos, que trabajan fuera de Uruguay, veían con preocupación cómo el entorno de Donald Trump ya estaba decidido a iniciar una intervención militar en Venezuela, y le pidieron al líder del MPP que contribuyera a evitar ese escenario, según relataron a El Observador fuentes políticas y confirmaron allegados a Mujica. 

El centro de la conversación con ambos funcionarios –que consideraban que la vía armada era perjudicial tanto para Venezuela como para Estados Unidos– fue la necesidad de elaborar una salida alternativa a la guerra y que incluyera, al final del camino, elecciones libres y totales, como propondría públicamente Mujica meses más tarde. 

Según contaron dirigentes cercanos al expresidente, fue producto de ese diálogo que Mujica tomó dimensión de la importancia de evitar un “baño de sangre” y fue también a partir de allí que entendió que la mejor manera de colaborar a una salida pacífica era impulsar a que ambas partes –es decir, tanto al gobierno como a las diversas oposiciones– aceptaran concurrir a las urnas. 

Aunque Mujica no habla hace años con Nicolás Maduro, a quien acusó en 2016 de estar “más loco que una cabra”, sí mantiene contacto con integrantes del gobierno chavista y otros dirigentes de influencia en los asuntos venezolanos. Con ellos se comunicó para ponerlos en conocimiento de la información que le acercaron los diplomáticos estadounidenses  y al mismo tiempo tantear la predisposición a una transición por la vía electoral.

 

Ahora bien, ¿cómo llamar a elecciones con un presidente que dice ya haber sido electo legítimamente y una oposición que no acepta sentarse en la mesa con el dictador sin antes escuchar su predisposición a aceptar nuevos comicios? 

A partir de los eventos del último mes que extremaron la crisis institucional en Venezuela –que hoy en día tiene dos personas que se proclaman presidentes, el chavista Nicolás Maduro por un lado y el presidente de la opositora Asamblea Nacional, Juan Guaidó, por otro– se han consolidado estrategias diversas para afrontar esa disyuntiva. 

Una doctrina plantea que ante el rechazo intransigente de Maduro a las elecciones, la única posibilidad es el derrocamiento del régimen por la vía armada. Otra doctrina sugiere aislar al gobierno chavista mediante sanciones económicas con el objetivo de que Maduro no tenga otra opción más que aceptar el llamado a las urnas. Una tercera doctrina indica que las dos anteriores tienen consecuencias nefastas para el pueblo venezolano y que la única alternativa es promover el diálogo. Y hay quienes contestan esta última propuesta con el argumento que el diálogo solo compra tiempo para el gobierno chavista y, por tanto, agrava la compleja situación humanitaria en ese país. 

Mujica, que se ha expresado rotundamente en contra de la intervención militar y de las sanciones económicas, sabe que el llamado al diálogo promovido por esta última doctrina es inocuo –y prácticamente una quimera– si no está acompañado de acciones que alteren la correlación de fuerzas que hoy aseguran la continuidad de Maduro en el poder, especialmente el factor militar. 

Las fuentes señalaron que el expresidente considera “contraproducentes” las presiones y ultimatums porque ponen al régimen a la defensiva, cuando lo que hay que intentar es “asegurar” que incluso perdiendo las elecciones, el chavismo y sus dirigentes puedan continuar dentro del juego democrático. 

El pasado 1° de febrero, Mujica declaró a El Observador que “a Estados Unidos le importa un carajo la democracia” y que a Maduro “tampoco”. Ese mismo día dijo en Radio Sarandí que “lo ideal para Venezuela es que hubiera elecciones en las que no estuviera” ni Maduro ni Guaidó. “Si alguno de esos personajes estuviera se produciría una suerte de revanchismo", sostuvo en ese entonces.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...