Cargando...

Nacional > Balotaje

Uruguay decide entre el cambio y la continuidad

El balotaje entre Martínez y Lacalle Pou marcará los próximos cinco años del país

Tiempo de lectura: -'

24 de noviembre de 2019 a las 05:00

Uruguay vota. El largo ciclo de las elecciones nacionales llega a su fin. Atrás quedó la lluvia de precandidatos, la confección de programas, las pujas internas, los arreglos sectoriales con fondo electoral,  la competencia extrapartidaria, el armado del Parlamento y los tejidos de la coalición. Hubo miles de kilómetros recorridos y millones de pesos gastados. Ya pasó el armado y vaciado de urnas el 30 de junio y el 27 de octubre y la ciudadanía tiene ante sus ojos este domingo dos opciones que representan el cambio y la continuidad.

La izquierda llegó al gobierno en Uruguay por primera vez en 2005 y se mantuvo durante tres periodos en el poder. El socialista Daniel Martínez, que fue senador, ministro e intendente, es la apuesta del Frente Amplio para retener la administración y, según dicen, profundizar los cambios que comenzaron a implementar en Uruguay desde hace 15 años. Su historia política tiene un componente de resiliencia: nunca la primera opción y muchas veces torpedeado por el liderazgo de su propio partido, hizo su propio camino en el edificio municipal y ahí plantó la semilla que lo traería hasta este 24 de noviembre como la imagen de la renovación en el Frente Amplio.

En el otro rincón está Luis Lacalle Pou, quien –en caso de ganar– tendrá la responsabilidad de ser uno de los pocos nacionalistas en llevar la banda presidencial en la época contemporánea.

En el siglo XX fueron solo tres los períodos en los que los blancos fueron los pilotos del estado y, el último culminó hace casi 35 años cuando Luis Alberto Lacalle asumió la máxima magistratura.  Lacalle Pou, otro portador de un ADN político en Uruguay, llegó a esta elección con la experiencia acumulada de una carrera presidencial y desde el inicio dejó en evidencia que su propuesta de cambio incluía a otros partidos. Por eso se encargó a lo largo de todo este tiempo de edificar una coalición que se mostró fuerte a pesar de su heterogeneidad y las rencillas anteriores al 27 de octubre. 

“El cambio que queremos es mucho más profundo que un cambio de gobierno” , Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional.

“Tenemos que salir a discutir con los uruguayos, reconocer lo que hicimos mal y profundizar lo que hicimos bien”, Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio.

El cambio en este país no es un asunto que se mastique con facilidad, independientemente de las  valoraciones específicas de cada caso. Pero es imposible ignorar que la historia del Uruguay está determinada por un hecho inédito en el mundo: la continuidad en el poder de un mismo partido durante casi un siglo.  Los colorados desbarrancaron en 2004 y, al decir de Ernesto Talvi, aún están en “penitencia”. 

Desde esa elección hasta el pasado 27 de octubre el escenario se ha mantenido estable: el liderazgo frenteamplista, secundado por el Partido Nacional fueron las constantes de las últimas cuatro elecciones. Pero la irrupción de un nuevo actor como Cabildo Abierto, que llevó a que 260 mil uruguayos abandonaran el voto tradicional, pateó el tablero y provocó un nuevo escenario que obligaba a la coalición de izquierda a maximizar sus esfuerzos si es que quería seguir siendo el inquilino de la Torre Ejecutiva. La historia que se escribirá este domingo en el robusto libro de la democracia uruguaya definirá el destino de los próximos cinco años, en un contexto de turbulencia regional y nacionalismos proteccionistas emergentes a nivel global.

Pero nada es tan tajante: independientemente de quien gane habrá cambio y también continuidad.

Si Martínez levanta sus brazos este domingo de noche no podrá hacer oídos sordos a los más de 180 mil votos que perdió su partido ni a las autocríticas que ahora comienzan a barrer afuera del Frente Amplio.

Si el que aprieta los puños en señal de victoria es Lacalle Pou no podrá ignorar los avances que tirios y troyanos le reconocen a la izquierda.

Como ha sido casi costumbre en esta pequeña llanura levemente ondulada forjada por el capricho de un antiguo imperio, el que decide, otra vez, es usted.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...