Nacional > CONFLICTO

Uruguay se niega a sumarse a la condena por quiebre institucional en Venezuela

El Consejo de Ministros discutió la declaración por Venezuela con diferentes acentos y redondeó un documento que pide por diálogo antes que se instale la Constituyente

Tiempo de lectura: -'

01 de agosto de 2017 a las 05:00

La mayoría de los países de la región se había expresado este domingo con un mensaje contundente: el no reconocimiento de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que promovió el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. De hecho, en las últimas horas del domingo ya había una convocatoria del gobierno de Perú que incluía a los tres socios de Uruguay en el Mercosur y excluía al gobierno del presidente Tabaré Vázquez.

Aunque el canciller Rodolfo Nin Novoa había estado en contacto con varios de sus pares, la discusión por la votación de la Asamblea Nacional Constituyente no aterrizó en el Poder Ejecutivo hasta la mañana de este lunes cuando el gabinete dedicó buena parte del encuentro a intercambiar sobre los términos en los que Uruguay debería expresarse. Fue en ese ámbito donde se redactó y acordó la postura del gobierno.

La primera consideración que se hizo en la discusión fue de carácter técnico: ni Uruguay ni ningún otro estado tenían algún acto de reconocimiento que hacer, desde el punto de vista del Derecho Internacional.

Sin embargo, el Ejecutivo también entendió que la reacción en cadena de los países de la región tenía un efecto político notorio del cual Uruguay no podía estar demasiado lejos. Por eso, y en función que en el debate del Consejo de Ministros hubo énfasis distintos, el gobierno de Vázquez elaboró una declaración que recorre, una vez más, el sendero del medio: no hubo un desconocimiento del acto electoral y su resultado en forma expresa pero, al mismo tiempo, se pidió que la Asamblea Nacional Constituyente no se instale antes de establecer el diálogo entre el oficialismo y la oposición en Venezuela.

"El Gobierno de Uruguay sigue con enorme preocupación el desarrollo de los acontecimientos, sobre todo teniendo en cuenta el clima de violencia imperante y exhorta al Gobierno de Venezuela a establecer un canal de entendimiento y diálogo con la sociedad venezolana así como al pleno respeto de los DDHH antes de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente y a la oposición a comprometerse responsablemente en dicho diálogo para encontrar un camino de paz y de democracia para el pueblo venezolano", establece el punto número 4 del comunicado.

Durante la discusión en el piso 11 de la Torre Ejecutiva se manejaron diferentes alternativas que iban desde declarar una solicitud de suspensión de la ANC, independientemente de los avances que hubiera a partir del diálogo, hasta el extremo de hacer una somera alusión al tema. El convencimiento del gobierno era la necesidad de enviar un mensaje "positivo" que se diferenciara del resto de las expresiones que hubo en la región, dijeron a El Observador fuentes oficiales.

El resultado fue una declaración de cuatro puntos que, con preciso cuidado acorde a lo que el presidente manifestó en otras oportunidades, intentó no interferir en los asuntos internos.

"El Gobierno de la República ha mantenido con firmeza el rumbo recomendado por la prudencia, la moderación y el escrupuloso respeto de la legalidad internacional aún a costa de las críticas que le reclamaban mayor indulgencia por una parte y mayor severidad, por la otra", se dice en el punto 3.
En ese mismo apartado el gobierno manifestó su "decepción" por la negativa del gobierno venezolano a tomar los múltiples intentos de que Uruguay hizo –a través del Mercosur- para construir un espacio de diálogo.

Sin embargo, la administración de Vázquez sigue apostando por el diálogo en Venezuela. Aunque en este largo recorrido de violencia continuada, las partes no han mostrado voluntad de conversar.

El camino del Mercosur

Ante la "inoperancia" de la Unasur, tal como la definió Nin Novoa, y la dificultad que hubo en la Organización de Estados Americanos (OEA) para aplicar la Carta Democrática, el Mercosur se perfila a ser el ámbito en donde el país caribeño será sancionado.

El canciller uruguayo dijo este lunes en conferencia de prensa que los mecanismos previstos en el Protocolo de Ushuaia siguen adelante, pero no adelantó la posición que el gobierno tendrá al momento de decidir. Fuentes oficiales dijeron a El Observador la semana pasada que Uruguay no vetará la intención de Argentina, Brasil y Paraguay de aplicar la cláusula democrática si Maduro se sigue negando al diálogo.

El 21 de julio, el Mercosur envió a Venezuela una nota para pedirle abrir un diálogo en virtud del Protocolo de Ushuaia, que obliga a que los países miembros hagan un proceso de consulta con el país donde se ha roto el orden institucional antes de adoptar cualquier otra medida. Hasta el momento Maduro no respondió al mensaje.

Y por eso todo apunta a que habrá sanción. El canciller argentino, Jorge Faurie, dijo este lunes que el Mercosur no está "lejos" de aplicar la cláusula democrática. "Estamos esperando poder concretarla con mucha brevedad y esta es la expectativa que tiene prácticamente Brasil, Paraguay, Argentina y entiendo que Uruguay nos acompañará", dijo el ministro.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...