Rusia 2018 > ANÁLISIS / LUIS ROUX

"Dije que Uruguay invita a soñar y tal vez debí decir que invita a dormir"

"Sigo creyendo que el equipo está para más. Solo se necesita que vengan a pasarnos por arriba, que vengan los grandes"

Tiempo de lectura: -'

21 de junio de 2018 a las 05:00

Fueron los nervios del segundo partido, digo yo. ¿O será que Uruguay encontró la fórmula del 1 a 0, que usó España con tanto éxito en el mundial de Sudáfrica? O es una cuestión de coherencia, nomás. Esta vez no hubo final épico pero sí gol en una jugada de córner. Y la celeste ganó y se clasificó, tal como lo había anunciado el escritor argentino Hernán Casciari, que el año pasado, en cuanto salió el sorteo de los grupos,tuiteó: "Felicitaciones a Uruguay por su clasificación a octavos de final".

El problema, desde el punto de vista estético, cuando Uruguay juega con equipos inferiores, es que el partido es aburridísimo. Ellos tienen la pelota y no tienen mucha idea de qué hacer con ella; tocan para atrás y para el costado y un poquito para adelante y otra vez al costado y vuelta para atrás. Y Uruguay cuando la agarra la pierde al toque.

Y entonces llega un córner a favor, el golero salta como una gacela, la pelota sigue como si nada y Suárez la empuja, para conmemorar su centésimo partido con la celeste. Para mi gusto fue muy temprano, porque en los siguientes 70 minutos no hubo nada digno de mención.

En todo caso el partido sirvió para ensayar algunas jugadas, como ésa al final, en un córner favorable a Uruguay, en que se la tocan corta a Suárez para que la duerma y el asunto termina en tiro libre para ellos.Habrá que practicar más esa estrategia. Yo creo que el objetivo es generar dos tiros de esquina más antes de perderla.

A esta altura creo que habría que reconocer que la renovación del plantel y las nuevas intenciones del técnico no nos convirtieron en la Holanda del 74. Una vez aceptada esa situación, hay que esperar a que las cosas se pongan difíciles y así tener la oportunidad de agrandarse.

Porque lo que sucedió en estos dos partidos fue el reverso de aquellos de que "en las difíciles Uruguay se agranda". Fue, más bien, "en las fáciles, a Uruguay se le complica". Faltó incentivo. Si el asunto era clasificarse, pues muy bien. Ahora nos tocará sufrir contra Rusia, ganarle 1 a 0 y después, sí, en octavos, a sacar la garra de la galera.

Yo decía después del partido contra Egipto que este Uruguay invitaba a soñar y tal vez debí haber dicho que este Uruguay invitaba a dormir. Sin embargo, sigo creyendo que el equipo está para más. Solo se necesita que vengan a pasarnos por arriba, que vengan los grandes, que de ganarle a equipos chicos sin hacer gran cosa ya está bien.

Acepto que pueda haber cierta decepción por no haber cumplido con la responsabilidad de golear. Reconozco que es incómodo que ni siquiera se hayan creado las situaciones. Y que terminar pidiendo la hora contra Arabia no era lo que teníamos en mente. Pero estamos hablando de partidos de preparación. Hay que llegar con toda la motivación del mundo al partido con Portugal o con España. Y hay que ganarlo.

Para eso me parece que la mejor estrategia es mantener el rumbo. Quiero decir: ganarle 1 a 0 a Rusia. Ojalá que a los locales les dé por atacar, porque de lo contrario seguirá la siesta. Confío en que lo harán y que será un gran partido de preparación para lo que se viene. Ahora, por fin, vamos contra un equipo que viene muy bien entonado, después de haber metido ocho goles en dos partidos, y que tratará de imponer su voluntad en su casa. Pues allí estaremos, con humildad, como en el 50.

En este panorama hay algunos motivos de alegría: se logró la clasificación ganando el segundo partido al hilo, no hay jugadores sentidos y tampoco amonestados, el goleador hizo un gol y el golero está invicto.

Tal vez lo que falte sea algún susto, que algún equipo amenace con ganarnos el partido. Esa es la función de Rusia, así como la de Egipto y Arabia fue la de que Uruguay se clasificara. Les toca a los locales, ahora, cumplir la función de tercer sparring: el que se atreva a poner a Uruguay contra las cuerdas.

Una vez que superemos esa etapa estaremos listos para el ibérico que aparezca en el camino. A mí no me preocuparía llegar a cuartos de final con cuatro resultados 1 a 0.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...