Agro > ENTREVISTA / JUAN MIGUEL SILVA

"Hay que valorizar al productor, respetarlo más, comprender su aporte, es una necesidad del país"

El secretario de la Asociación Cultivadores de Arroz lamentó que el arrocero familiar carezca de apoyos que se brindan a productores de esa escala en otros rubros

Tiempo de lectura: -'

15 de febrero de 2019 a las 05:00

En una chacra en el norte comenzó la cosecha de arroz de 2018/2019. 
Arrancó en un campo en Bella Unión, pero no hay aún datos de rendimiento. La evolución de los cultivos ha sido relativamente buena, salvo en casos justamente en Bella Unión y Artigas, donde se cosecha primero y donde al inicio del año llovió mucho. Hubo 15 días muy sombríos, de poca luminosidad, cayeron casi 500 milímetros, un disparate. Lo afectado fue el arroz de la cabeza de siembra. Si bien no se aguardan en esos casos rendimientos excepcionales, igual serán buenos. En el resto del área todo viene bien, hay mucho arroz por florecer, todo el área de fin de octubre y ahora entran a jugar otras cosas, se precisa más temperatura, por encima de 13 °C y estos días eso fue complicado.

¿Cuántos kilos por hectárea hay que lograr para evitar otro año con pérdidas? 
El productor necesita cubrir unos US$ 1.800 por hectárea, unos 9.000 kilos al precio actual. Algo que no siempre se considera es la depreciación de la maquinaria. Si no se atiende eso, capaz pagando todo queda algún peso, pero con cero chance de actualizarse cuando es vital ponerse al día, pero es casi imposible sin endeudarse. Hoy la situación es crítica. Puede haber excepciones, pero el 70% son medianeros de tierra y agua y precisan unas 30 bolsas de arroz (cada una de 50 kilos) de las 180 que tienen que sacar solo para pagar esas rentas. Distinto es el caso del propietario de la chacra, pero son los menos.

¿Cuáles son, en la estructura de costos, las principales salidas? 
Lo más pesado, sin ser la renta de tierra y agua, son combustible, energía eléctrica para el bombeo del agua y mano de obra. Está el tema de los insumos, donde si bien el dólar se recuperó un poco y te da más pesos, no mejoró lo necesario. Los insumos están un poquito más caros que el año pasado. Podemos dividir los costos en tres partes, pagando una primera con bolsas de arroz para la renta de tierra y agua y el secado del arroz –secar una hectárea que da 9.000 kilos al 5% te lleva 10 bolsas así que son 40 bolsas–, otra parte en dólares para fertilizantes, semillas, agroquímicos y repuestos, y otra parte en pesos para el combustible y la mano de obra. Para que todo salga bien precisamos un golpe de competitividad, una ayuda en serio, algo que haga una diferencia de US$ 300 por hectárea, para enfrentar los costos con 150 bolsas y no con 180 que te deja las cosas muy justas y, además, en esta zona no siempre se logran, son campos en muchos casos marginales donde lo más probable es no llegar a 9.000 kilos y sobre todo si el verano viene frío. 

¿Y qué es una ayuda en serio? 
Y, hubo una ayuda en el tema de la energía eléctrica, una baja del 15% que por ejemplo en el secado del arroz significó un centavo de dólar por bolsa, suena importante pero en la práctica no alcanza. Necesitamos que el gasoil baje, pero 50 centavos, a paridad de importación. El arroz supo pagar los mejores sueldos del campo, todo el mundo lo decía y hoy nos gustaría mejorar pero no dan las cuentas. Eso es otro problema para quienes hacemos todo adentro de la ley, cumpliendo reglamentaciones cada vez más complejas que por supuesto hay que cumplirlas.

¿Qué está pasando en esa zona del país? 
Acá en Cerro Largo y me animo a decir que también en otras partes, como en Tacuarembó, hay 35 represas vacías. Hablo de 8.000 a 10.000 hectáreas donde se dejó de producir arroz, pero además se cortó el ciclo de praderas y se enlenteció la ganadería. Eso es menos trabajo y menos gente en el campo. Hay muchas chacras chicas, con problemas de escala, campos complicados de caminería, lejos de las plantas, con flete caro. Y cuando se achica el área por los problemas de competitividad que hay año tras año lo complicado es lo que primero se descarta. Si no se puede lograr un margen razonable la gente pierde las ganas y afloja, es bravo seguir. Hoy lo más complicado es encontrar productores, así que los que quedan deberían cuidarlos. Cuando nos reunimos con el presidente Tabaré Vázquez, nos dijo que que estaba muy preocupado por no poder mantener el nivel de empleo, le presentamos un estudio señalando que este sector genera 6.000 puestos de trabajo entre la chacra y la industria. Más de la mitad en los departamentos fronterizos, en los lugares más lejos de las industrias y más pobladas y en esos lugares no hay otra cosa, está el arroz o no hay nada. 

¿Se valora lo que el productor le aporta a cada comunidad? 
No como se debería. Hay que valorizar al productor, respetarlo más, comprender su aporte, es una necesidad del país. No sé por qué, pero no pasa y es injusto. Estamos indefensos y falta apoyo para el productor arrocero familiar, como hay en otros rubros. Es uno de los temas que pesa para que no haya un recambio generacional adecuado, es bravo entusiasmar a los gurises. 

¿Sus hijos trabajan con usted? 
El mayor tiene 23 años, estudia ingeniería en Montevideo y trabaja como encargado de un restaurante. Luego viene mi hija de 21 que estudia administración en Montevideo y trabaja en algo relacionado con el campo, en el escritorio de un frigorífico. El más chico, de 19, se va ahora a Montevideo a estudiar agronomía. Y la verdad es que hoy si los dos gurises grandes no trabajaran no podrían estar estudiando allá.

Logran rendimientos líderes en el mundo, calidades óptimas, hay mercados demandantes, pero el eslabón inicial corre con el mayor riesgo, por lo climático por ejemplo, y está complicado. 
Sí, pero la industria también y lo vemos. Tenemos una cadena integrada, un sistema que funciona muy bien, somos conscientes que sacamos un buen producto, con buen trato del medio ambiente, pero es complicado mirar lejos y nos estamos quedando sin recambio, no hay con qué entusiasmar a nuestros gurises o a gente joven que ande buscando un negocio.

No parece que haya cómo parar la caída en el área. 
Lamentablemente, no. Llegamos a 205 mil hectáreas y estamos en caída libre, vamos en 140 mil y me temo que el achique siga. Esas 60 mil que faltan tienen mercado. Hemos oído al gobierno decir que el problema es el precio de exportación. Se ha vendido a US$ 500, no es lo excelente de aquellos US$ 800, pero no está ahí el problema. El problema son mis costos y los costos industriales. Por ejemplo más de 40% del costo industrial es mano de obra. Eso incide en el precio convenio que se termina pagando al arrocero. La única salida es acomodar los costos. 

¿A qué apuestan desde ACA? 
A no bajar los brazos, a estar al lado del productor, a generar estudios con argumentos para que se sepa la realidad y sean un aporte. Un ejemplo es lo que se informó del valor que tendría liberalizar el ingreso de combustibles. Hay que juntarse, espalda con espalda, en ACA y en el territorio, como en el Grupo Arrocero Frontera donde trabajamos con respaldo de ACA y del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria. Es lo que podemos hacer hasta que nos entiendan y protejan, para el bien nuestro, de nuestros hijos y empleados y el de todo el país. Precisamos que el gobierno salga de su postura de priorizar la recaudación y apueste al sector más dinámico de la agricultura.

 

La ficha del entrevistado
Datos: Nació el 16 de mayo de 1964 en Montevideo, pero vivió siempre en Melo. Es viudo y tiene tres hijos. 
Profesión: Productor principalmente arrocero, aunque incursiona en otros rubros de la agricultura y en la ganadería. 
Localización: Produce en Sarandí, Cerro Largo, a unos 40 kms de Melo yendo hacia Tacuarembó.  
Pasatiempos y fútbol: Deporte: compitió en motociclismo y automovilismo y ahora corre. Es hincha de Cerro Largo y de Peñarol.  
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...