Cargando...

Nacional > Aglomeración en La Paloma

"Muchísimos turistas" ingresan por Chuy con escaso control, asegura intendenta

Flavia Cohelo, expresó la "enorme preocupación" de los residentes en el departamento ante el riesgo de contagio del coronavirus y exigió medidas "más contundentes" en la frontera con Brasil

Tiempo de lectura: -'

21 de marzo de 2020 a las 18:10

En las zonas turísticas de La Paloma, Barra de Chuy y Cabo Polonio, en el departamento de Rocha, la emergencia sanitaria parece no haber llegado.

Hay aglomeraciones en las vías públicas que causan "enorme preocupación" en los residentes, de acuerdo a lo que señaló en las primeras horas de la tarde de este sábado la intendente Flavia Cohelo.

Cuando Cohelo atendió a El Observador acababa de firmar, a solicitud del director departamental de Salud, la suspensión del transporte colectivo hacia Cabo Polonio  —que se hace en vehículos especiales a través de una ruta sobre la arena— para contener un ingreso "importante" de turistas tanto desde Brasil, como desde Montevideo. Solo se permitirá la entrada y salida de los "poquísimos" residentes del lugar.

"Hay un riesgo que nos preocupa muchísimo", señaló la intendenta.

Y ese riesgo está localizado a un centenar de kilómetros de Rocha capital, en la ciudad espejo de Chuy, con su casi mitad uruguaya —12 mil habitantes — y su otra mitad  un poco mayor brasileña —15 mil habitantes.

La frontera es una calle siempre muy activa porque hay brasileños que viven del otro lado y trabajan en territorio uruguayo y uruguayos que lo hacen a la inversa. "Es muy complejo el control del tránsito", dijo Cohelo, que recuerda que hasta el momento no hay cierre total de fronteras ni cuarentena obligatoria .

A esto se suma que brasileños, pero también personas de otras nacionalidades, acostumbran viajar hasta Porto Alegre en avión y luego seguir una ruta terrestre hasta Chuy para entrar a Uruguay, lo que aumenta el flujo vehicular por la frontera.

Al cruzar, del lado uruguayo hay un puesto en el que personal militar informa a quienes ingresan "cuál es la situación de emergencia sanitaria y cuáles son las medidas de prevención que se recomiendan", apunta la intendenta.

 "Apostamos mucho a la responsabilidad individual", comenta Cohelo, aunque recuerda que desde el domingo en el congreso de intendentes realizado como consecuencia de la emergencia sanitaria advirtió a las autoridades nacionales, junto con la intendencia de Rivera, sobre el riesgo de este poroso paso fronterizo.

"En realidad pensábamos en un control más riguroso, que fue lo que se nos dijo y que habría coordinación con Brasil. Indagar si quienes ingresan tienen síntomas de la enfermedad, de dónde vienen. Un chequeo más contundente", reclama la funcionaria departamental.

Observa, al contrario, que Brasil "no acompaña las medidas o lo hace bastante tardíamente por lo cual ingresaron muchísimos turistas a través de la ciudad de Chuy esta semana y siguen entrando hoy (al menos durante la mañana del sábado". 

Además, Cohelo advierte sobre las contradicciones en los mensajes de voceros uruguayos que contribuye a las aglomeraciones. "Los funcionarios deberían ser más claros".

En coordinación con los cuatro alcaldes del departamento, Cohelo da cuenta de una "cantidad sorprendente de gente en La Paloma y una situación parecida en la Barra de Chuy", y menor en otros puntos de atractivo turístico como La Coronilla, Punta del Diablo, Aguas dulces, Valizas y La Esmeralda.

"En Cabo Polonio y La Paloma hay muchos uruguayos que hacen allí la cuarentena...la concientización no ha sido importante", lamentó la intendente.

Impacto social y económico

Desde el viernes, cuando el gobierno nacional anunció medidas de emergencia, la intendencia de Rocha se ajustó a los lineamientos para  contribuir a que el contagio por coronavirus no sea masivo.

"Pero hay competencias que son insustituibles y esas medias no se han tomado, por lo que desde el gobierno departamental vamos adoptando otras para mitigar los impactos que puedan causar las aglomeraciones", dijo Cohelo.

La Intendencia suspendió todos los espectáculos culturales, sociales y deportivos; envió a sus hogares a los jóvenes que estaban en los hogares estudiantiles; los comedores públicos funcionan en  régimen de vianda; se implementaron turnos en los trabajadores públicos junto con atención telefónica y por internet, y se pusieron a disposición de los hospitales los vehículos de la Intendencia.

"Pero requerimos respuestas económicas, apoyo y asistencia alimentaria", planteó la intendente.

Se brinda ayuda destinada a los jornaleros, changueros y feriantes, además de que se prorrogó el pago de los tributos y de las obligaciones escolares.  También apoyo alimentario para los ocho comedores públicos del Departamento que han visto aumentadas en más de 30% las solicitudes. Hasta la semana pasada, atendían a 650 personas, desde esta a 225 más.

"Además de la salud, todo esto tiene consecuencias económicas", destacó Cohelo, que anotó como un agravante en las tareas de coordinación carecer a la fecha del nombramiento del director departamental del ministerio de Desarrollo Social.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

l

 

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...