Nacional > ENTREVISTA A VERÓNICA PIÑEIRO

"Muchos dirigentes" etiquetan al comité de base como "un lugar lleno de viejos"

La representante de las bases cuestiona iniciativas para recortar poder de la tradicional estructura barrial

Tiempo de lectura: -'

03 de julio de 2017 a las 05:00

Luego de que los comités de base de Montevideo postularan a cuatro candidatas, el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, eligió a Verónica Piñeiro para ser la voz de los tradicionales locales barriales en la dirección del partido de gobierno.

A poco de asumir una de las vicepresidencias de la coalición de izquierdas, la militante de la zona del Cerrito, Aires Puros y el Parque Posadas defiende a la estructura de base sin dejar pasar por alto, y protestar, porque cargan etiquetas "como de algo viejo" que, a su parecer, son injustas. Además advierte que, en general, se pone el ojo sobre la merma en la asistencia a los comités pero asegura que ocurre lo mismo en la militancia sectorial.

Los comités de base fueron históricamente el lugar de reunión para los frenteamplistas. Ahora los dirigentes reconocen que cada vez va menos gente. ¿Qué cambió?
No creo que eso haya cambiado. Los que dicen que eso cambió lo dicen por lo que ven. No sé si hay un análisis muy fino de la participación que había antes y la que hay ahora. Creo que la merma en participación no escapa ni a los comités de base ni a los sectores del Frente Amplio. Antes también participaban muchos más compañeros en los sectores y en la vida orgánica del Frente.

Hubo propuestas para cambiar la representatividad de las bases en los órganos de conducción pero eso se mantuvo. ¿Qué peso tienen hoy en día las bases en la orgánica del FA?
Hay ejemplos. El (rechazo al) TISA es uno. Me acuerdo del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos también. Más allá del peso, quiero dejar claro que las discusiones en las bases se procesan. Igual que pasa con los sectores, las bases discuten y generan temas. Creo que el rol de las bases está claro y tienen el peso que pueden tener y el que quizás todos los sectores juntos podrían tener en el Plenario.

En las reuniones hay posiciones de las bases que son más cercanas los postulados fundacionales del Frente Amplio que a la posición actual de algunos sectores. ¿Por qué pasa eso?
En las bases intentamos discutir y procesar los temas. Eso lleva a que sean planteos bastante diversos. A veces puede pasar que algunos compañeros relacionados a sectores que están en el gobierno tengan que poner un poco de paños fríos y hacer que el Frente Amplio quizás no se vaya tan a la izquierda como algunos dicen. Creo que las bases tienen ese rol de balancear un poco, de cumplir ese rol de que esto es la fuerza política y como tal debe tener opinión.

¿Cree que los años en el gobierno alejaron a los dirigentes del Frente Amplio de la calle?
Depende. Va mucho en el formato de trabajo que tenga el dirigente.

¿Cómo se adaptan a la era de las redes sociales en una estructura que de por sí es barrial?
Las bases no se oponen a la tecnificación de la estructura. Para nada. Entendemos que brindarle herramientas a los compañeros que hagan más fácil su militancia es fundamental. Lo que sí nos oponemos es al discurso de la contraposición. Las bases necesitan tecnificarse y tener mejores herramientas, pero necesitan también estar ahí en el territorio. Creo que hay que salir de la discusión de redes y participación electrónica versus la otra. Esto es todo junto, y conversemos para que todo aporte al desarrollo del Frente Amplio.

¿Sienten que desde los sectores se le trata de retacear poder a las bases?
Eso siempre está presente. Lo de querer tener la ventaja porque opinamos de tal manera o porque se siente que "trancamos". Muchos dirigentes se han encargado de que las bases tuvieran etiquetas y rótulos que no son reales. Siempre pongo el ejemplo de que cuando le comento a amigos que milito en el Frente Amplio te dicen: "¡Oh, militas en el Frente Amplio!". En realidad nunca pasaron por un comité de base pero tienen esa cuestión de etiqueta como que es un lugar horrible. Creo que las campañas de elección a padrón abierto han generado eso para el movimiento. Esa cuestión de "vengo con lo nuevo porque eso ya está obsoleto". Eso nos ha puesto a veces en un rol medio de que están los de las bases que o trancan o están en esos lugares dificilísimos de discutir. Y a veces nos cuesta salir de esa etiqueta que nos han puesto.

¿Una etiqueta arcaica?
Si, de viejo, de obsoleto, de que está lleno de viejos, de que cuesta discutir y están muchas horas en invierno y de noche. Y, en realidad, los compañeros van, discuten y están, y yo hay veces que me vuelvo a las 11 de la noche de la coordinadora. Y bueno, ta. Hay que estar y discutir.

¿Las elecciones a padrón abierto no le convencen?
A mí personalmente, no. Lo que creo y entiendo es que los que tienen que discutir sobre la dirección son los que están más vinculados a la estructura política. Yo quiero que voten los militantes. Los que militan más o menos horas o que voten los adherentes que tienen una representación. Lo pienso en las cuestiones del resto de las organizaciones. En Peñarol vos tenes que tener cierta antigüedad como socio para poder votar y decidir. En el Partido Socialista no vota cualquiera. Tienen un proceso de discusión bastante estricto y fuerte para que se decida. Entonces ¿por qué queremos ciertas cosas para el Frente Amplio que son bien diferentes a la estructura democrática de nuestro sector? Eso lo discutí con varios socialistas.

Perfil

Vicepresidenta del fa por los comité de base
Edad: 34 años
Profesión: Bióloga

Bióloga y en camino a terminar una maestría en Ciencias Agrarias, Verónica Piñeiro comenzó a militar hace 14 años en el Nuevo Espacio pero luego pasó al movimiento de base, y ahora es una referente de la zona del Cerrito y el Parque Posadas. La militancia le insume al menos tres días de su rutina donde los debates, en ocasiones, se van hasta las 23 horas. Pero asegura que lo hace con gusto.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...