Cargando...
Vacunación en Uruguay contra la fiebre aftosa.

Agro > EX EMBAJADOR EN ARGENTINA

A 20 años de la crisis de la aftosa, Volonté recuerda el manejo de Uruguay de aquella vacunación

“Por un burócrata nos perdimos la oportunidad de crear un gran laboratorio para fabricar vacunas en Uruguay”, expresó Volonté

Tiempo de lectura: -'

03 de marzo de 2021 a las 09:47

“Por un burócrata nos perdimos la oportunidad de crear un gran laboratorio para fabricar vacunas en Uruguay”, expresó el doctor Alberto Volonté, a 20 años del brote de fiebre aftosa en Uruguay, ocurrido en momentos en los que él era embajador uruguayo en Argentina.

 

En una entrevista realizada por DTV Producciones, en la que Volonté fue invitado a reflexionar a propósito de la actual emergencia sanitaria por la pandemia mundial de covid-19 y aquella crisis por una adversidad sanitaria animal, el ex embajador recordó que cuando sucedió aquella adversidad “parecía que había sido un volcán” y que la actual es “una tragedia”, con derivaciones tales como desempleo y pobreza, pero que “felizmente el gobierno (…) honrando a los grandes gobiernos uruguayos, actúa con un sentido de Estado, conduciendo muy bien las cosas, como en el 2000 también se hizo”.

 

La crisis de 2001

Recordó que en abril de 2001, como antesala de la crisis financiera, apareció la fiebre aftosa en el territorio nacional, instancia en la que se llegó al extremo de tener que aplicar el rifle sanitario en la ganadería, con el consecuente impacto en la que denominó es una “fuente de riqueza” del país.

Dijo que Uruguay fabricaba vacunas dentro de fronteras, pero antes del año 2000 había dejado de fabricarlas tras ser declarado país libre de fiebre aftosa sin vacunación (el estatus actual, logrado tras superarse la crisis de la aftosa de inicios de la década inicial en este siglo, es el de libre de fiebre aftosa pero con vacunación, con base a vacunas 100% importadas).

Cuando apareció el brote de aftosa, que Volonté precisó fue “heredado”, dado que llegó desde países vecinos, a esa plaga “había que enfrentarla” y “a (Jorge) Batlle no le tembló el pulso”, indicó, recordando la gestión del presidente de la República en esos momentos. Aludió a que, pese a las críticas, Batlle mandó aplicar el rifle sanitario, lo que fue clave para iniciar el proceso de erradicación de la adversidad sanitaria.

Luego de destacar que Uruguay actuó con transparencia ante el mundo en aquel momento, sin ocultar lo que sucedía, mencionó que llegó el momento de vacunar, pero no había vacunas.

Entonces, dijo, hubo que hacer un llamado a licitación y llegaron dosis desde Colombia y Paraguay, “pero el mejor proveedor de vacunas termina siendo el laboratorio Biogénesis Bagó”.

Vacunas gratis

Precisó que en tanto se gestionaba la licitación urgía obtener vacunas, entonces el secretario de Presidencia, el doctor Raúl Lago, lo llamó a Argentina para pedirle que gestione ante Biogénesis Bagó la llegada de vacunas a Uruguay, lo que sucedió.

Ese laboratorio, en aquel momento, “manda vacunas sin costo, para que Uruguay empezara a vacunar”, destacó.

Posteriormente, hasta el día de hoy, se fueron sucediendo instancias de licitación para que Uruguay obtenga las vacunas con las que cada año dosifica a su rodeo vacuno.

Inversión sin concretar

Volonté también comentó que autoridades y profesionales de Biogénesis Bagó le informaron, en 2011, su intención no solo de fabricar vacunas contra la fiebre aftosa en Uruguay, sino la de instalarse en el Parque Industrial de Pando, con una inversión entonces estimada entre US$ 6 y US$ 10 millones en una planta para fabricar vacunas y no solo para evitar la existencia de esa enfermedad, también para otras vacunas.

Volonté dijo incluso que consideró eso con el entonces intendente de Canelones, Marcos Carámbula, quien recibió con agrado la intención de inversión.

También mencionó que en 2012 Biogénesis Bagó fabricaba ya en Argentina vacunas contra la gripe en humanos y que ahora fabrica la vacuna de AstraZeneca, exportándola a México, donde es envasada.

Entonces, se presentó, hace unos 10 años por parte de Biogénesis Bagó, un proyecto de inversión por iniciativa privada, que tuvo muy buena recepción a nivel del Ministerio de Industria, aunque no a nivel del Ministerio de Ganadería, ministerio que “estaba aferrado” al sistema de importación de vacunas, lo que impidió que la intención prospere, narró Volonté.

Entonces, Uruguay “perdió haber instalado un laboratorio de última generación”, lamentó Volonté, lo que de la mando de la preparación que tienen los profesionales uruguayos pudo haber permitido en estas instancias disponer de conocimientos y tecnologías para la fabricación de vacunas.

Finalmente, “lo importante es abrir puertas para que entre ciencia y tecnología”, reflexionó Volonté.

A continuación, la entrevista completa a Volonté:


 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...