Fútbol Internacional > EN ARGENTINA

A 37 años del debut de Enzo en River, tras una dura negociación con Wanderers

Este viernes se cumplen 37 años del debut de Francescoli con la camiseta del club argentino después de un pase muy difícil que costó US$ 310 mil

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2020 a las 05:03

Cuentan que estaba nublado el jueves 24 de abril de 1983 cuando Enzo Francescoli debutó oficialmente con la camiseta de River Plate argentino, el club donde se transformó en leyenda. Este viernes se cumplen 37 años de aquel día en el estadio Monumental, cuando River venció 1-0 a Huracán. Habían pasado casi tres meses de interminables negociaciones con Montevideo Wanderers por la transferencia, había llegado el momento de verlo jugar al flaco de apenas 21 años.

Esa tarde marcó un gol, pero fue anulado por posición adelantada. El que valió fue el que conquistó tres días después, de penal a Eduardo Basigalup, golero de Ferro Carril Oeste.  Fue el primero de una serie de 137 goles en partidos oficiales con la camiseta de la banda roja. El último fue el 14 de diciembre de 1997, de cabeza frente a Colón, unos meses antes de su despedida. Enzo es el máximo goleador extranjero de River y el séptimo en la historia del club.

Llegó a Núñez como el gran salvador de un equipo sin figuras ni prestigio, sumergido en una enorme crisis, con un plantel que entró en una huelga por 50 días y con la bronca lógica de los hinchas porque los futbolistas no se presentaban a jugar. Fue difícil para Francescoli mostrar su talento en medio del caos, tanto que se habló de un pase a Colombia el mismo año de la llegada a la institución. Desde la tribuna le gritaban “Uruguayo carne de paloma”, como recordaría el propio jugador años más tarde.

Al mismo tiempo que lo pretendía River, también el Milan estaba interesado en el número 10 de Wanderers recomendado por Pepe Schiaffino, ganador de tres scudettos con los rossoneri. El club italiano estaba dispuesto a pagar US$ 400 mil por la nueva fígura del fútbol uruguayo.

El primer pedido de Mateo Giri, entonces presidente bohemio, a su par argentino Rafael Aragón Cabrera fue de US$ 600 mil. River no tenía el dinero y ofreció US$ 100 mil y dos jugadores. Giri no aceptó y empezó un largo tira y afloje que duró tres meses y dos asambleas de socios del club del Prado, hasta que se cerró el acuerdo el 24 de marzo en US$ 310 mil: River pagaba US$ 50 mil en el acto de firma y US$ 260 mil al 31 de agosto de 1983.

Wanderers se hizo cargo del 20% correspondiente al jugador (US$ 62 mil) y se quedó con el 20% de una futura transferencia al exterior. “Fue la negociación más compleja que he enfrentado. La gente de Wanderers titubeaba. Parecía que quería no quería venderlo, como si deseara quedarse con la plata y el jugador”, dijo en su momento Aragón Cabrera.

En la firma del contrato de Francescoli con River, uno de los que lo asesoró fue Guillermo Cóppola (famoso por haber representado a Diego Maradona), en una cena en Buenos Aires de la que participaron Alberto Bica (ese año pasó de Nacional a River como parte de pago del pase de Antonio Alzamendi a los tricolores) y Ariel Krasouski, jugador de Boca Juniors también surgido en Wanderers.

Antes de llegar al millonario Francescoli disputó 74 partidos y convirtió 20 goles en los bohemios.

En 1983 River finalizó anteúltimo en el Campeonato de Primera división y se salvó del descenso gracias al recién inaugurado sistema de promedios. Al mismo tiempo, ese mismo año Enzo fue campeón de la Copa América con la selección, lo que generaba todo tipo de especulaciones en Argentina. El Gráfico hizo una tapa con la pregunta: “¿Cuál es el verdadero Francescoli? Fracaso en Argentina, ídolo en Uruguay”.

Mejoró en 1984 y encontró un compañero de lujo, el Beto Alonso. Ese año el equipo llegó a la final del Torneo Nacional que perdió con Ferro y al año siguiente, con Bambino Vieira en la conducción, River fue campeón argentino y Enzo se metió a la galería de los ídolos gracias a su fútbol exquisito y un montón de goles. Después de un inicio fantástico en 1986, con el inmortal gol de chilena frente a la selección de Polonia incluido, se fue con la selección uruguaya a preparar el Mundial de México, sabiendo que no iba a regresar a Núñez: ya había sido vendido al Racing Matra por un monto de US$ 2.300.000 limpios para River.

Volvió a River en 1994 después de tres temporadas en el Racing de París, una en el Olympique de Marsella, tres en el Cagliari y una en el Torino. Estaba por cumplir 33 años y habían pasado ocho y cinco meses desde su partida.

Su nuevo debut también fue en el Monumental, el miércoles 7 de setiembre de 1994. El rival esta vez fue Nacional, por la Supercopa. El encargado de marcar celosamente al crack rival fue Álvaro Gutiérrez. A los 18 minutos Francescoli abrió el marcador de tiro penal frente al golero Alejandro Grandi. El resultado final fue 2-2.

En ese partido Francescoli fue sustituido a los 65 minutos por Amato, pero a los 76 ingresó a la cancha Marcelo Gallardo, uno de los jóvenes llamados a ser el sucesor del uruguayo. La segunda etapa fue mucho más fructífera que la primera: obtuvo seis títulos, entre ellos la Copa Libertadores 1996 y la Supercopa 1997.

Enzo tomó la decisión de no jugar más al fútbol en febrero de 1998, unas semanas antes de la finalización de su contrato, el 28 de febrero y aunque el club le había ofrecido prorrogarlo por tres meses a cambio de US$ 1.200.000, más gran parte de la recaudación de posteriores partidos-homenaje; manejaron la posibilidad de realizar cuatro en distintos lugares. Pero el último gran ídolo de River, que en noviembre anterior había cumplido 36 años, dijo que no.

Julio César Pasquato, el periodista de El Gráfico que firmaba como Juvenal, dijo ese año a El Observador: “Ha sido uno de los grandes que ha pasado por el fútbol de Argentina. Ha sido un ídolo muy difícil de reemplazar de uno de los clubes más importantes del país. La gente de River lo ama. Eso no es para todos. Dejó en River una huella semejante a la que en su momento dejó Walter Gómez, lo que es bastante decir”.

En 2013 volvió a River con el cargo de Mánager Deportivo bajo la presidencia de Rodolfo D’Onofrio. Desde allí, el Millonario vive un auge deportivo, en el que conquistó 13 títulos. Se le reconoce haber elegido a Marcelo Gallardo (aquel pibe que ingresó contra Nacional en la vuelta del Enzo) como nuevo entrenador para suceder a Ramón Díaz, a mediados de 2014. La leyenda continúa.

Se cerró en el Forte di Makale

El periodista de radio La Red, Marcelo Baffa, realizó para Referí una sinopsis de lo que significa Francescoli en River Plate: "El pase de Enzo se cerró en una cena en el mítico restaurante montevideano Forte di Makale del Parque Rodó. Llegó con la expectativa de haber sido figura en la selección juvenil uruguaya, campeona del Sudamericano sub 20 en 1981. El técnico que lo hizo debutar en River fue José Varacka y cuando éste se fue llegó Luis Cubilla, con el que River fue vicecampeón del torneo Nacional. Pero el despegue se produjo en la temporada 1985/1986 con el Bambino Veira; en esa temporada jugó 32 partidos, marcó 25 goles y se clasificó campeón. Ese equipo siguió de largo y ganó la Copa Libertadores 1986, ya sin Francescoli. El uruguayo regresó en 1994 y se coronó campeón invicto del Apertura 1994 con una muy buen actuación de Enzo. Luego obtuvo más títulos, incluida la Copa Libertadores. En síntesis, se trata de uno de los ídolos más importantes de los últimos 20 años del club millonario; hasta su llegada el último uruguayo más destacado era Antonio Alzamendi con un gol convertido ante el Steaua de Bucarest en la final de la Intercontinental de 1986, sin contar a Walter Gómez en la década de 1950".

Datafactory y otras fuentes

  • Con la camiseta de la Banda, conquistó 7 títulos.
  • 5 Nacionales: Primera División 1985/86, Torneo Apertura 1994, Torneo Apertura 1996, Torneo Clausura 1997, Torneo Apertura 1997.
  • 2 Internacionales: Copa Libertadores 1996 y Supercopa 1997.
  • En la primera etapa en River, desde 1983 hasta 1986, jugó 114 partidos y anotó 68 goles. 
  • En 1994 volvió a River y disputó 122 partidos y marcó 69 goles. 
  • Cuatro veces se coronó goleador con la camiseta del club argentino: Metropolitano 1984 (24 goles); Campeonato de Primera división 1985/1986 (25 goles); Apertura 1994 (12 goles), y Supercopa 1995 (7 goles).
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...