Economía y Empresas > TARIFAS PÚBLICAS

Ancap dejará sin cambios los combustibles tras cerrar semestre

Los números para el ente hoy no son favorables; pero contaba con un colchón de respaldo por las ganancias del año pasado y algunas compras de crudo que le salieron bien

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2019 a las 16:11

El compromiso de las autoridades de Ancap es el de revisar la paramétrica que define el precio de los combustibles al público cada seis meses, por tanto, corresponde que al cierre de junio se pongan los números sobre la mesa y se tome una definición político-técnica sobre las tarifas para el segundo tramo del año. Pese a que el precio del crudo y la cotización del dólar están hoy por encima de la referencia promedio que fijó el ente para 2019, está todo encaminado para que las tarifas no se modifiquen a partir del próximo 1° de julio. 

Un director del ente aseguró a El Observador que la posibilidad de subir las tarifas “hoy no está sobre la mesa”, mientras que otro consideró como “poco probable” que los ministerios de Economía, Industria y OPP opten por subir las tarifas el próximo mes. Ancap comunicará oficialmente la próxima semana su definición sobre su política tarifaria para los próximos meses. 

Este miércoles, los precios del petróleo subían impulsados por una interrupción del suministro en una importante refinería de la Costa Este estadounidense y datos de la industria que indicaron que los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado. Los futuros del referencial internacional Brent (el que Ancap toma como referencia) avanzaban 1,2% y llegaban a US$ 65,8. 

La empresa estatal uruguaya definió su paramétrica inicial para 2019 con un crudo Brent promedio a US$ 54,5 y un tipo de cambio a $ 33,60, ello arroja una cotización en pesos de $ 1.831 para el barril. Empero, durante prácticamente todo el primer semestre de 2019 ambas variables mostraron una evolución contraria a los intereses de Ancap. El dólar subió 9% y el crudo avanzó US$ 15 desde su mínimo de US$ 50 por barril del pasado 24 de diciembre.

 

Así la foto de hoy arroja una cotización teórica en pesos del Brent de $ 2.313, esto es un 26% por encima ($ 482) de lo que tiene la empresa fijado en su actual paramétrica. Si se analiza el promedio del semestre enero-junio, el crudo en pesos ha estado un 25% por encima de la referencia maneja por el ente. 

No obstante, para ajuste de tarifas no solo se tiene en cuenta la foto lineal e inmediata de lo que muestran los costos de importación en pesos para Ancap en la actualidad. Cuando el ente definió su paramétrica para 2019 contaba con stock de crudo que había  adquirido por debajo de los US$ 60 por barril. En general, el ente maneja una reserva que le permiten atender la demanda de combustibles refinados por entre dos y tres meses en Uruguay, por lo que una una suba fuerte hoy pegaría en los meses de agosto y setiembre. 

Además, en febrero -cuando el crudo estaba lejos del pico de US$ 75 que luego tocó en abril-, Ancap acordó compras a futuro para embarques en abril y mayo con una cotización de entre US$ 63 y US$ 65 por barril, bastante en línea con la referencia de la empresa. Esto de alguna forma ayudó a amortiguar el perjuicio que tendrá el ente en el período abril-junio.

Otra variable que también tiene su peso mirando los números de Ancap, es la ganancia de US$ 88 millones que mostró al cierre del ejercicio 2018, aunque la empresa explicó que esa utilidad contempló la no modificación de las tarifas al inicio de este año, cuando sus principales variables de costos se incrementaron. 

Una componente que tampoco puede dejarse de lado es el electoral. Si bien en la mayoría de los casos predomina un criterio técnico a la hora de definir las tarifas públicas, la política siempre está presente. De todas formas, el contexto con rojo de las cuentas públicas de casi 5% no parece ser el ideal para que el gobierno pueda sacrificar un deterioro de sus empresas públicas si pretende corregir o detener esa trayectoria en lo que resta de su administración.

Una de cal y otra de arena

El declive de los inventarios petroleros y la suspensión de actividades en la refinería se sumaron a la incertidumbre sobre los suministros generada por la guerra de palabras entre Washington y Teherán, ha provocado un repunte en los precios del crudo en las últimas semanas. 

El presidente de EEUU Donald Trump amenazó con "borrar" partes de Irán si la república islámica ataca "cualquier cosa estadounidense", mientras que Irán dijo que las recientes sanciones de la Casa Blanca en su contra mostraban un "retraso mental". Esto generó temores de que los envíos de crudo a través del Estrecho de Ormuz -la ruta de suministro petrolero más transitada del mundo- puedan ser interrumpidos.

De hecho, justo cuando Ancap estaba a punto de cerrar compras de embarques de crudo para el segundo semestre, aprovechando que su cotización había caído por debajo de los US$ 60 por barril, un evento inesperado complicó esa opción la semana pasada, cuando dos buques petroleros sufrieron un atentados en las costas del Golfo de Omán.  

Predecir qué puede pasar con la cotización del crudo a futuro es algo bastante complejo de pronosticar, más allá de los informes que distintas agentes lanzan con periodicidad al mercado. 

En cambio, un elemento que puede jugar a favor de Ancap es cierta estabilidad del tipo de cambio en las últimas semanas, en gran parte gracias a cierta calma en los países vecinos pese al ruido electoral en Argentina, pero también a un debilitamiento del billete verde a nivel global. Esto porque el mercado está dando por descontado que la Reserva Federal (Fed) de EEUU reducirá las tasas de interés en julio. Eso debería quitarle presión alcista al dólar en términos generales, aunque es probable que la incertidumbre por el futuro político de argentino continúe alternando la volatilidad del mercado cambiario local hasta las elecciones presidenciales de octubre y el más que probable balotaje de noviembre. 

Ancap en cierta modo está parcialmente cubierto en los vaivenes del tipo de cambio por medio de una cobertura con el Banco Central (BCU). En el caso del petróleo tiene habilitado este instrumento pero no ha encontrado el momento propicio para decidirse a contratar una cobertura aún. 

Hasta mayo de 2022, el ente petrolero tiene vigente un contrato de cobertura cambiaria (forward) con el BCU para la compra de US$ 20 millones mensuales. Con ello cubre el 25% de las compras de divisas que realiza por año.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...