Opinión > COLUMNA/VALENTÍN TRUJILLO

Aquí llega la luna

Todo el mundo conoce la canción que George Harrison le dedicó al sol y a la primavera, pero pocos saben que también le compuso un tema a nuestro satélite 

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2019 a las 05:00

En 1969 y luego de un largo y solitario invierno, George Harrison compuso una de sus canciones más famosas: Here comes the sun (Aquí llega el sol). Desde el mismísimo inicio de arpegios agudos de guitarra acústica, la primavera penetra en nuestros oídos, sentimos los rayos del sol derritiendo el hielo helado,    

Para muchos beatleros, la explosión creativa de Harrison llegó un tanto tardía, porque el disco en que se integraría como una piedra preciosa Here comes the sun sería Abbey Road, último disco de la famosa banda de Liverpool. Junto con Something, otro himno eterno del álbum, las canciones de George podían disputar la preeminencia con argumentos musicales y sentimiento a cualquier otra composición del dúo Lennon/McCartney. 

La banda se separó unos meses después, en abril de 1970. Para noviembre de ese mismo año, Harrison había editado un soberbio disco triple, All things must pass (Todas las cosas deben pasar de largo), un mensaje rotundo a la disolución del cuarteto más famoso del mundo pop. 

George siguió de largo y durante la década de 1970 continuó editando discos, algunos más inspirados, otros un poco más perdidos, siempre en la búsqueda de un estilo propio a través de diversos géneros (desde el blues al negro spiritual, de la balada folk al rockabilly, de los temas abrevados en la India y en el rock más puro), y con la perenne idea de que el cuarteto en algún momento volvería a reunirse para alegría de la humanidad.   

Diez años después de Here comes the sun y luego de varios discos que apenas habían conmovido al público, el exbeatle vuelve a las canchas con un álbum que se titula discretamente George Harrison. El disco, grabado mayormente en su gigantesca mansión enjardinada de Henley-on-Thames, contiene varias canciones hermosas, entre las que destaca Here comes the moon (Aquí llega la luna), una especie de hermana musical y astronómica del tema del Abbey Road.  

Es una canción en la que predominan de nuevo las guitarras, en algunas bajadas tonales que simulan guiños a la canción anterior. En este caso, la salida de la inmensa luna sobre el paisaje nocturno y marino no implica ningún tipo de cambio de temperamento, no hay paralelismos entre la naturaleza y el estado anímico del yo lírico, sino la simple y majestuosa fuerza del satélite blanco asombrando al pequeño hombre que la contempla. 

Hermana del sol, como lo atestigua el título de la película de Franco Zeffirelli, la luna se cuela en la poética de Harrison de la forma más discreta. La cara del compositor desde la portada del disco, con abundante pelo rizado y unos bigotes que le ponen techo a la boca cerrada, tras unas ramas de follaje boscoso, también invita a la introspección. 

Quedaron bien lejos los gritos de las fans y las payasadas de los cuatro macaquitos beatlescos. Un hombre de 35 años reflexionaba sobre el amor y el sentido de la vida desde canciones profundas y de melodías calmas. 

Mi padre me habló de ese disco, editado el mismo año de mi nacimiento, tan cercano quizá a aquel bebé que daba sus primeros respiros sobre la Tierra. Capaz que ahí está la secreta conexión con mis oídos. La gente tiene particular cariño por su año de llegada al mundo. 

O no: quizá esta construcción posterior se realiza con puro trabajo ficticio. Pero, de una forma u otra, la emoción está en cada sílaba de la canción. La contracara de aquella melodía luminosa es esta versión nocturna y poderosa, que no puede dejar de reflejar la luz solar en el redondo rostro. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...