Cargando...
Elbio Rodríguez, ex "asesor honorario" de Germán Cardoso

Nacional > Comisión Investigadora

Asesor de Cardoso en el ministerio presentó a Kirma con miras a un futuro “negocio lucrativo"

Elbio Rodríguez relató que el objetivo era colocar a Kirma como proveedora de empresas vinculadas a la agencia contratada por el ministerio

Tiempo de lectura: -'

29 de octubre de 2021 a las 05:01

"No en este caso". Esa fue la respuesta que dio este jueves ante el Parlamento Elbio Rodríguez, asesor "honorario" del exministro de Turismo, Germán Cardoso, cuando desde la comisión investigadora de la Cámara de Diputados se le preguntó si había percibido dinero o si pretendía cobrar por la intermediación que realizó al haber acercado a la cartera la propuesta publicitaria de Kirma Services OU.

Rodríguez no anduvo con vueltas para admitir que fue el intermediario que acercó a la empresa de Estonia y que intermedió en su nombre ante el Ministerio de Turismo y la agencia Young and Rubicam, tal como había informado El Observador semanas atrás.

Su interés, según afirmó, era que ese vínculo con el ministerio sirviera como "carta de presentación" de Kirma ante la agencia que asesora al ministerio, y que sus resultados abrieran la puerta a realizar un "negocio lucrativo a futuro" con la voluminosa cartera de clientes de Young and Rubicam. 

"En esta no había comisiones"

La relación con Kirma y la forma en que su propuesta llegó a manos de las autoridades constituyó el eje central de las 35 preguntas que el ex asesor debió responder. 

En una larga intervención –que alcanzó altos grados de tensión cuando Rodríguez pasó factura a las acusaciones infundadas que vertieron públicamente diputados del Frente Amplio– el empresario vinculado al rubro digital confirmó que fue él quien presentó la propuesta publicitaria, debido a un vínculo anterior que mantenía con Kirma debido a su actividad privada.

Concretamente, expresó que esa empresa le había realizado trabajos para Premiosya, la casa de apuestas online con sede en Paraguay propiedad de Rodríguez, y que a su vez controla otros sitios de las mismas características. 

Basado en el buen desempeño de esa campaña, pero en un doble rol como "asesor honorario" de Cardoso y hombre de negocios, Rodríguez entendió que Kirma "sería una buena solución" para la pauta que a nivel digital debía realizar la cartera en el marco de sus actividades, y en particular para ejecutar los US$ 280 mil que el ministerio y la agencia habían acordado para publicidad de Google. 

Su primer contacto con Kirma, según relató, fue en 2019 en una feria de tecnología en Londres, a través de un empleado de nombre "Andrew". Luego pasó a hablar directamente con Giorgios Shipillis, director y accionista de la compañía.

Cuando los legisladores frenteamplistas le pidieron que aclarara si la intermediación involucraba una comisión, Rodríguez respondió que "no en este caso". 

"Con 'no en este caso' me refiero a lo siguiente: la idea, cuando acerco a Kirma a Young & Rubicam, era ajustar el presupuesto lo más que se pudiera para poder ganar al cliente. El objetivo mío como empresario y de la intermediación que hice era lograr que Kirma se convirtiera en un proveedor digital de la agencia y que, como consecuencia de convertirse en un proveedor digital de la agencia, pudiera dar servicios no solo a Turismo, sino a otros ministerios o entes del Estado, como Antel, Banco de Seguros del Estado y a las propias empresas privadas que Young & Rubicam tiene en su cartera", afirmó, según consta en la versión taquigráfica.

"Es decir, quería generar una buena impresión, una buena relación costo-beneficio para la agencia, que pudiera contrastar y, a partir de ahí, mi idea era poder generar un negocio lucrativo. En esta no había comisiones", agregó Rodríguez. 

Ante la comisión, Rodríguez se enfocó en resaltar que "el precio final" de la oferta "lo puso Young and Rubicam". Según sus declaraciones –que van en línea con lo que informó El Observador a principios de octubre en base a documentos a los que accedió– Kirma había ofertado inicialmente el cobro de US$ 31 mil mensuales por sus servicios al ministerio, pero que por indicaciones de la agencia se cambió por US$ 280 mil por todo el contrato. 

Pese a su vínculo con Cardoso, al hecho de que el ministro lo presentaba como su asesor en publicidad digital, y que trabajó junto al ex director nacional Martín Pérez Banchero con acceso a información interna de la cartera, ante los legisladores Rodríguez siempre habló de un "negocio entre privados".

Según su relato, su intermediación fue entre Kirma y Young and Rubicam, y el Ministerio de Turismo no era más que un cliente de la firma estonia. En más de una ocasión, Rodríguez remarcó que la propuesta recibió devoluciones de la agencia –por ejemplo, se ajustó el precio en función de sus criterios– y destacó que las demás compras del expediente tampoco tenían un informe de recomendación y que también se les pagó por adelantado.  

"Defendió más a Kirma que al ministerio", resumió el frenteamplista Nicolás Viera, en diálogo con El Observador.  

Rodríguez se presentó ante los legisladores como "colaborador honorario" de Cardoso, al que dijo conocer desde la adolescencia y mucho antes de que el exministro incursionara en la actividad pública. En esa calidad, apuntó, nunca percibió ningún tipo de haberes ni reintegro de gastos en el ministerio. "Todo fue honorario", remarcó. 

En ese sentido, sostuvo que no le cabe el mote de asesor. "En esto es importante destacar que yo no era asesor. Ese es un título que me puso la prensa, pero yo no era asesor del señor Germán Cardoso. Yo lo que hice fue colaborar en forma honoraria, como creo que en el momento de pandemia lo hicieron muchos ciudadanos del Uruguay en diferentes cosas", afirmó. 

Según narró, fue Cardoso quien luego de ser nombrado ministro le invitó a "acompañarlo". "Me invita a que lo acompañe y yo accedo en un carácter absoluta y totalmente honorario", argumentó Rodríguez, y añadió que su colaboración fue hasta julio de 2020 y que la oferta de Kirma se presentó en diciembre de ese año.. 

Respecto al procedimiento de contratación de Kirma, que finalmente quedó trunco por falta de pago, el empresario admitió también que fue él el que sugirió utilizar a Sarasota Global Investment, una firma con sede en Miami, como puente para que Kirma pudiera cobrar por su trabajo, ya que la Unidad de Prevención de Lavado de Activos del Banco República rechazó avalar que el dinero fuera originalmente transferido a una institución con sede en Bélgica. 

 

"Escarnio público"

Más allá de lo ocurrido con la firma de Estonia, la comparecencia de Rodríguez adquirió mayor temperatura cuando se abordó su relación con Galiza SA, una firma a la que se lo vinculó por parte de diputados del Frente Amplio, que denunciaron que había participado en el intento de adquirir la concesión del Hotel La Serena ubicado en Punta del Este.

Al respecto, señaló que fue “contratado por un grupo para que asesorara en la hipótesis de compra del Hotel Serena”, y que su trabajo sirvió como base luego para la compra por parte del empresario Mario Bonanata. 

“Tan bueno fue el trabajo que realicé que a la postre termina comprando alguien o siendo el socio mayoritario en este emprendimiento, con todo el trabajo que yo había hecho. O sea: yo le cedí a una persona que se nombra más abajo, todo el trabajo, todo ese llamado”, narró.

“A Mario Bonanata lo conozco? Sí, claro que lo conozco. ¿Tengo relación comercial? No, no la tengo. Para evitar suspicacias: no soy socio; es amigo y nada más. Sí me consta ¡claro! que están haciendo reformas. Si ustedes pasan por ahí, verán que hay un gran movimiento y, sobre todo, una gran inversión. Se nota de afuera que están haciendo me parece, por lo que vi un restorán nuevo. Están reformando todo lo que estaba feo. El lugar estaba bastante venido a menos. En su momento, habíamos hecho un cálculo, y entre los acreedores, la reforma y la puesta a punto del lugar, se precisaban US$ 4.000.000 para dejar el hotel funcionando. O sea que lo que Mario Bonanata hace es invertir US$ 4.000.000 y salvar un negocio: salvar los puestos de trabajo, generar nuevos puestos de trabajo y salvar a todos los acreedores”, explicó.

Rodríguez acusó a los diputados frenteamplistas de "someterlo al escarnio público" y "alentar información falsa" sobre su persona y su familia. 

Para fundamentar sus dichos, Rodríguez incluso pidió permiso y proyectó una serie de declaraciones del legislador opositor Eduardo Antonini, autor de la denuncia que dio origen a la comisión, y también del diputado Olmos.

Mientras se reproducía el video, Rodríguez fue apuntando lo que, según afirmó, fueron "falsedades" difundidas por los legisladores de la oposición, tanto en el caso de Kirma como en lo referido a La Serena. El empresario cuestionó a los diputados por hacerse eco de versiones "infundadas", y de haber hecho una denuncia penal "sin pruebas" y sin haber escuchado a los protagonistas. 

Viera, del Frente Amplio, dijo que Rodríguez "derrapó" con esa parte de su intervención y lo acusó de "faltarle el respeto" a sus correligionarios y de "tomarle el pelo" a la investigadora.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...