Omedia > ÚLTIMA GENERACIÓN

Asociación Española incorporó tecnología para identificar bacterias y hongos en minutos

El equipamiento de última generación permite identificar microorganismos e indicar de forma rápida el tratamiento específico

Tiempo de lectura: -'

15 de diciembre de 2018 a las 05:03

Este avance genera un impacto positivo en la calidad asistencial, ya que permite actuar directamente y de forma muy temprana sobre la patología del paciente, con un diagnóstico preciso y un tratamiento dirigido, racionalizando el uso de los antibióticos, y por tanto, reduciendo los costos aplicados a esos tratamientos. 

La Asociación Española es la única institución mutual que cuenta con este equipamiento de última generación, conocido como espectrómetro de masas MALDI-TOF para diagnóstico microbiológico, equipo en el que se invirtieron US$ 250 mil.

Clave en paciente críticos

Esta tecnología para la identificación temprana de microorganismos ha revolucionado el diagnóstico microbiológico y su utilización es clave, especialmente en pacientes críticos que se encuentran en Centros de Tratamientos Intensivos (CTI), ya que adelanta los tiempos de respuesta y orienta a un tratamiento antibiótico específico.

“Con la incorporación de esta tecnología intervenimos en la fase de identificación de la bacteria, acortando considerablemente los tiempos, aspecto fundamental a la hora de tratar pacientes graves o críticos. Lo que antes llevaba un proceso de 24 horas e implicaba una cantidad importante de pruebas manuales, hoy lo simplificamos en 3 minutos y con un sistema automatizado”, describió la Dra. Raquel Ballesté, directora Técnica del Laboratorio de Análisis Clínicos de la Asociación Española.

Resultado inmediato

El diagnóstico microbiológico incluye los siguientes pasos; primero se realiza la toma de una muestra (exudado, biopsia, orina, sangre, entre otros) que será sembrada en un medio de cultivo y permitirá, luego de 24 horas, determinar si existe desarrollo bacteriano. Si efectivamente desarrollan bacterias significa que hay una infección de este tipo.

En ese caso se procederá al siguiente paso, que consiste en identificar la bacteria en cuestión (género y especie) y posteriormente realizar un estudio de susceptibilidad antibiótica, para precisar correctamente el causante y proceder a realizar un tratamiento dirigido. En esta instancia los tiempos de análisis son de 24 a 48 horas más.

Esto quiere decir que desde la toma de la muestra hasta la detección de la bacteria y sus posibles resistencias a los antibióticos, pasa un promedio de 72 horas. Con la utilización de esta tecnología, los tiempos para dirigir un tratamiento específico al paciente se reducen dramáticamente.

“En tres minutos vamos a poder decirle al clínico cuál es el agente causal. Esa reducción de tiempos es clave. Al tener identificado el género y la especie del microorganismo, el equipo de salud ya podrá orientarse rápidamente a la realización de un tratamiento dirigido, suministrando al paciente solo ciertos antibióticos recomendados para combatir esa bacteria y no otros”, puntualizó la especialista.

Hasta el momento el método consistía en la puesta en marcha de un tratamiento empírico en el que se suministran determinados antibióticos para cubrir y combatir grandes grupos de bacterias, hasta contar con el diagnóstico, recién en 48 o 72 horas, y ahí atacar directamente el microorganismo en cuestión.  

Impactos positivos

“Ahora, con esta tecnología aplicada, el impacto en la calidad asistencial es fundamental, actuando directamente en la patología del paciente, con un tiempo de respuesta mucho menor”, remarcó la doctora. Además de lograr un tratamiento temprano y certero, la aplicación de esta tecnología tiene un impacto, también, en los costos de salud, ya que permite racionalizar el uso de antimicrobianos.

Además, el uso de antibióticos de forma indiscriminada genera la aparición de mecanismos de  resistencia,  o sea que a lo largo de los años aparecen bacterias resistentes, limitando el arsenal de antibióticos eficaces para tratar adecuadamente al paciente que lo requiere.

Por tanto, explicó la especialista, “el uso racional de antibióticos con un tratamiento dirigido hacia el agente causal tiene un impacto, a la larga también, en la disminución de la aparición de resistencias”.

Procedimientos automatizados
En la medida que se han empezado a incorporar estos equipamientos han cambiado completamente los tiempos de la microbiología. “Hace pocos años atrás, la identificación bacteriana por métodos manuales era la única herramienta para poder llegar a hacer esa identificación; hoy contamos con un equipo que lo hace en minutos”, concluyó Ballesté sobre los avances tecnológicos, hoy puestos al servicio de los socios de la Institución.
REPORTAR ERROR

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...