Cargando...

Economía y Empresas > REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Aumentar la edad de jubilación sin impacto en empleo de los jóvenes, dice el Banco Mundial

El organismo internacional buscar derribar supuestos sobre temas laborales, en el marco de la reforma de jubilaciones que está en proceso en Uruguay 

Tiempo de lectura: -'

10 de diciembre de 2020 a las 05:02

¿Contratar a adultos mayores quita puestos a los jóvenes?¿El sistema laboral está preparado para recibir o mantener a ese grupo poblacional en caso de que aumente la edad de jubilación?¿Cómo funciona la integración intergeneracional en las empresas?

Hoy en día, la mitad de la población en Uruguay puede trabajar -desde el punto de vista legal- después de la jubilación (aportando a otras cajas), y la otra mitad, no lo puede hacer. Esto es considerado un “anacronismo” del sistema de seguridad social del país, según Rodolfo Saldain, presidente de la Comisión de expertos de la reforma de la seguridad social (CESS). 

Esa situación constituye una inequidad y estimula la informalidad, dado que en la práctica muchos adultos mayores continúan igual trabajando luego de jubilados en el mercado informal, porque necesitan ingresos. 

Ante esta problemática, que en distinto grado es mundial, Gustavo Demarco, economista líder global de pensiones del Banco Mundial (BM), planteó que hay que desmitificar supuestos sociales que actúan como obstáculos a la hora de pensar sobre los sistemas de seguridad social. Señaló que en distintos países se plantea la necesidad de que las carreras laborales sean más largas y, en tal sentido, se revisa la edad de retiro, los regímenes especiales y los incentivos para desalentar las jubilaciones tempranas, entre otras aspectos.

“Hay resistencias de grupos de opinión, de grupos de interés y de sindicatos sobre alargar la carrera laboral. Es un tema sensible, no es una medida simpático”, dijo Demarco en el webinar Trabajo senior y desempleo juvenil organizado por la CESS este miércoles. 

Algo más impacta: es frecuente que las personas que siguen trabajando en edades avanzadas y lo hagan por sueldos mucho más bajos que en otras épocas productivas. Además, la longevidad es heterogénea en la población (la gente de bajos recursos puede vivir menos que el resto) y la extensión de la edad de retiro los afecta especialmente; existe un costo fiscal considerable cuando la gente se jubila en forma parcial y continúa aportando; y los veteranos más calificados tienen más posibilidades de seguir trabajando que el resto, luego de jubilarse. Todos esos temas son también espinosos y están siendo abordados por la CESS en el marco de la reforma de la seguridad social que está en proceso. 

Derribar mitos

Un argumento que pesa en la opinión pública es que el aumento de la edad de retiro puede afectar el empleo de los jóvenes, pero Demarco insistió en que eso no es así y que ese supuesto está basado en una visión fija del empleo, que no es real. El economista recurrió como fundamento a la teoría económica del crecimiento y de los factores determinantes en la demanda de puestos laborales, la cual sostiene que la cantidad de empleos no es una constante o "con cupos", dado que inciden muchos factores dinámicos en la ecuación.

Asimismo, citó estudios empíricos que muestran una relación escasa entre el problema del empleo juvenil y el empleo de las personas mayores. En otras palabras, no hay evidencia de que los grupos se desplacen entre sí en el mercado laboral.

Los estudios generalmente toman como parámetros de edad juvenil al rango entre los 15 y 24 años de edad, y de adultos mayores a las personas entre los 55 y 64.

Demarco también citó estudios sobre las tasas de empleo por grupos de edad en los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que van en esa línea al concluir que las realidades en esta materia son variadas y que, incluso, se llega a identificar una correlación positiva entre los grupos. Por ejemplo, aumenta el empleo de los mayores y al mismo tiempo el de los jóvenes; es decir, ninguno va en detrimento del otro. 

Destacó el caso de Alemania, que en el año 1972 reformó su sistema para incentivar la jubilación a los 60 años (una política de retiro temprano o anticipado) y tanto el empleo de los adultos mayores como el de los jóvenes cayeron. Estudios posteriores muestran que los dos grupos pueden mantener niveles de empleo considerablemente altos, sin que afecten mutuamente. Algo similar ocurrió con las reformas de Francia y Dinamarca.

Demarco agregó que existen otros mitos sobre el ámbito laboral que hay que echar por tierra porque “el conocimiento ayuda a los consensos”, afirmó. En ese sentido, son “falacias” los supuestos en la opinión pública de que la reducción de horas de trabajo permite crear puestos de trabajo para más personas; que el empleo femenino reduce la posibilidad de trabajo de los hombres o que los trabajadores migrantes reducen las posibilidades ocupacionales de los trabajadores locales. “Hay estudios del Banco Mundial y de otras entidades que muestran que no es así”,  aseguró. 

Las generaciones se complementan

A nivel de la microeconomía, las empresas que explícitamente utilizan grupos de trabajo de edades mixtas obtienen mayor productividad para sus trabajadores, en todo el rango etario, según el Banco Mundial. Esto se debe a que los trabajadores de distintas edades se complementan, lo que genera mejores resultados.

El organismo considera beneficioso para las empresas mantener equipos de trabajo de edades mixtas, lo que va alineado con las necesidades sociales actuales de que las personas aporten durante más tiempo al sistema previsional, teniendo en cuenta que las sociedades son más longevas y las personas son productivas en edades más avanzadas que en el pasado.

Qué hacer

Los verdaderos desafíos de la extensión de las carreras laborales, de acuerdo con Demarco, pasan por varios frentes, entre ellos, comunicar que emplear a los adultos mayores no resta empleo a los jóvenes (comprender eso es básico para que fluyan decisiones en esa materia), invertir en la reconversión o educación de trabajadores en edades avanzadas (en especial tecnológica), incentivar políticas de contratación u otras en el mercado de trabajo focalizadas en estas personas (actualmente el foco de las empresas está en el primer empleo, pero debería incluirse a otros grupos, señaló), promover innovaciones accesibles para este segmento de la población.

“El apoyo en capacitación es importante. No se le puede decir ala gente que va a trabajar cinco años más, y no hacer nada”, afirmó Demarco.

Asimismo observó que en materia educativa generalmente se hace hincapié en la educación en niños, pero existe una tendencia mundial de incorporar más en las leyes los temas sobre adultos mayores. 

Impacto de la pandemia en el sistema previsional

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que el covid-19 está incrementando la inseguridad económica de las personas de la tercera edad en América Latina y que aquellos países que cuentan con sistemas de protección social frágiles serán los más afectados, dado que no hay margen de tiempo para reaccionar. La OIT sostiene que la caída de los salarios y, por ende, de las contribuciones al sistema de la seguridad social, están disminuyendo por la crisis económica derivada de la pandemia, lo que afecta al conjunto del esquema. 
“Cuando más grande sea la pérdida de ingresos de la población y más se prolonguen en el tiempo los efectos negativos, más grande será la presión para desarrollar esquemas de ingresos básicos con algún grado de universidad”, señaló la OIT.
En comparación a otros países de la región, Uruguay tiene una régimen mejor que otros países, en el sentido de que la cobertura es del 95% de la población, según datos de la CESS. No obstante, la crisis económica también se sentirá, tarde o temprano, en el esquema previsional nacional. Según la OIT, el impacto también alcanzará a los regímenes de capitalización individual con gestión privada de los países de la región. Estas afirmaciones fueron presentadas en el informe Las pensiones y la seguridad de las personas mayores en América Latina ante un futuro cada vez más incierto de la OIT.

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...