22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
23 de mayo 2022 - 5:30hs

Por María Noel Durán y Bernardo Lapasta 

En Uruguay, los consumidores se muestran cada vez más atraídos por los automóviles del segmento prémium, como BMW, Audi o Mercedes Benz, pero el contexto económico mundial  signado por la inflación que trajo la pandemia por covid-19, agravada por la crisis de los contenedores y la invasión rusa a Ucrania le puso un freno al entusiasmo local.  

“Estamos viviendo momentos de stock sumamente críticos”, explicó Luis Pascual, gerente Comercial de Magna Motors, representante de BMW en Uruguay. Esta coyuntura se contrapone a una “estrategia agresiva” adoptada por Magna que, en 2021, decidió profundizar su presencia de automóviles prémium en Uruguay a través de un stock en el país, cuando antes se comercializaban por encargue. 

“Y el mercado nos sorprendió” con su demanda por estas unidades de calidad en comparación con las líneas convencionales de autos, aseveró el ejecutivo en diálogo con Café & Negocios

Esta realidad no se circunscribe solo a la marca BMW en Uruguay.

En este sentido, el empresario Julio César Lestido, cuya empresa es representante exclusiva de la marca alemana Audi en Uruguay, señaló que una vez que  el mercado “se abrió”, en 1992, se acostumbraron “a ver cada vez más modelos de alta gama” que llegaban desde el exterior.

El éxito en la venta de marcas prémium en Uruguay durante los últimos años ha provocado que en la actualidad casi todos los agentes de venta tengan “una oferta muy amplia y variada de productos de alta gama”, apuntó Lestido.

"En Uruguay ha aumentado la compra de vehículos de alta gama, sobre todo desde que comenzó la pandemia, porque mucha gente que se solía ir de viaje y no pudo (por el cierre de fronteras) y aprovechó ese dinero ahorrado para cambiar su automóvil", explicó, por su parte, Leonardo Cavanna, encargado de Producto y Planificación de Autolíder (representante de la marca Mercedes Benz para Uruguay). 

De hecho, durante el primer trimestre de 2022 se concretaron 256 ventas de unidades prémium frente a las 247 ventas en el mismo período del año pasado, según dijo Ignacio Paz, gerente de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), a Café & Negocios. Esto significó un incremento de casi un 4% en la demanda de automóviles en el país. Todo indica que “este es un buen momento” para el nicho prémium de la industria automovilística, apuntó Paz.

En esta línea, en ACAU se espera que para el resto del año se sostenga el comportamiento de venta de los primeros meses, es decir, que se dé un crecimiento anual de 4% o 5% respecto del 2021. “El año pasado estuvo en 1.155 unidades de este segmento y esperamos que para este año ese número pase los 1.200”, especificó Paz. También explicó que es importante el desempeño de las ventas en los últimos meses, dado que  “siempre el último período del año es más demandante que el primero”. 

Inés Guimaraens 256 autos de alta gama se vendieron en Uruguay, durante el primer trimestre de este año, según las cifras de ACAU.

Las cifras del sector

En lo que va del cuatrimestre (de enero a abril de 2022) hubo un crecimiento de poco más del 3% respecto al año anterior en cuanto a las ventas de automóviles en el país. Esto incluye a todos los rubros: automóviles, utilitarios, camiones y ómnibus. En lo que va de este año se comercializaron 17.340 unidades, mientras que en el mismo período del año pasado esta cifra fue de 16.614. 

Estos datos proyectan que el 2022 continuará por la senda del 2021, año que rompió con la racha de la baja en las unidades vendidas en los últimos años.

“El comportamiento no fue parejo si lo consideramos por mes, en los primeros dos meses del año hubo una caída respecto a los mismos meses del año pasado que se regularizó a partir de marzo, dado que este fue un mes excepcional en ventas”, explicó Paz. 

El mes de abril de 2022 superó también el de 2021, pero en menor medida. “El gran cambio se dio en marzo, cuando se vendieron 1.000 unidades más que en el mismo mes del año pasado”, apuntó Paz. En marzo de 2021 se vendieron 4.893 unidades frente a las 5.983 del mismo mes de 2022.

Efecto “tapón”

Para Paz, la baja venta que se vio en enero y febrero de este año obedece a las complicaciones en la industria automotriz, que se arrastran desde 2021. 

Esta situación es producto, sobre todo, de dos factores: la demora en los fletes, consecuencia de la parálisis fabril y logística en los últimos años tras las medidas impulsadas por los diferentes países para no propagar el coronavirus, y las complicaciones en la producción de chips. Estos artículos son centrales para la industria automotriz, ya que se utilizan para distribuir la electricidad en el panel del vehículo y lo hacen funcionar. 

Tanto Pascual como Lestido validaron la explicación del gerente de ACAU. “Ya durante el año pasado la situación de abastecimiento no era buena, pero ahora estamos mucho peor”, explicó el ejecutivo de BMW.

Para Lestido, en tanto, “el mundo se vio convulsionado por la pandemia y esta detuvo la producción de fábricas;  cuando la demanda empezó a funcionar, la oferta venia corriendo de atrás”.

La coyuntura a la que se enfrenta el mundo provocó la suba de precios a raíz de la demora en la importación de los autos, que, en general, llegan de Europa. “El precio de un flete por el Pacífico subió casi cinco veces. Un contenedor que cruzaba el océano desde China para América Latina antes valía US$ 3.000 y ahora ha llegado a superar los US$ 15 mil”, detalló Pascual. 

A la suba de costos hay que sumarle la demora a la que se somete al comprador que decide comprar un auto prémium en Uruguay: “En promedio, la demora va de 120 a 180 días, aunque depende del modelo y del lugar de procedencia”, señaló Lestido. 

"Se constata una demora en la importación de automóviles prémium y una falta de disponibilidad de unidades", confirmó Cavanna e indicó que, a la hora de comprar un Mercedes Benz, si el vehículo no está en stock el tiempo de espera suele ser de hasta cuatro meses. En su caso, los automóviles se importan desde Alemania, Estados Unidos y México, principalmente.

Todas las partes coincidieron en  que las dificultades explicadas previamente, que afectan a la industria automotriz, funcionan como un cepo a al crecimiento del nicho prémium que se está viendo en Uruguay. 

En este orden, Paz explicó: “Lo que sucede acá es que el suministro tiene un tapón. Si el mercado no enfrentara estos problemas, estaríamos frente a un muy buen momento  de este segmento”. 

Aunque para las tres empresas del sector consultadas es incierto cuándo se solucionaran los problemas de stock. Todos ver un horizonte más claro de cara a 2023. "A principios del año que viene ya tendríamos que vislumbrar una solución a esta situación" porque "es notorio el interés por parte de los clientes que viven aquí por estos productos prémium, cuyo desarrollo no puede aumentar debido a las complicaciones" en el abastecimiento, concluyó Cavanna. 

Inés Guimaraens 1.150 unidades prémium se vendieron durante el año pasado en el mercado uruguayo, a pesar de las dificultades de la producción en la industria

Darse el gusto

Según Pascual, “la pandemia educó a muchos uruguayos a no postergar ciertos consumos que quizá antes se planificaban por más tiempo”.

El ejecutivo explicó que, en la actualidad, la sensación térmica se expresa con la siguiente frase: “los gustos me lo quiero dar cuando me los puedo dar y no planificar tanto” y añadió: “En ese sentido creo que sí hubo una incidencia más fuerte de la pandemia hacia ciertos consumos de lujo que nos ha hecho reflexionar”. 

Para los tres empresarios es notorio el crecimiento del público que apunta al nicho de alta gama en Uruguay. Esto, además de estar vinculado al efecto del covid-19,  se explica por la llegada de personas de alto poder adquisitivo que se han afincado en el país en los últimos tiempos.

Según Cavanna, se ha visto un mayor porcentaje de extranjeros adquiriendo vehículos de alta gama, sobre todo de argentinos. Pascual coincidió con esta visión, pero hizo la salvedad de que el grueso de sus clientes son uruguayos y que la venta de extranjeros aún no es tan relevante como para mover la aguja del sector.

Al momento de darse el gusto y adquirir un auto premium tanto uruguayos como extranjeros aprovechan el hecho de encargar su vehículo para personalizarlo.

"BMW es muy personalizable", aseguró Pascual y destacó que los exigentes clientes de la marca agregan insumos electrónicos o modifican la pintura a su gusto lo que resulta en un auto único en su tipo. 

Lo mismo sucede en Audi y en Mercedes Benz. "En este último tiempo, se ha acentuado la tendencia por parte de los clientes para personalizar las unidades, por ejemplo, intervenir los vehículos en su pintura", apuntó Cavanna. 

"La situación de abastecimiento de autos prémium es mucho peor este año que en 2021”
Luis Pascual, gerente comercial de Magna Motors.

La decisión de compra no se perjudica

Según explicó el empresario uruguayo Julio César Lestido –importador de Audi para Uruguay–, a pesar de la crisis e incertidumbre que afronta el mundo, “esto no afecta la decisión de compra de la gente. Las ventas no se caen porque los clientes están informados y atentos a todo lo que pasa”.

Julio César Lestido SA vende entre 270 y 320 unidades de la marca por año. “En 2022, en particular, es complejo, porque evidentemente hay problemas de suministro o de componentes para el armado de los autos”, señaló. 

Por otro lado, el empresario confirmó que las ventas “vienen aumentando”, al igual que el interés por el auto eléctrico, aunque esto, aún, no se traduce necesariamente en ventas. El año pasado, esta empresa colocó 500 autos eléctricos en el mercado uruguayo. 

"La resolución tardará más de lo esperado", opinó Ignacio Paz, gerente general de ACAU
El comportamiento de la demanda es sostenido y es buena en el país, aunque se confirma una dificultad en el suministro de vehículos por el problema mundial en la producción de chips y la demora en los fletes marítimos. 
Se esperaba regularizarlo para la segunda mitad de este año, pero, debido a la incertidumbre que se vive en el mundo, tal vez la solución llegue, según el escenario planteado en el día de hoy, para el primer trimestre del año próximo.
La marca que haya obtenido más stock es la que mejor se para frente a la inestabilidad que se vive. 

La submarca M que se desarrolla con éxito en Uruguay

El año pasado se lanzó la línea M, una submarca dentro de BMW, cuyos autos apuntan a un target de clientes exclusivos. “Nos vimos sorprendidos con la demanda, incluso, dejamos acá algunas unidades que no estaba previsto que se vendieran en el país”, señaló Pascual.

“Registramos cifras históricamente altas”, señaló el gerente en cuanto a las ventas de automóviles de alta gama que se concretaron durante el año pasado.  Además, “el 2021, fue un año de clara recuperación de la industria prémium con respecto, por lo menos, a los tres años anteriores”, agregó el ejecutivo de Magna Motors, que además adelantó: “Vamos a estar complicados con el abastecimiento hasta fin de este año”.

Inés Guimaraens Más de 1.200 automóviles de alta gama se espera colocar para este año, según los datos de ACAU

Datos clave 

Al alza
El nicho de alta gama en el mercado de automóviles se viene desarrollando y en este momento presenta buenas proyecciones, según actores del rubro.  

La crisis de los contenedores
Las demoras en los fletes marítimos están entre los principales factores por los que este sector no puede evolucionar aún más en Uruguay.  

Escasez
La producción de los circuitos que transportan la energía y permiten el funcionamiento  de los automóviles mermó por la alta demanda de otras industrias de los mismos productos. Este es otro de los factores medulares que complican a la industria.

Temas:

Autos Member Café y Negocios

Seguí leyendo

Te Puede Interesar