Fútbol > ENTREVISTA

Bordaberry: el pedido de Godín y Lugano, y las intimaciones de Tenfield

Descubrió el mundo del fútbol, se encontró con que la palabra no vale, que tuvo más exposición pública y mediática que en la política, candidateó al capitán de la selección para presidir la AUF, y dijo que Tenfield lo intimó personalmente dos veces

Tiempo de lectura: -'

10 de mayo de 2019 a las 05:02

Después de ocho meses de gestión en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Pedro Bordaberry cumplió la tarea encomendada por FIFA: aprobó el nuevo estatuto y llamó a elecciones. En medio de ese camino descubrió el mundo del fútbol, negoció, confiesa que no cerró ninguna puerta, no respondió agravios, recibió dos intimaciones personales de Tenfield, dijo que descubrió en los jugadores valor agregado. Aseguró que le firmaría contrato al frente de la selección hasta que Tabárez quiera, que le hubiera gustado quedarse en la presidencia; sugirió la opción de que Godín sea presidente de la AUF y a las nuevas autoridades les propondrá trasladar la sede de la Asociación al Estadio Centenario. 

El miércoles finalizó su tarea en las oficinas de la AUF, aunque todavía debe presentar informes. El jueves de mañana, un bar en Pocitos fue el lugar de encuentro para una charla en profundidad con Referí para analizar todos los temas y hacer públicas situaciones que hasta el momento había mantenido en reserva.

Está preparando los informes de transición que debe presentar al nuevo ejecutivo y un informe final para FIFA y Conmebol sobre el trabajo que desarrolló junto a Andrés Scotti y Armando Castaingdebat en la Comisión Normalizadora. “Es un resumen de lo que hicimos en estos meses. Además, en el informe de transición estará la visión que tenemos sobre todos los temas, por ejemplo el de los derechos de televisión”.

¿Qué visión tiene al respecto?

Entiendo que la AUF tiene la posibilidad de obtener más dinero por esos derechos. Esa decisión la deben tomar las nuevas autoridades, que deberán optar entre el modelo tradicional de negociar mediante llamados, vendiendo y cediendo derechos televisivos y comerciales, o tomar la opción de generar un sistema mixto, que implica que los derechos hacia afuera no los vas a negociar vos, pero los del mercado interno se podrían desarrollar a través de un modelo alternativo como la AUFTV.

Eso lo deja planteado a Ignacio Alonso. Si hubiese seguido, ¿era el camino?

Es un camino que hay que considerar sí o sí. Luego decidirán quienes están al frente de la AUF si es el apropiado o no. En este aspecto ya hay algunos avances en toda la parte dura, porque hay un estudio de qué es lo que se necesita para desarrollar la AUFTV y quiénes son los posibles proveedores en plaza, pero la AUF debe ver la parte comercial, financiera y el negocio en sí.  Además tenés que tener una línea periodística, un gerente de producción, tenés que producir muchas horas. También en el informe va a quedar planteado que hay que terminar negociaciones por el Charrúa, Cafo.

¿Qué quedó pendiente con Cafo?

Hace 13 o 14 años, en el balance de la AUF, hay una observación del auditor en la que Cafo dice que la AUF le debe dinero y la AUF dice que no debe. El problema es que ni Cafo lo exige ni la AUF lo paga. En ese tema trabajo mucho Armando y el problema es que Cafo tiene tres miembros de la AUF y dos de la Intendencia, que son los que toman las decisiones, y que cuando a Cafo le falta dinero, la que le asiste es la AUF. Lo que vamos a dejar planteado es que, en medio de todo esto, la AUF se debería plantear una mudanza de sede. ¿A dónde? Al Estadio Centenario.

¡Al Estadio Centenario!

Sí, porque la AUF le pasa mucho dinero por año al Estadio, que cada vez tiene menos uso. Además, el edificio de la Asociación no es funcional en su organización y en el estacionamiento. De todas formas esto lo dejaremos planteado como sugerencia. Hay fondos de FIFA, que ayuda a las asociaciones en esas obras.

¿Con el Charrúa qué quedó pendiente?

El fútbol puso US$ 2.500.000 para el Mundial de 2018 para el piso y las luces del Charrúa. Si vos ponés es dinero en algo deberías tener una contrapartida de mayor uso, ¿verdad? Con esto no quiero decir que sea culpa del rugby, este es un tema de la AUF que tiene que empezar a hacer sus cosas allí.

¿Cuál es el acuerdo de la AUF con el Charrúa?

Tiene un contrato de uso, en una cantidad de fechas por año, pero después de haber puesto todo ese dinero, US$ 2.500.000, debería plantearse mucho más. Intentamos empezar a aprovechar ese acuerdo, y el fútbol femenino ya empezó a fijar fechas de campeonatos, pero deberían tener más uso las luces para entrenamientos, por ejemplo. Las nuevas autoridades deberán sentarse a negociarlo. Esta es otra parte de la transición que se viene, y trabajamos en eso para presentarlo en el informe.

¿De dónde sacó US$ 2.500.000?

Fue dinero que la AUF recibió de FIFA y de la Secretaría Nacional de Deporte para el Mundial del año pasado, pero es todo dinero que entró a la AUF y que se volcó para el Charrúa.

Ahora que está afuera, sinceramente, ¿tenía ganas de seguir como presidente?

No te voy a decir que no tenía gana de seguir. A mí me gustan los desafíos de hacer cosas, y en el fútbol hay mucho para hacer. Obviamente, en siete meses no podías hacerlo, cuando la tarea asignada era el estatuto y llamar a elecciones. El momento de hacer empezó en los últimos tres meses y en ese tiempo no hubo margen para mucho. Me gusta hacer, y me sucedió cuando estaba en el Ministerio de Turismo que sentí que hacía. Ahora estoy en el Parlamento y siento que no hago. En este caso, en la AUF, vi la posibilidad de hacer. Y el miércoles lo contemplaba, cuando saqué la foto para subir a Twitter, que quedó un buen comité ejecutivo para hacer cosas buenas.

Quedó balanceado. Hay gente de primera, muy preparada y que conoce el ambiente del fútbol. Desde Nacho (Alonso), economista y hombre de fútbol; Colacho Moreno, es un abogado de mucho peso, es el abogado que no querés tener enfrente; Gastón (Tealdi) aporta mucha experiencia con otro perfil de abogado; Andrea (Lanfranco) conoce el funcionamiento interno y el de Conmebol y FIFA porque trabajó en eso; con Matías (Pérez) tuve sintonía desde el primer día porque de pronto en una negociación gremial te encontrás con una persona que te pide todo y es intransigente, sin embargo él reclamaba sensatamente y sabía los caminos por dónde ir; Sosa va a aportar la visión del fútbol del interior, y Casales conoce muchísimo el tema clubes profesionales desde adentro, lo que se transforma en un tema vital. Considero que quedó un ejecutivo para hacer muchas cosas.

¡Qué buena oportunidad tiene el fútbol con este Ejecutivo! Es un equipo balanceado, gente con mucha experiencia, gente con conocimiento jurídico, económico y gente del corazón del fútbol.

¿Tienen una oportunidad histórica de dar un paso grande?
Ponerle un título de esas características es agregarle presión. Entiendo que es un muy buen equipo para trabajar. Después será como todo equipo, que puede tener grandes jugadores pero si cada uno tira para su lado y no se la pasan, no funciona.

Decía que en todos los lugares en los que puede hacer le gusta estar, ¿deduzco, aunque no lo dice, que le hubiera gustado quedarse en la AUF?

No te voy a dar el título.

Pero, lo puedo deducir.

Obviamente que me hubiera gustado estar, pero las circunstancias no me lo permitían.

¿Se movió ante FIFA para encontrar una opción que le permitiera seguir?

Ahora te voy a contar cómo fue: de entrada dije que no iba a seguir y lo expresé públicamente, pero un día recibí un llamado de algunas personas que me movieron el piso.

¿De Uruguay?

No, de España, de uno que acaba de irse a Inter (Godín), que me dijo: ‘A nosotros nos parece muy bueno que tú seas el candidato’. Después, otro que vive en San Pablo (Lugano), me dijo algo parecido. Obviamente que te llamen esos referentes, te mueve, y aunque tengas decidida una respuesta negativa en este caso, te lleva a replantearte el tema. En ese momento busqué una salida fácil y dije: ‘FIFA jurídicamente no me lo permite’. Era una buena respuesta, pero igual hice la consulta y me dijeron que podía postularme a presidente si no era parte de la comisión electoral. Ergo, jurídicamente si no era parte de la comisión electoral podría haber sido (ese plazo venció el 28 de febrero y pudo renunciar para postularse a presidente), pero ahí pesó la palabra y debido a que públicamente había dicho que no iba a ser candidato, no podía cambiar.

Si cambiaba, ¿entiende que volvía a transitar el viejo camino de la AUF?

En la política y en la vida me han dicho de todo, pero nunca me dijeron que no cumplo la palabra. Siempre la cumplo y, además, en este caso particular, hubo un momento que me marcó especialmente. Íbamos para afuera, para Durazno, conversando con mi Vieja, de 89 años, cuando me dijo: ‘¿Qué es eso que quieren que te quedes en el fútbol? ¿Vos dijiste que no ibas a seguir? No está bien’. Ya está. Si mi vieja que no es futbolera entendió el tema, estaba claro. En ese momento le dije que no iba a seguir, y estaba decidido que no seguía como había expresado el primer día.

El fútbol visto desde adentro está muy polarizado, que lo hayan apoyado los jugadores era estar parado de un lado. ¿De un lado lo querían y del otro no?

El primer día que llegamos, y lo recordábamos la semana pasada con Andrés, vinieron los de FIFA y Conmebol, nos pusieron en los cargos y nos quedamos él y yo mano a mano. Solos. Solitos, porque Armando Castaingdebat estaba de viaje en ese momento. ¿Qué hacemos? Andrés me miró y le dije: ‘Esto es espalda con espalda’. Y arrancamos. Teníamos enfrente, legítimamente, a mucha gente. Por esa razón, lo que hicimos en todo momento fue dejar abiertos los caminos del diálogo. En todo momento. Y no respondimos cuando nos decían cualquier disparate.

¿A los dirigentes?

Dirigentes, algún periodista. Pero hubo dirigentes que públicamente nos dijeron cosas muy feas.

¿Se lo dijeron a la cara?

Lo que destaco de lo que nos dijeron cara a cara fue que no estaban de acuerdo con que estuviéramos en el lugar en que nos encontrábamos, pero que estaban dispuestos a conversar. Eso es lo que más valor. Hubo mucha gente que en el mano a mano era una cosa y luego veías los agravios personales, en los medios, de dirigentes y periodistas que eran duros. Los publicaban ustedes en El Observador.

¿Los encaraba?

No. Tenés que tener en cuenta lo que querés. Si te detenés a pelearte en esas cosas personales entrás en el juego del otro y te apartás de tu camino.

Siempre digo lo mismo: relajame que no te voy a contestar aunque por dentro tenga unas ganas bárbaras de hacerlo, por eso dejamos los caminos del diálogo abierto, aún con los más duros. Así fuimos convenciendo a la gente. Creo que ahí estuvo la clave. Convencer uno a uno. A algunos no los convencimos.

Desde el primer día usted planteó públicamente un discurso que chocaba contra la estructura que estaba en la AUF, cuando dijo que el fútbol necesita negociar la TV de una forma diferente a como lo venía haciendo.

Esa es tu visión. Lo que plantee fue lo que creía que el fútbol necesitaba. A mí me decían: ‘Vos estás contra Tenfield’. Yo no estoy ni nunca estuve contra Tenfield. No tengo nada a favor ni en contra. Estoy y estaba a favor de la Asociación. En este caso, Tenfield tiene un contrato con la AUF, como empresa, muy favorable a sus intereses, que no es ni más ni menos que lo que haría cualquier empresario que es ganar dinero con su empresa. De eso se trata el mundo de los negocios. El asunto es cómo me paro yo frente a esto: debo hacer es que en este caso la AUF gane más. Sin embargo, algunos lo interpretaron como que estaba en contra.

Ese discurso sonaba en la línea del que promovían los jugadores.

Mirá lo que te voy a decir: lo mejor que encontré en el fútbol fueron los jugadores y entrenadores, también los árbitros, pero e especial los jugadores de la selección que son los que entienden cómo funciona el fútbol hoy, y no porque sean mejores o peores en Uruguay, sino porque lo viven desde adentro. Diego Forlán sabe más de cómo funciona hoy el fútbol en el mundo que la mayoría de los dirigentes del fútbol uruguayo, porque jugó en Manchester que desde el punto de vista empresarial es uno de los grandes del mundo.

Diego Godín es un cerebro, además de lo que juega en la cancha. Siempre está dos o tres jugadas adelante en estos temas de organización; está en Atlético Madrid, es el capitán y cuando va a negociar sus contratos lleva a los mejores abogados de España. No es que gana plata y se la da a un amigo para que se la maneje.

Diego Lugano, que con esa personalidad avasallante que es espectacular, está en San Pablo. ¿El Maestro Tabárez qué hizo antes de armar el Complejo Celeste? Entrenó en Italia, Argentina, vio cómo funcionaba el mundo y estableció cuál era el camino a partir de ese recorrido y experiencia. ¿Quién sabe más de fútbol Tabárez, Godín o yo? ¡Ellos saben más de fútbol!

Está bien, pero usted en este caso, como dirigente, debería ser el administrador.

Hay lógicas empresariales que se aplican a todas las actividades. El análisis financiero, la estrategia comercial y hay particularidades de cada actividad. El fútbol es una de las principales actividades empresariales en el mundo del entretenimiento. Ellos conocen el negocio del fútbol por dentro. Me pregunto: dentro de tres años se le acaba el último contrato a Godín en Italia, ¿qué mejor presidente de la AUF que Diego (Godín)?

¿Le parece que Godín puede ser el presidente en tres años?

No tengo dudas. El éxito del Complejo de la AUF surge de la cabeza del Maestro. Soy uno de los tantos que me enojaba cuando no hacía un cambio, o no jugaba como me podía gustar. Ahora que lo conocí por dentro, solo te digo una cosa: que Tabárez se quede toda la vida. Hay que decirle: ‘Te firmo el contrato y te quedás hasta cuando quieras’, porque es mucho más que el entrenador de la selección. Es el creador de algo muy exitoso. De jugadores que terminan creciendo en todos los aspectos: deportivos y humanos.

¿Sabés qué es lo que le sucede a mucha gente del fútbol uruguayo que aún no se dio cuenta? Que el mundo cambió. Hay mucha gente en el fútbol y en los negocios cercanos al fútbol, que creen que todavía estamos en la época de Leoz, Havelange, en la que podemos ver cómo arreglamos. Sin embargo, hoy estamos en el mundo de la transparencia en el fútbol y en todas las actividades.

El fútbol de aquellos dirigentes que tenían boliche o que eran cancheros, piolas, y conseguían las cosas, ya se terminó. Esto es un negocio empresarial. Y es transparente. Si me preguntás cuál es el gran aporte que le dejo a la AUF, te respondería que dejó un Oficial de Cumplimiento y Prevención de Lavado de Activos. Hay una oficial que está por encima del propio comité ejecutivo. Funciona en forma independiente, como sucede en los bancos. Trabajamos mucho en eso. Por ejemplo, hace un mes hicimos una jornada de capacitación para los clubes sobre la prevención con la Oficial de Cumplimiento y un estudio de abogados y fueron 22 de los 28 clubes profesionales. Eso es lo que ya está en el mundo y hay gente que no se dio cuenta que eso llegó para quedarse, y no se dan cuenta que la lógica del fútbol ya no es la de antes. Muchos no hicieron un clic, aún. El concepto es bien claro: el club de fútbol pasó a ser una empresa que tiene que tener presupuesto, financiación. Si alguien quiere poner dinero, lo podrá hacer pero por los caminos legales, y si alguien quiere ganar dinero, también lo debe hacer por los caminos legales. Y ya se acabó aquello de que como este es amigo le voy a dar los derechos sobre esto o lo otro. Estamos en la época en la que el fútbol debe hacer llamados públicos.

En este tiempo tuvo mucha exposición pública y habló mucho. ¿Más que en la política?

¡Como nunca! Es impresionante la exposición que tenés por la calle. Desde el primer día la gente me decía: ‘Tenés que limpiar el fútbol’. Todos te lo decían. La gente le presta más atención al fútbol que a cualquier otra actividad en Uruguay.

¿Más que la política?

Sin dudas. Está estudiado: la política tiene al 10% o 15% de los uruguayos que está enfocado en ese tema, pero al resto, a ese 85% o 90% solo le interesa cuando va a votar. El fútbol mantiene pendiente al 100% de los uruguayos.

Decía que en el fútbol vio cosas que no vivió en la política.

Expresé eso, es cierto. Porque hay una lógica distinta. En el fútbol podés dar una opinión y a los 10 minutos, después que te comprometiste a algo, y no está mal visto. ¿Cómo es posible que en un momento me decís algo y al rato lo cambiás, después de haber asumido un compromiso? En otras actividades, cualquiera que proceda de esa forma queda señalado y dejado de lado.

Te voy a poner un ejemplo para que lo comprendas cabalmente, porque lo vivimos en carne propia. Cuando estábamos finalizado el estatuto (en noviembre de 2018) llegué a un acuerdo para el cual necesitábamos 13 votos. Y estaban los 13, pero conociendo cómo cambiaban la opinión los dirigentes en el fútbol hice un ejercicio: les pedí a los 13 que firmaran. ¿Sabés cuántos firmaron? Siete. Los otros seis me decían que estaban de acuerdo y que lo llevara a la asamblea que lo votaban, pero que en ese momento no lo iban a firmar.

Entonces te preguntás: Si están de acuerdo, ¿por qué no firman? Eso solo pasa en el fútbol, no en otra actividad.

¿En algún momento pasó mal en el fútbol?

Algunas cosas que me dijeron en la política me las dijeron en el fútbol. Aprendí en la vida que cuando toman ese camino es porque tengo razón y ellos no tienen argumento, entonces utilizan el agravio para menoscabar, porque no te rebaten con propuestas. Siempre decía en broma, en la política: cuando los de enfrente me dicen ‘Pedro’ es porque estoy haciendo lo que quieren, cuando me dicen ‘Bordaberry’ está en un punto neutral y cuando me dicen ‘hijo del dictador’ me estoy transformando en un problema para ellos. Y son los mismos que cambian la forma en que me llaman.

¿En algún momento recibió alguna llamada incómoda o algún mensaje que no le gustara?

Sí, dos intimaciones personales de la empresa Tenfield a los tres, a Armando, Andrés y a mi. Una bajo apercibimiento de acciones penales. Ese no es el camino, pero lo hicieron. En la primera no hicimos nada. Eso fue lo que le sugerí a Armando y Andrés, como abogado, no hacer. La segunda se la contestamos, porque no era la forma. Fue una intimación sin una llamada previa.

¿Cuáles fueron las intimaciones, porque nunca habló del tema?

Es cierto, nunca lo hicimos público. En la primera fue cuando hicimos el llamado de derechos de TV para el amistoso ante México, cuando pagaron US$ 5.000. Luego hicimos un llamado para Corea y Japón y nos ofrecieron US$ 5.000 por partido. En ese momento dijimos: por ese dinero se lo damos gratis a TNU o a cualquier tercero. Fue entonces cuando recibimos una intimación que de que debíamos asignarle el partido a ellos bajo apercibimiento de acciones civiles y penales. Nosotros no teníamos ninguna responsabilidad. Andrés quería ir para adelante y le dije, por mi experiencia como abogado: ‘No hay que pelearse por US$ 5.000’. Lo que debemos hacer es un pliego más completo para el siguiente llamado y recaudamos US$ 52.000 por dos partidos. En ese momento entró TV Ciudad. La segunda intimación no fue bajo acción penal. Había una cláusula que la AUF no garantiza el derecho de imagen y nos pedían a nosotros personalmente que garantizáramos el derecho de imagen y nos intimaron. En ese momento fuimos a ver un abogado afuera de la AUF, estudió el caso, le contestamos la intimación y los intimamos. Porque el problema acá no se trató de que realizaron intimaciones a la AUF sino que lo hicieron a nivel personal, a nosotros. Todo esto hace que el que está en el fútbol de buena fe, se desgasta y se va. Salvo que tenga carácter.

Si le piden que mira hacia atrás y que resuma estos ocho meses en la AUF, diría…

Que de entrada era un desafío complicadísimo. Ahora que lo ves resuelto, parece que fue fácil, pero no resultó así. Cuando llegamos, llevábamos seis años intentando solucionarlo y no avanzaban.

Cuando veo el camino que recorrimos, como abogado profesional te digo: fue muy bueno resolverlo. Y la sensación que me queda es que hay una gran oportunidad y una cantidad de cosas que espero que se puedan hacer.

Es lo mismo que me sucedió en el Ministerio de Turismo en el 2000. Nos pusimos a trabajar, hicimos, y luego lo continuaron Lescano y Kechichian. Ayer, después que culminamos nuestro trabajo, recibí muchos mensajes muy lindos de agradecimiento, de FIFA, Conmebol, de la Mutual, los funcionarios de la AUF, árbitros.

¿Le gustaría seguir en el fútbol de alguna forma?

Hay etapas que se cumplen y una etapa que se cumple es otra que se abre. Luego veremos. Lo importante era cerrar esta etapa con otras autoridades ocupando el lugar y tomando decisiones. Así es el sistema. Me pase en el Partido Colorado cuando veo la interna y escucho a uno deciendo algo y me dan ganas de meterme pero me digo: ‘Pará, pará, no te toca’.

¿Va a hacer campaña para volver a la AUF en 2022?

¿Dónde vamos a estar en 2022? Ni idea. Lo que me parece bueno es que se abre una nueva etapa y a algún lugar vamos a ir.

¿A la comisión que estudiará los contratos de televisión?

No sé.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...