Nacional > Cerro Largo

Botana: ataque a local del Partido Nacional fue venganza contra dirigente por "una guampita"

El intendente dijo que hacer humor sobre la violencia de género es una manera de combatir el problema 

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2018 a las 11:37

El intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, dijo que el ataque con pintura que sufrió un local de la Lista 40 del Partido Nacional en Montevideo se debió a una venganza personal contra el dirigente Diego Vergara, quien en su opinión debió “haber andado melando la colmena de alguno”, y agradeció luego que el agresor no haya salido a “cometer femicidio o machicidio”.

Las declaraciones las hizo al Canal 12 de Melo, cuando fue consultado por el atentado contra la sede ubicada en Fernández Crespo y Madrid, en la Aguada. El cartel de la fachada, según puede verse en la fotografía publicada por la diputada Gloria Rodríguez, quedó tapado en su extremo superior derecho por manchas de pintura negra.

Entre frase y frase, Botana sonreía, y luego de referirse a que “por suerte el muchacho tiró una bomba de alquitrán”  en lugar de cometer “femicidio o machicidio, que podría haber cometido también”, se rió y agregó: “Vamos a dejarla por ahí”.

Lea también: Sergio Botana, el caudillo de la frontera

Consultado por El Observador, el dirigente de la lista 40 y senador suplente Sebastián Da Silva dijo: "Lo tomamos como de quien viene". Además, puntualizó que el ataque contra el local de Mariana Ubillos y Daniel Cestau, mientras que Diego Vergara pertenece a la lista 40 de Cerro Largo.

En diálogo con El Observador, el intendente ratificó sus afirmaciones y explicó su punto. “Yo creo que este tipo de convivencia en la política no debe existir y una persona tiene que estar muy alterada por alguna razón como para cometer una atrocidad como esa”. “Solo alguien que esté en una situación como la que mencioné –agregó– puede salir a vengarse contra una sede partidaria”

En la nota televisiva, cuando el periodista le solicitó que hiciera una lectura “más allá” de lo que estaba afirmando, Botana insistió: “Esto es (de) alguno que sintió alguna guampita y se salió a vengar”.

Consultado sobre si estaba hablando en humor, Botana lamentó que “no se pueda hablar con segunda (intención) en este país”, y se refirió además que con sus palabras cree que da un ejemplo para combatir la violencia de género: “Nadie de los que me critican se puso a mirar que dándole importancia a este tipo de cosas es como después se repiten. A este tipo de personas hay que ridiculizarlas y ubicarlas en el lugar que se merecen”, dijo.

Comentarios