Selección > HISTORIAS

Bueno y una vida al ritmo de vértigo del fútbol entre Peñarol, La Masía, Messi y Suárez

En un abrir y cerrar de ojos Santiago pasó de tomarse el ómnibus que lo llevaba a entrenar en Peñarol a compartir un mate en living de la casa de Suárez, marcar a Lionel Messi y saludar a la distancia a Neymar

Tiempo de lectura: -'

12 de enero de 2020 a las 05:02

La mamá de Santiago Bueno tenía bien estudiadas las instrucciones. De mañana, mientras su hijo estudiaba, ella debía preparar la comida para el almuerzo. A la hora señalada se subía el auto y pasaba a buscar a su hijo por el Colegio Santa Rita. En el asiento de atrás iba la comida. Santiago subía al auto, bajaba la ventanilla y empezaba a comer. El almuerzo era irremediablemente al compás de los pozos de la calle. No había otra. Santi tenía que llegar en hora al Palacio Peñarol para subirse al ómnibus que lo llevaría a entrenar al Centro de Alto Rendimiento Deportivo. En más de una oportunidad vio a la distancia como el ómnibus partía sin esperarlo, y allá tenía que ir ella hasta Solymar para llevarlo. Así fue durante años. Un largo camino de sacrificio. Invisible. Que involucró a padres y hermanos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...