Nacional > Intercambio

La cena que reunió a los Lacalle y a Sanguinetti en torno a la misma mesa

Al evento benéfico que se realizó este sábado en Punta del Este también asistieron empresarios y artistas de la región

Tiempo de lectura: -'

02 de febrero de 2020 a las 18:25

“Ochenta y cinco mil dólares, ochenta y cinco mil dólares por última vez, en ochenta y cinco mil la dejamos… ¡Vendida al caballero por ochenta y cinco mil dólares, felicitaciones!”. El comunicador Orlando Petinatti anuncia que la escultura de Pablo Atchugarry es la primera pieza subastada de la noche. Le seguirán dos remeras de la selección uruguaya de fútbol firmadas por Luis Lacalle Pou, Luis Alberto Lacalle de Herrera y Julio María Sanguinetti, y luego una moto Zanella. 

Recaudar dinero para el Hemocentro Regional de Maldonado fue lo que motivó a que políticos, empresarios, artistas y celebridades se reunieran en la noche de este sábado en el complejo Fendi Château, en la parada 17 de la Mansa de Punta del Este. El presidente Tabaré Vázquez había confirmado su asistencia, pero a última hora envió una carta explicando que tendría que ausentarse.

La expectativa en torno a la cena benéfica llevó a que periodistas locales y extranjeros la definieran en los días previos como “el evento de la temporada”. Por eso cuando este sábado anunciaron la llegada del mandatario electo Lacalle Pou y los expresidentes Sanguinetti y Lacalle Herrera al complejo Fendi, muchos se amontonaron en torno a las pantallas que mostraban su entrada en vivo para sacarles fotos que subirían a las redes sociales. 

“Tendría que haber un monitor que anunciara el nombre de la gente que va entrando”, reprochó alguien, sobrepasado por la cantidad de figuras regionales que sonreían desde el otro lado de la valla. Por la alfombra roja ya habían caminado el intendente de Maldonado, Enrique Antía y el alcalde de Punta del Este, Andrés Jafif. El futuro secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, había sido precedido por los argentinos Valeria Mazza y Alejandro Gravier. Minutos después llegó Henry Cohen, el médico uruguayo galardonado en 2019 como el “mejor gastroenterólogo del mundo”. 

Y así durante una hora, hasta que el presidente electo y los exmandatarios ocuparon la mesa principal del salón.

La llegada de Francisco De Narváez al complejo Fendi Château puso en pausa las cavilaciones de los periodistas. Todos quisieron saber sobre la reunión que el empresario argentino, líder del grupo Ta-Ta en Uruguay, mantuvo con Lacalle Pou en los últimos días. De Narváez dijo que al futuro presidente le transmitió su “vocación” de “invertir, crecer, generar empleo y estar al servicio de los uruguayos”.

“Confiamos en el país. Los uruguayos han demostrado a lo largo del tiempo ser predecibles, confiables. Y para nosotros, como grupo de empresarios, destacamos que en Uruguay se puede planificar y que lo que uno planifica se cumple”, sostuvo.

De fondo está la intención del próximo gobierno de atraer inversores extranjeros flexibilizando las regulaciones que refieren a la residencia legal y fiscal. Según la Asociación de Promotores Privados de la Construcción, las nuevas autoridades quieren reducir los montos de patrimonio en bienes inmuebles o en inversiones exigidos para facilitar la obtención de la residencia fiscal, que supone que la persona extranjera pague sus impuestos en Uruguay y pueda prescindir de hacerlo en su país de origen. 

Lacalle Pou sostuvo que al hacer estas propuestas no había hablado de un número específico de inmigrantes ni de sus nacionalidades. “Uruguay es un país abierto y tiene aspiración de ser un país para recibir a miles de personas que vengan con sus familias a invertir”, expresó este sábado en rueda de prensa. 

Después de que El Observador publicara que, según la Asociación de Promotores Privados de la Construcción, el próximo presidente había transmitido su intención de atraer mediante un plan concreto a 100 mil argentinos, dirigentes del oficialismo salieron a cuestionarlo. El más contundente fue el expresidente José Mujica, que se refirió a los “100 mil cagadores” que vendrían.  

Aunque en su momento esta reacción fue cuestionado en ambas orillas del río de la Plata -el excandidato a la vicepresidencia de Argentina, Miguel Ángel Pichetto, le pidió al actual mandatario, Alberto Fernández, que le exigiera explicaciones al presidente Vázquez- en la cena benéfica dio pie para uno de los chistes de Petinatti, el conductor de la ceremonia. “Mujica no pudo venir porque estaba en una cena con 100 mil cargadores”, soltó luego de anunciar que Vázquez no iría. 

Al terminar la cena, después de shows en vivo de candombe, un espectáculo de fuegos artificiales, videos institucionales con la participación de Luis Suárez, el testimonio de uno de los pacientes de la Fundación Hemovida, la disertación de Lacalle Pou y el reconocimiento a los organizadores del evento, Petinatti anunció el monto recaudado: US$ 320.400, que sería donado de manera íntegra al Hemocentro Regional de Maldonado.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...