Nacional > MERCADO AGRÍCOLA

Cerrá y vamos: locales se van del MAM y señalan altos costos

Propietarios de comercios en el Mercado Agrícola de Montevideo se quejan por altos costos de alquiler, mala gestión y “desalojos injustos”

Tiempo de lectura: -'

04 de noviembre de 2018 a las 05:00

Por Agustín Herrero

Cortinas bajas, paneles que tapan locales vacíos y hasta una frase pintada en la vidriera de lo que en su momento fue el local de Bianco decoraciones: “¡Nos vamos!”. En el Mercado Agrícola de Montevideo (MAM) la situación es compleja. Así como Bianco, también cerraron en los últimos meses la empresa de seguridad Gamma, el Almacén del Celíaco, la mercería Duvlex, la confitería boutique D´li y el local forestal indígena El Tembetarí. 

Entre medio de un grupo de turistas brasileños que están de visita en el mercado, pasan caminando dos señoras con acento local. “Se fue otro comercio ahí en la esquina, ¿viste?” le dice una a la otra que responde con disgusto: “¡Qué bárbaro!”. Es la misma reacción de otros que pasan por los locales vacíos. Algunos de los que cerraron disimulan con las cortinas bajas y el cartel del centro comercial, o como en el caso del espacio que supo ocupar El Tembetarí, ahora hay cuatro cuadros con imágenes del mercado. 

“Los costos nos están matando” dice la empleada de un comercio, que como la mayoría de empleados y propietarios que hablaron con El Observador  prefirieron no revelar su identidad por temor a ser perjudicados. 

Aseguran que el alquiler a quienes instalan sus comercios aumentó unos $5000 más por mes, y que a eso se le suma un 5% sobre las ventas. Uno de los empleados asegura que este año las ventas bajaron a la mitad, y que el cierre de varios locales afecta al resto.

La mayoría de los empleados y propietarios consultados cuentan lo mismo. Los costos de alquiler, las comisiones por las ventas, la gente que no compra y que visita menos el mercado son las razones que dan para explicar por qué la situación se agrava y varios ya han optado por irse.

Propietarios de los locales que se fueron han criticado la situación en sus perfiles de Facebook y expusieron la situación que los llevó a tomar esa decisión, que coincide con la visión que dieron algunos de los que aún permanecen en el centro comercial.

Pero además, algunos aseguran que no han logrado reunirse con la administración para intentar buscar alternativas.

Nicolás Castaño asegura ser otra “víctima” de esta “mala gestión”, como repite una y otra vez en conversación con El Observador. Junto a su esposa llevaron adelante D´li, una cafetería y confitería en el Mercado Agrícola, hasta que tuvieron que cerrar con deudas. Aunque admite que el proyecto no funcionó porque no era rentable, acusa a la dirección del centro comercial  de no escuchar los reclamos, de “persecución” ante su negocio, de mentir al decir que el Mercado tiene un promedio de 10.000 personas que lo visitan diariamente y de no presentar una rendición de cuentas que justifique los gastos comunes.

Maria Elisa Areán, directora del Mercado Agrícola,  dijo a El Observador que las cosas que crítican los empresarios “forman parte del contrato que firmaron” y que “al principio pedían un mayor porcentaje de subsidios, pero  a medida que pasa el tiempo ese subsidio va decreciendo”.  “Los comerciantes que entraron al principio se vieron muy favorecidos porque los valores eran muy bajos , pero a partir del mes 25, tenían que empezar a pagar un porcentaje de ventas que estaba estipulado muy claramente en los contratos”, agregó la jerarca. 

Desalojo y contradicciones

Algunos de los comerciantes no eligieron irse por su cuenta, sino que los desalojaron. Es el caso de El Tembetarí, una boutique forestal que divulgaba el monte nativo nacional hasta el martes 23 de octubre cuando su propietario, Daniel Páez, entregó las llaves en el juzgado. Pero desde 2016 Páez viene reclamando lo que considera una injusticia. 

Todo comenzó en la medianoche del 16 de abril de 2016, cuando los locales estaban cerrados y el mercado vacío. Las cámaras de seguridad registraron la llegada a su local de la directora María Elisa Areán y un grupo de funcionarios. Páez asegura que intentaron entrar para desalojarlo sin orden judicial y rompiendo el candado. 

Cuando los funcionarios intentaron ingresar al local, las luces se prendieron porque Páez los estaba esperando. El propietario dice que había sospechado durante el día que eso iba a ocurrir, por lo que le dijo al hijo con el que trabaja que se fuera y cerrara todo, que él había decidido esperarlos adentro. 

“Qué bonito... ingresando a un local privado sin autorización legal”, recuerda Páez que les dijo irónicamente a los funcionarios en aquel momento. Llamó a la policía y al otro día el juez le permitió seguir trabajando hasta que hubiera una orden judicial. 

Desde ese día colgó un cartel en su local con un reclamo directo a Daniel Martínez: “Señor intendente, ¿usted sabía que la directora del MAM (María Elisa Areán) junto con la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) nos desalojará a pesar de ser el único local comercial del país  dedicado a divulgar el monte indígena, ser excelentes pagadores y ser reconocidos por compatriotas y extranjeros como uno de los locales más interesantes del Mercado?”.

La razón por la que querían desalojarlo, según dice Páez, era porque su local no era económicamente redituable. Argumentaban que su contrato de un año había terminado y no querían renovárselo. Según el propietario, su contrato era a un año con opción a cinco, y como él era un buen pagador, su local era único en el país y promovía el monte indígena, considera que el desalojo es una injusticia.

Sin embargo, la directora del mercado dijo que no fueron a desalojarlo sino a corroborar por qué el propietario aún no había salido del centro comercial, ya que los guardias no lo habían visto salir, aunque las persianas estaban cerradas. 

Algunos empleados de los comercios del mercado recuerdan esa polémica con lamento. Creen que en el momento en el que sucedió el incidente con Páez debieron haber protestado con un paro. Pero al ser empleados temieron por su trabajo y no se animaron a dar ese paso.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...