Economía y Empresas > COMERCIO

Cómo esperan que repercutan en Uruguay las primeras medidas de Macri

Caen declaraciones anticipadas de importación, uno de los grandes obstáculos para exportar

Tiempo de lectura: -'

15 de diciembre de 2015 a las 05:00

El gobierno argentino de la flamante administración de Mauricio Macri parece estar decidido a desmontar rápidamente el complejo aparato productivo y comercial que instauró el modelo kirchnerista durante los últimos 12 años, el cual afectó duramente a industrias uruguayas que tenían a ese como su principal o único mercado. Ayer fue una jornada de anuncios concretos. Al hablar ante los empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA), el nuevo ministro de la Producción, Francisco Cabrera, anunció que a fin de este mes quedará eliminado el polémico sistema de DJAI (Declaración Jurada Anticipada de Importaciones) y que el mismo será reemplazado por "un sistema más simple. Iremos a un sistema de licencias automáticas y no automáticas", avisó Cabrera.

La situación discrecional venía afectando la provisión de insumos importados para las industrias, según la protesta de los empresarios, y al menos un par de automotrices se disponían a frenar la producción, consignó ayer El Cronista.

"De las 19 mil posiciones arancelarias que tiene el comercio internacional nuestro, hay aproximadamente 18 mil que deberían ser automáticas", reconoció Cabrera.

"El comercio administrado fue parte de la campaña del miedo. No vamos a hacer nada que perjudique a ninguna industria ni al empleo", aseguró.

La reacción positiva local no se hizo esperar. "Hay varios problemas con Argentina, ese era un problema bastante grande (por las DJAI), pero también está el problema de los pagos, con las limitaciones de disponibilidad de divisas. Nuestros exportadores también tenían ese problema, que no era menor. Podían vender pero no sabían si podían cobrar. Esperemos que todas estas cosas se vayan acomodando y que volvamos a tener una relación fluida con Argentina, y que nuestros productos puedan acceder al mercado argentino como antes", dijo ayer a El Observador el director Nacional de Industrias, José Luis Heijo.

El funcionario recordó que el primer contacto con el nuevo gobierno de Marcri fue por parte del canciller, Rodolfo Nin Novoa, un tiempo antes de que asumiera y al día siguiente de la asunción, con su par, Susana Malcorra. "Esos son todos los contactos que ha tenido Uruguay por ahora. Supongo que a partir de ahí se irá construyendo, reconstruyendo, porque hemos perdido todo tipo de referentes con los cuales poder intercambiar y dialogar y solucionar problemas comunes", alertó Heijo.

Precisamente, para el embajador uruguayo en Argentina, Héctor Lescano, la relación bilateral entre los países del Río de la Plata tendrá "un cambio positivo" con el cambio de gobierno argentino. Entrevistado por Mariano López en El Observador TV, Lescano afirmó que la agenda entre Uruguay y Argentina "puede tener en el corto plazo un nivel de avance muy importante que le dé sustancia a ese cambio de relacionamiento más positivo y más fácil".

Fin a una era e impacto local


El ministro de Producción Argentina informó además que desde ayer queda sin efecto el régimen "abusivo" que obligaba a las empresas a brindar información al Estado sobre su estructura de costos, márgenes de ganancias e información vinculada a la formación de precios. Cabrera sostuvo que "la idea es simplificar. Y vamos a cumplir con cuidar el empleo argentino", aseguró.

En rigor, por un fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), el 31 de diciembre próximo deberían dejar de operar las DJAI que implantó el controvertido exsecretario de Comercio Interior Guillermo Moreno para evitar la fuga de divisas a través de las importaciones. Lo que hizo ahora el gobierno es ratificar que ese fallo será cumplido.

El directivo de la Cámara Uruguaya de la Vestimenta, Elbio Fuscaldo dijo a El Observador que el impacto de esa decisión se verá de forma gradual en el sector. Los productos de origen uruguayo se destinan a atender las colecciones de invierno y los pedidos se suelen hacer en setiembre para ser entregados en enero y febrero.

Es por ello que se considera que el "efecto real" en su sector recién se podrá observar dentro de un año. "Creo que la discriminación específica que se le hizo a vestimenta me da la impresión que va a desaparecer pero no quiere decir que mañana empiecen a salir camiones con destino a Buenos Aires. "Solucionado el tema financiero en los próximos meses vamos a empezar a retomar en forma paulatina", sostuvo Fuscaldo. Añadió que los compradores de nivel medio para arriba "están en las gateras" para salir a comprar en Uruguay porque saben que tiene mejor nivel de mercadería.

Por su parte, el presidente de Unión de Exportadores, Álvaro Queijo, indicó que hecho de que "no haya limitaciones al comercio puede tener un impacto positivo".

"En definitiva, hay otros temas que no se han definido en Argentina sobre todo cómo queda planteado el régimen cambiario, que también va a incidir", evaluó.

El último informe de bienes del Instituto Uruguay XXI de noviembre había vaticinado un "cambio de rumbo en la conducción económica" bajo el gobierno de Macri que beneficiaría a Uruguay.

"En la medida que el nuevo gobierno adopte una postura más aperturista, se espera que se reimpulse el bloque comercial regional, lo que tendrá efectos favorables para Uruguay", indicaba. Los sectores con mayor exposición a Argentina son: automotriz, papel y cartón, pinturas y barnices, y vestimenta y calzado. Esas partidas representan el 73% de las ventas a ese destino.

Los industriales uruguayos sufrieron la impronta de la agudización del modelo kirchnerista durante la segunda administración de Cristina Fernández. Entre 2003 y 2007, las exportaciones uruguayas a ese destino crecieron a una tasa media superior a 7%. En cambio, desde 2011 se registró "un cambio en los vínculos comerciales con el vecino país, de la mano de las políticas proteccionistas aplicadas, teniendo consecuencias directas en las exportaciones uruguayas".

En 2011, año que comenzaron a aplicarse las DJAI, eran 512 las industrias uruguayas que exportaban a ese mercado, de las cuales 212 lo hacían por montos superiores a los US$ 100 mil anuales. Cuatro años más tarde, el número de empresas que ingresa a ese mercado bajó a 302 y solamente 143 registran exportaciones superiores a los US$ 100 mil en los últimos 12 meses, según la Cámaras de Industrias.

Entrevistado por En la Mira de VTV el socio de la consultora Deloitte, Pablo Rosselli dijo que "algunas de las empresas que perdieron pie en el mercado argentino, producto de esas trabas que se fueron poniendo, probablemente no vuelvan a recuperar esos mercados por fenómenos estructurales. Perdieron la cercanía, perdieron la relación comercial. No eran muy competitivas antes, no lo van a ser ahora y les va a costar recuperar ese terreno perdido".

Caída de las retenciones ayudará a Uruguay

Antes que se anunciar el fin de las DJAI, el presidente Mauricio Macri confirmó otra de las promesas de su campaña electoral: eliminar las retenciones a la mayor parte de la producción agropecuaria y baja gradual para la soja. En el caso de la soja la alícuota se reducirá del 35% actual al 30%, mientras para el maíz (20%), el trigo (23%) y la carne (9%) serán eliminadas totalmente.

Como contrapartida, el jefe de Estado advirtió al sector productivo que va a ser firme a la hora de reclamar el pago de impuestos. "Si hay más ganancias hay que pagar más impuestos. Voy a ser implacable con los que no cumplan con la ley", enfatizó.

El experto en comercio agrícola y director de Agrosud, Fernando Villamil, comentó en diálogo con El Observador que el fin de la retenciones en la vecina orilla "es una muy buena noticia" para la agricultura uruguaya. A su juicio, el primer beneficio será que pondrá en "igualdad de condiciones" a las agroindustrias de ambos países. El especialista recordó las que retenciones tenían "un diferencial" para los derivados de soja (aceites) y trigo (afrechillo y harina) de Argentina que implicaba un "subsidio indirecto" para esas industrias que perjudicaba seriamente a las agroindustrias locales. "Eso llevó a que se frenara cualquier tipo de inversión en una planta aceitera porque era muy difícil competir con Argentina para la exportación", recordó.

Por otro lado, indicó que la industria molinera uruguaya sufrió por las ventas de harina argentina en gran volumen al mercado brasileño. "Esta distorsión se eliminará por lo que Uruguay va a ser más competitivo", aseguró el director de Agrosud. Por otro lado, Villamid indicó que si Argentina vuelve a colocarse como el segundo exportador mundial de maíz y el cuarto de trigo, se va ha "posicionar" nuevamente a la región como un proveedor relevante de los principales mercados. "Ese lo puede permitir a Uruguay completar barcos y contar con otras alternativas comerciales que en los últimos años hemos ido perdiendo", explicó. En el caso del trigo, el experto indicó que seguramente Uruguay tendrá al culminar esta zafra un saldo exportable de unas 800 mil toneladas producto de los buenos rendimientos que se están obteniendo. "Es bastante más fácil exportar cuando Argentina está vendiendo", aseguró.

En el caso de la carne, si bien la carne argentina tendrá un precio más competitivo, el país sufrió una fuerte caída de su stock vacuno en la última década, por lo que difícilmente puede elevar sus ventas externas ya que se espera que inicie un ciclo de recomposición que elevará el precio del ganado.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...