Cargando...

Opinión > Tribuna

Cómo impacta la unión concubinaria en el patrimonio

Bajo el mismo techo y en el mismo lecho, ante la ley                                     

Tiempo de lectura: -'

27 de julio de 2022 a las 17:35

Llevaban décadas juntos, desde que se conocieron en el MLN, cuando en 2005 José Mujica, entonces ministro de Ganadería, dijo: “Tengo 70 años y ya no soy soltero”. Entonces explicó que no necesitaba los papeles para demostrarle su amor a Lucía Topolansky, y recordó su ateísmo, pero… quería dejar todo en regla, para cuando él ya no estuviera.

Pues bien, hoy esta decisión ya no es necesaria, porque la ley de unión concubinaria, de 2007, le da (casi) los mismos derechos a los concubinos que a los casados, y el trámite se puede hacer incluso después de la muerte de uno de los dos.  Basta demostrar que convivieron bajo el mismo techo y fueron fieles –unidos “bajo techo y lecho”, dice la ley– por lo menos por cinco años, y listo.

El avance que significa la posibilidad de formalizar los concubinatos es significativo y hasta se puede decir que llega con demora, ya que es una realidad que había quedado desatendida por diversas razones, sean culturales, religiosas y económicas.

Sin embargo, desde un punto de vista patrimonial, aunque los derechos y obligaciones de los concubinos quedaron prácticamente equiparados a los de los casados, persisten diferencias que deben ser consideradas.

Pero, ¿cómo es la situación en Uruguay? Desde 2007 (ley 18.246), la pareja –de distinto o del mismo sexo– puede ir a un juzgado y declarar que vive en unión concubinaria, aunque no desean casarse. Si logran demostrar que llevan por lo menos un lustro conviviendo y hay exclusividad sexual, quedarán unidos en unión concubinaria.

Pero lo más común es que este trámite ante la Justicia se tramite posmortem de uno de los dos, según abogados de familia consultados.

El espíritu de la ley fue proteger especialmente a las parejas (también las homosexuales) que habían convivido durante mucho tiempo y cuando uno de los dos fallecía, el otro estaba impedido de reclamar los bienes de su pareja extinta.

Por eso, precisamente, Mujica decidió pedirle matrimonio a Topolansky, dos años antes de legislada la ley de unión concubinaria.

También aquí se pueden realizar capitulaciones concubinarias, idénticas a las matrimoniales, y entonces se dejará sentado que “lo tuyo es tuyo y lo mío es mío”. Van a un escribano, eligen el régimen patrimonial que regirá su unión concubinaria y –tras presentar pruebas– una sentencia judicial los declarará unidos en concubinato. Eso sí, este acuerdo nunca cobrará validez antes (declarado por el juez la existencia del concubinato) de cumplirse cinco años bajo el mismo techo, y durmiendo en el mismo lecho. Recién a partir de ahí regirá el acuerdo para bienes y deudas.

Pero si las capitulaciones matrimoniales son excepcionales –aunque los casos están creciendo–, las capitulaciones concubinarias son realmente una rareza.

En Uruguay se registraron apenas 18 uniones concubinarias en 2020, 15 en 2021 y van 16 en lo que va de 2022 (habrá un incremento respecto a los últimos años, claramente), mientras que hubo 189 reconocimientos judiciales de uniones concubinarias (tras la muerte de un miembro de la pareja), 172 en 2021 y van 75 en lo que va de 2022, según informó María Fernanda Bocage, directora de la Oficina de Registro y Distribución de Asuntos (ORDA) del Poder Judicial.

En estos últimos casos, tras el deceso de un miembro de la pareja, el sobreviviente debe ir a un juzgado e iniciar el trámite para que se reconozca su relación de concubinato.

Solo así podrá heredar los bienes de su amado pasado a mejor vida.

De haber existido esta ley en 2005, Pepe Mujica no le habría pedido la mano a Lucía. ¿O sí?

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...