Cargando...

Opinión > OPINIÓN

¿Cómo puede uno dialogar con trumpistas?

Tiempo de lectura: -'

23 de junio de 2022 a las 05:04

Recientemente en una cena en el Upper West Side de Manhattan, barrio que concentra un núcleo importante de persones de corte agresivamente liberal, uno de los comensales planteó esa pregunta al grupo. Frente al estupor de la única comensal uruguaya (fan del gobierno de Lacalle Pou), la gama de respuestas osciló entre “tratar de razonar con ellos” a “no vale la pena perder el tiempo”. La pregunta se refería al aproximadamente 70 por ciento del electorado republicano que acepta la fábula de que a Trump se le robó la reelección (“the Big Lie”) y, que justifican, o pasan por alto, los eventos del 6 de enero que culminaron con la ocupación al Capitolio. Más allá del electorado, la gran mayoría de los políticos republicanos, explicita o implícitamente, apoyan “the Big Lie” y mantienen un estruendoso silencio con respecto a la ocupación. 

La polarización que se palpa actualmente en los Estados Unidos es en parte atribuible a temas que tradicionalmente han dividido a demócratas y republicanos, como ser, el derecho al aborto y el derecho a adquirir armas. En este momento ambos temas están candentes. El derecho al aborto está basado en Roe v Wade, un caso decidido por la Suprema Corte en 1973 que establece que leyes estatales que criminalizan el aborto violan el derecho a la privacidad de las mujeres. Este caso está a punto de ser revocado por la Suprema Corte que, gracias a los tres ministros nombrados por Trump, tiene en la actualidad un perfil extremadamente conservador. El 68 por ciento de las mujeres en Estados Unidos están a favor del mantenimiento de Roe v Wade por lo que su revocación podría tener algún impacto favorable dentro de este grupo para los demócratas. Este tema, sin embargo, a pesar de los esfuerzos feministas, no mueve mayormente la aguja en otros grupos demográficos cruciales en las elecciones americanas, en particular, los hombres blancos sin educación universitaria.

La reciente masacre en la escuela en Uvalde, Texas, ha aumentado la presión para limitar el derecho a adquirir armas. Este derecho está basado en una interpretación de una norma constitucional que data de 1791 (el llamado “Second Amendment”) que ha sido hasta ahora perpetuada gracias a los continuos esfuerzos del National Rifle Association (“NRA”), el lobby de la industria armamentista. Finalmente los legisladores republicanos parece que aceptarían una propuesta que, si bien no limitaría la venta de armas semiautomáticas, al menos requeriría que se controlen ciertos antecedentes en el caso que los compradores sean menores de 21 años. Para tranquilidad del NRA, mayores de 21 años con desequilibrios mentales o antecedentes criminales podrán seguir adquiriendo libremente ese tipo de armas.

El “Big Lie” y la ocupación del Capitolio profundizaron en forma dramática la brecha entre demócratas y republicanos. Solamente dos diputados republicanos aceptaron formar parte del comité establecido en la Cámara de Representantes para investigar estos eventos. En el caso de Watergate, crimen de menor envergadura que tratar de desconocer el resultado de una elección e incitar al ataque a la sede del Poder Legislativo, la inmensa mayoría de los legisladores republicanos apoyaron el establecimiento de una investigación parlamentaria a pesar de tener, en ese momento, amplias mayorías en ambas cámaras. Obviamente las posibles represalias políticas de Nixon provocaban menos temor que las de Trump.

 Las audiencias (congresional hearings) del nuevo comité, que están siendo televisadas, muestran dos aspectos en forma irrefutable. Primero, las presiones que ejerció Trump para alterar los resultados de la votación. Segundo, como incitó a grupos extremistas, en particular a los “Proud Boys”, a atacar el Capitolio. 

Hay momentos en las audiencias evocativos del juicio entre Johnny Depp y Amber Heard. En una se pasa un video en el que William Barr, ministro de Justicia del gabinete de Trump, asevera que las razones invocadas por el presidente para cambiar los resultados electorales son “bullshit”. Frente a esto, se podría pensar que Barr es un conservador ecuánime y moderado con quien es posible conversar –excepto que también admite que si Trump se vuelve a postular, lo volverá a votar. En otro video se ve a Ivanka Trump, hija y asesora directa del presidente, dandole la razón a Barr. En un tercero, Trump, seguramente afectado por esta falta de amor filial, atribuye la posición de Ivanka a que no le prestó suficiente atención al asunto. 

Otro muestra a los Proud Boys proponiendo, durante el ataque al Capitolio, colgar al vice presidente ya que este se negaba a posponer el conteo de los votos electorales y la certificación de Joe Biden como nuevo presidente (Hang Mike Pence!!). Trump consideró que, dado lo cobarde de su posición, Pence se merecía lo que los Proud Boys proponían.  

Frente a estos y muchos otros ejemplos, es válido preguntarse qué impacto terminará teniendo Trump sobre la democracia de los Estados Unidos. La visión pesimista es que, dada la pasividad de los otros líderes del Partido Republicano, el daño será significativo. Una visión más optimista es que las audiencias inducirán a votantes republicanos moderados a rechazar, en las elecciones parlamentarias de noviembre, candidatos que, por temor a Trump, continúen defendiendo lo indefensible.

Es aún muy pronto para saber si ese efecto positivo se materializará. Por ahora, las encuestas siguen presagiando un amplio triunfo de los republicanos y la pérdida de la mayoría demócrata en ambas cámaras. De darse este resultado, será difícil encontrar republicanos trumpistas con quienes poder dialogar sin perder la serenidad.  

(*) Contador uruguayo que completó el International Tax Program en la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard y ejerció su profesión desde Nueva York.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...