Nacional > Daniel Bianchi

Con la voz cortada y manos temblorosas, Bianchi votó su propio desafuero

El Senado aprobó quitarle la inmunidad judicial luego de haber chocado alcoholizado a fines de enero 

Tiempo de lectura: -'

03 de abril de 2019 a las 05:04

A Daniel Bianchi se le cortaba la voz cuando hablaba. Quería decir una oración y debía volver a empezar porque no la podía terminar. Las manos le temblaban y le complicaban tomar el micrófono de su banca, la que en pocos minutos debería dejar obligado por su voto y el de los demás senadores. El Senado aprobó este martes el desafuero de Bianchi, a pedido del Juzgado de Paz Departamental de Maldonado de Segundo Turno, que determinará qué responsabilidad le compete por haber manejado alcoholizado.

El 24 de enero de mañana, el senador salió de una reunión y se subió a su auto con 1,3 gramos de alcohol en sangre. Mientras manejaba, chocó dos autos y  siguió de largo hasta que impactó contra la caja de una camioneta estacionada. El golpe rompió el tanque de nafta del vehículo estacionado y cuando el senador quiso volver prender su auto para irse de ahí, lo incendió. Finalmente, los bomberos tuvieron que apagar el fuego de su vehículo, que se convirtió en chatarra.

Pasaron más de dos meses de aquella mañana, que derivó en su expulsión del Partido de la Gente. Bianchi llegó temprano al Parlamento y participó de la discusión de un proyecto de ley para aprobar un préstamo a la empresa citrícola salteña Caputto. El senador votó a favor –como el resto de los presentes-, escuchó las argumentaciones de sus compañeros y se preparó para el punto del orden del día que lo tenía como protagonista.

El senador del Partido Nacional Carlos Camy fue el encargado de leer el informe elaborado por la Comisión de Constitución y Legislación de la cámara alta en el que se recomendaba el desafuero de Bianchi. En el informe relataban lo ocurrido a fines de enero y la solicitud de la Justicia de que pierda la inmunidad que le da ser senador.

A su turno, pidió la palabra el senador colorado Pedro Bordaberry. Sentado al lado de Bianchi, como sus bancas lo disponen, el senador quiso ir un paso más del desafuero y pidió removerlo de su cargo. Bordaberry se basó en el artículo 115 de la Constitución, que en su segundo inciso indica que los legisladores podrán remover a uno de los miembros de la cámara que integran votos “por imposibilidad física o incapacidad mental superviniente a su incorporación, o por actos de conducta que le hicieran indigno de su cargo, después de su proclamación”.

Finalmente, su propuesta será analizada en la Comisión de Constitución y Legislación antes de que pase a la cámara. Bianchi, en tanto, está dispuesto a volver al Senado una vez que la Justicia se expida y cumpla la condena que le asignen, si es que lo encuentran culpable de alguna falta.

El senador fue electo por el Partido Colorado pero eligió irse al Partido de la Gente y, pese a cambiarse a otras filas políticas, mantuvo su banca. Luego de que el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, se enterara de lo sucedido el 24 de enero, decidieron echarlo y Bianchi quedó sin partido político. Tras perder los fueros Bianchi aseguró a El Observador que está en conversación con dirigentes de distintos colores para poder volcarse de nuevo a la vida política. “Ahora estoy concentrado en esto”, sostuvo sobre el juicio que tendrá que afrontar.

Para el senador, le Justicia le pedirá que haga trabajo comunitario en algún centro de salud porque es médico. La causa estaba en pausa porque se debía esperar a que se votara su desafuero.

Al momento de votar si perdía los fueros, las miradas de quienes estaban en las barras iban hacia él para ver si su mano se levantaba. Y efectivamente se levantó.

“He votado afirmativamente porque, tal como lo he manifestado estoy profundamente arrepentido por haber ingerido alcohol y después conducido”, dijo ante los demás senadores. “Cómo los fueros pertenecen al cuerpo, no a la persona, ratifico que estoy a disposición de lo que la Fiscalia dictamine. A las victimas de los daños materiales, a la población y a este cuerpo les pido me disculpen y afrontare las consecuencias”, agregó.

Una vez que se aprobó el cese de sus fueros, Bianchi dudó qué hacer. No sabía si quedarse o irse. Por unos instantes permaneció sentado en la banca que ahora ocupará la senadora colorada Graciela Matiaude. Hasta que un funcionario le informó que debía irse porque, hasta tanto el caso judicial no termine, tiene suspendidos sus derechos como senador.

Minutos después, consultado en rueda de prensa, Bianchi sostuvo que creía que le habían “puesto algo en la bebida” aquel día porque no recordaba nada de lo sucedido: “Es algo que pienso. Puede ser, no tengo indicio, ninguna prueba”.  

“La coronita”

La situación particular de Bianchi dio lugar  a un corto debate sobre los fueros parlamentarios que dan inmunidad a los legisladores. El senador del MPP Charles Carrera fue el primero en poner el tema sobre la mesa y destacó que si bien  “los fueros pueden generar indignación en la población, existen en muchos países del mundo” y votar un desafuero implica “hacer efectivo el principio de separación de poderes”. “Los fueros son del cuerpo no del senador. Es el cuerpo el que debe resolver”, dijo.

En tanto, el senador nacionalista Luis Lacalle Pou definió los fueros como “un privilegio” que le da “coronita” a los legisladores.

“Puede pasar que cualquiera de acá cometa un homicidio y si tiene mayoría no va a la Justicia. Nosotros creamos las leyes y tenemos coronita”, sostuvo y reafirmó que se supone que los gobernadores deben tener “más obligaciones y menos derechos”.

La Constitución indica en su artículo 114 que "ningún senador o representante, desde el día de su elección hasta el de su cese, podrá ser acusado criminalmente, ni aun por delitos comunes (salvo excepciones), sino ante su respectiva cámara, la cual, por dos tercios de votos del total de sus componentes resolverá si hay lugar a la formación de causa y, en caso afirmativo, lo declarará suspendido en sus funciones y quedará a disposición del Tribunal competente”. Para Lacalle Pou ese artículo es “de otra época”.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...