Copa Libertadores > COPA LIBERTADORES

De aquel jugador modelo a este DT en problemas: la nueva vida de Forlán

Aprendiendo a convivir con las dificultades, el técnico tiene una gran oportunidad para conseguir un impulso futbolístico este miércoles ante Wilstermann

Tiempo de lectura: -'

11 de marzo de 2020 a las 05:03

Diego Forlán sabía que le podía tocar este escenario, en el que está transitando como entrenador. No le debería resultar extraño, aunque hubiera preferido que los triunfos acompañaran sus inicios para comenzar a moldear su carrera como DT con otras formas, menos puntiagudas. 

Cuando tenía 12 años y su proyecto de futbolista aún estaba lejos, veía a su padre sufrir la dirección técnica en São Paulo, después de una experiencia en Peñarol, y de haber ganado todo como futbolista. De eso ya hace 30 años y pocos recuerdos quedan. Sin embargo, Diego ya lo vivió y no le resulta extraño por estos días comenzar a experimentar la carga desde el lugar del estratega.

La nueva vida de Forlán en el fútbol aparece marcada por los problemas en el vínculo con los árbitros. Tras cuatro partidos recibió la primera expulsión (el sábado ante Danubio), y en ese mismo partido fue denunciado por proceder en forma inadecuada con el línea Martín Soppi, a quien acompañó, caminando a sus espaldas durante unos metros, mientras le increpaba y luego apoyó el “puño cerrado” con una “fuerza media”, según denunció el árbitro en el confidencial.

Lo que sucedió después, cuando la denuncia en el confidencial del árbitro y un video tomaron estado público, corre en paralelo con un tribunal que determinará si lo sanciona por agresión simple, por lo que le puede aplicar un mínimo de dos partidos y un máximo de cuatro.

Este nuevo escenario coloca a Forlán en un lugar polémico, aunque su reacción pueda ser común en los entrenadores en esas circunstancias. Sin embargo, su imagen inmaculada construida a partir de una carrera en la que solo recibió dos expulsiones en 21 años y que se asocia con otro perfil, lo expone ahora a un lugar que no coincide con lo que se asocia a su nombre.

En medio de esta exposición mediática del exjugador, que hizo del martes un día en donde el entrenador de Peñarol fue el centro de las informaciones, el fútbol no da treguas. Cambia de página, y Peñarol se enfoca en este miércoles en que debe ganarle a Wilstermann, en el segundo partido de Forlán en la Copa Libertadores.

Lo debe conseguir en medio de una expresión futbolística de Peñarol que quedó arrinconada por los resultados y los números. Un triunfo en cuatro partido, cuatro goles a favor y cinco en contra, dejan un saldo deficitario, incluso cuando el comienzo de un equipo nuevo y con entrenador que se estrena atenúan.

Peñarol necesita con urgencia descubrir una buena noche de fútbol, y para ello depende demasiado de las individualidades, porque el equipo no consigue mostrar fortalezas colectivas.
Para el partido de este miércoles el técnico trabajó con la idea de mantener la base del equipo que viene jugando. Necesita que el mediocampo tome el control del fútbol, y para ello es indispensable que Vadocz y Trinidade puedan hacer funcionar al equipo con otra dinámica y control del juego.

En las prácticas, de acuerdo a lo que informaron a Referí, se ve a un Piquerez que con su velocidad en la banda izquierda es capaz de brindar al equipo buenas alternativas para llevar fútbol, y su versatilidad le permite conformar un tándem altamente efectivo con Rojas.

La diferencia en este equipo la hace el juvenil Facundo Pellistri, quien con sus corridas por la derecha, con sus diagonales al área o su llegadas al fondo, con velocidad y buen manejo de la pelota, es capaz de guiar a su equipo al triunfo. 

Complementan esa propuesta de los aurinegros, los minutos de calidad que le pueda dar Cebolla Rodríguez a este equipo, y Xisco, un jugador con peso en el área y desequilibrante en las pelotas quietas.

Wilstermann debutó con un triunfo 2-0 ante Colo Colo en el grupo C, por esa razón Peñarol debe empezar a despertar y trasladar al campo su mejor expresión para firmar un triunfo. 

Aunque la Copa Libertadores recién comienza para los aurinegros, las urgencias futbolísticas del equipo y el lugar en el que está Forlán en su nueva vida como técnico, necesitan de una buena expresión en el campo y un triunfo, que es la única forma que el fútbol olvida las penas. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...