Tenis > TENIS

Del Potro se consagró en Indian Wells

El tandilense venció en la final a Roger Federer y logró el primer Masters 1000 de su carrera

Tiempo de lectura: -'

18 de marzo de 2018 a las 20:35

El argentino Juan Martín del Potro desplegó su mejor tenis este domingo y se consagró campeón de Indian Wells al derrotar en la final al suizo Roger Federer. Del Potro, sexto cabeza de serie, ganó el primer Masters 1000 de su carrera al superar a la primera raqueta del mundo en tres sets de 6-4, 6-7 (8/10), 7/6 (7/2) en dos horas y 42 minutos.

El de Tandil cosechó el título individual más importante de su carrera casi una década después del Abierto de Estados Unidos, en 2009, también ante Roger Federer.

Del Potro había vencido el sábado, en la semifinal al canadiense Milos Raonic, 6-3 y 6-2, en lo que fue su victoria número 400 en su carrera. Por su parte el suizo Roger Federer, había vencido en semifinales, al croata Borna Coric por 5-7, 6-4 y 6-4.

Con el triunfo ante Federer, la mejor versión de Juan Martín del Potro está de vuelta: tras ganar hace unas semanas el Abierto Mexicano de tenis. El argentino saltó a la cancha tres horas antes del comienzo del partido. El público presenció sorprendido cómo el albiceleste, cerca de una hora antes de la final femenina, decidía calentar durante un rato. Concentrado, con una única misión, "Delpo", castigado por molestias en su espalda desde la cuarta ronda, necesitaba entrar en calor. Poner su cuerpo a punto.

Y se cumplieron sus pronósticos. Fue un gran partido, Federer tuvo dudas y él brilló con luz propia desde el principio, desplegando el mejor tenis que se le recuerda desde sus operaciones en las muñecas.

El comienzo fue un intercambio de golpes. La fiabilidad de Del Potro con su saque fue absoluta, sin permitir que su rival gozara de ningún "break point" hasta el final de la segunda manga. "Delpo" no solo fue imparable con su servicio sino que se mostró infalible con su derecha desde el fondo de la pista y muy seguro con su revés a dos manos, su punto débil desde que se vio obligado a pasar por el quirófano.

En 33 minutos, y tras un juego en blanco, el argentino se hizo del primer set, algo clave de cara al triunfo final ya que en cinco de sus únicas seis victorias previas ante el suizo, el tandilense había ganado la primera manga.

Elevado por el ánimo de la gente, el argentino rozó un nuevo quiebre en el primero del segundo set, con un 15-40 que podría haber sido definitivo. Pero Federer es Federer por algo y, en apenas un par de minutos, se había hecho con el juego. En el segundo "game" regaló el punto del campeonato: el suizo dejó la pelota muerta en la red, el albiceleste la salvó, Federer puso la bola en la línea de fondo y su rival solventó la situación golpeando la pelota por debajo de sus piernas. El europeo se hizo con el punto pero la ovación fue para el sudamericano.

Así se llegó al definitivo "tie break", entre quejas de Federer para con el árbitro.

Unas 18.347 personas se dieron cita para presenciar el espectáculo, estableciendo un nuevo récord en la historia del torneo.

Comentarios