Tenis > ABIERTO 2018

Del Potro y Nadal vuelan en el arranque del US Open

El español superó a su compatriota David Ferrer y el argentino al local Donald Young

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2018 a las 09:23

El español Rafael Nadal y el argentino Juan Martín del Potro comparten aspiración en el Abierto de Estados Unidos: llevarse el título a casa. Y este lunes, en su debut, ambos dieron el primer paso para ello, mientras la número uno de la WTA, la rumana Simona Halep, hacía las maletas antes de tiempo.

Nadal, en el último encuentro de la velada, se impuso a su compatriota David Ferrer en dos sets de 6-3, 3-4 tras verse obligado a abandonar por una lesión en su tobillo izquierdo. Del Potro, al mismo tiempo, pasaba por encima del local Donald Young por 6-0, 6-3, 6-4.

Dos caminos paralelos que podrían convertirse en perpendiculares únicamente a partir de semifinales. Hasta entonces, su sueño será el mismo.

En un encuentro entre dos compañeros y amigos, Nadal y Ferrer revivieron una rivalidad que los ha llevado a enfrentarse en 31 ocasiones, con 25 triunfos ahora para el primero, por seis para el segundo. Pero, la única vez que se habían visto las caras en Flushing Meadows, Ferrer se había llevado la victoria a casa.

Sin embargo, y a pesar del resultado, este lunes predominó la igualdad, con un partido peleado, con numerosos intercambios de golpes, con puntos largos y muchos "deuces"... antes de decidirse por el abandono de Ferrer, que disputó en Nueva York su último torneo de Gran Slam.

"Me siento mal. Sentí mucho dolor en mi tobillo, lo intenté pero creo que está roto. Tengo muy buenos recuerdos aquí. Este es el último (torneo) de Gran Slam de mi carrera y pido perdón pero no puedo terminar el partido. Gracias, os echaré de menos", dijo visiblemente emocionado Ferrer tras su abandono.

"(Hoy fue) muy difícil. Es el día más caluroso desde que llegué aquí hace casi una semana. No estoy contento por haber tenido que pasar por todo ello", apuntó por su parte Nadal, que enfrentará al canadiense Vasek Pospisil en segunda ronda.

Antes, el escocés Andy Murray había cerrado su regreso a un torneo de Gran Slam catorce meses después con un triunfo sobre el australiano James Duckworth de 6-7 (5/7), 6-3, 7-5, 6-3 y ahora se medirá al español Fernando Verdasco.

Un huracán procedente de Estonia

Y si Nadal y Del Potro fueron la cara, Halep fue la cruz. La rumana venía de coronarse en Montreal, de llegar a la final en Cincinnati y de sumar su primer Gran Slam hace apenas dos meses y medio en la tierra batida de Roland Garros.

A pesar de todo ello, con la moral por las nubes y su palmarés reluciente, Halep se estrelló ante la estonia Kaia Kanepi, que la barrió de la pista 6-2, 6-4 en apenas una hora y cuarto de juego.

"Hoy pensaba que ya había batido una vez a una número uno y que (esta) podía ser la segunda vez. (La clave fue) ser agresiva todo el rato", dijo emocionada la vencedora al final del juego.

"Hoy simplemente perdí. No jugué bien pero ella sí lo hizo (...) Hoy no fue mi día. No me sentí fuerte en la pista. Ella mereció la victoria porque jugó mejor que yo", valoró por su parte Halep.

Poco después, la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza no tuvo compasión de la china Shuai Zhang, a la que derrotó por 6-3, 6-0 en poco más de una hora, disipando algunas de las dudas que había dejado tras caer a las primeras de cambio en Cincinnati hace unos días.

"Me siento mucho mejor. Le he dedicado muchas horas a la preparación. Estoy tratando de ser realista, intentando salir ahí, yendo día a día, no mirando demasiado lejos", apuntó.

La originaria de Caracas, de 24 años, mostró un juego sólido y con pocas fisuras, firmando cinco saques directos, anotando el 73% de los puntos con su primer servicio, sellando 20 golpes ganadores y cometiendo únicamente 14 errores no forzados.

La estadounidense Serena Williams fue el otro nombre propio de la jornada, con un convincente triunfo 6-4, 6-0 sobre la polaca Magda Linette.

Serena, con seis coronas en Nueva York, no pasó apuros, creció con el paso de los minutos y presentó su candidatura al título unas semanas después de rozar su 24º título en un Gran Slam al caer en la final de Wimbledon.

"Es genial estar de vuelta. El primer set estuvo cerrado, era mi primer partido aquí (en dos años), no fue fácil. Después me sentí mejor", dijo emocionada la reina del tenis mundial, de regreso a la lucha por los títulos un año después de haber sido madre.

Fuente: Pedro Reparaz, AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...