Nacional > Invesitgación

Primer Comando de la Capital en Uruguay tiene 84 delincuentes reclutados

La fiscal Mónica Ferrero lideró una investigación durante meses, que culminó con la imputación de cuatro delincuentes que seguían órdenes de la principal banda de delincuentes de Brasil

Tiempo de lectura: -'

13 de diciembre de 2019 a las 05:02

En Uruguay hay 84 delincuentes que están asociados al Primer Comando de la Capital (PCC), la poderosa banda criminal brasileña. Ese dato surgió en una de las escuchas telefónicas solicitadas por la fiscal de Estupefacientes Mónica Ferrero a dos integrantes de la primera célula de esta banda de delincuentes que fue desarticulada esta semana, según dijeron fuentes de la investigación a El Observador.

La policía se enteró de la filtración del PCC en el país a fines de julio de este año, y fue entonces que comenzó la investigación "Magnesio", tal como lo relató Ferrero en una audiencia este jueves en el juzgado de Crimen Organizado de 3° Turno, en la que imputó a uno de los miembros del grupo que cayó esta semana. Los otros tres habían sido imputados en una audiencia en la tarde anterior.

La fiscal especificó que fue el 30 de ese mes cuando llegó la primera información por parte de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin). Y entre los datos brindados a las autoridades uruguayas, estaba el número de teléfono y la identidad del líder de este grupo satélite del comando brasileño, Fernando Otalivio Frabasil Gómez, un hombre con alrededor de diez antecedentes penales por homicidio, rapiñas, encubrimiento, narcotráfico y desacato, entre otros delitos, de acuerdo a información proporcionada por el Ministerio del Interior a El Observador.

Desde entonces, los investigadores –liderados por Ferrero– comenzaron a intervenir las comunicaciones telefónicas de este delincuente, y así fue como descubrieron de qué forma se organiza el PCC, un grupo que tiene su centro de operaciones en el sistema carcelario de Brasil con 104 mil miembros, casi todos en ese país, aunque la organización se ha extendido a Paraguay y Bolivia, además de Uruguay.

"El señor Frabasil ha dicho en tono jocoso que esta organización 'corta las cabezas'", sostuvo Ferrero.

El PCC tiene un estricto ordenamiento según las especialidades delictivas de sus miembros.

"Se pudo determinar cuál era el sentido de integrar dicha organización. La integran reclusos que, por sus diferentes especializaciones, unos saben hurtar vehículos, otros dominan el sistema informático, otros dominan el ingreso de sustancias de estupefacientes, y otros el tema de la comercialización de armas", sostuvo la fiscal este jueves ante la jueza Beatriz Larrieu, que aceptó que fuera imputado también por asociación para delinquir el principal interlocutor de Frabasil durante los casi cinco meses de escuchas telefónicas. Ese hombre se llama Mario Bentancor –con dos antecedentes penales por amenazas y lesiones culposas, de 2010 y 2014–, y fue quien lideró el asalto este fin de semana a una estación de servicio.

Forma de ingresar y los grados
Para ser aceptado por la dirección del PCC, el delincuente aspirante tiene que tener un "padrino" dentro de la organización. Así fue como entró Bentancor, ya que Frabasil ofició de padrino. Pero además, según surge de la investigación de Ferrero, el delincuente tiene que tener una especialización –robo de autos o tráfico de armas y droga, por ejemplo– y haber demostrado idoneidad delictiva. Y deben, asimismo, enviar documentación, como una fotografía de su rostro.

Una vez aceptado e ingresado en el "cadastro" –el registro interno en portugués–, el nuevo integrante recibe una matrícula, y un escalafón. En el caso de Bentancor, en el transcurso de la investigación fue ascendido de "general del catastro" a "general de la calle".

Según fue descubierto en la investigación de Ferrero, antes de ser detenidos Bentancor y Frabasil dialogaron sobre la posibilidad de hacer entrar a un nuevo delincuente. "Hablaron de bautizarlo y meterlo en el negocio", dijo Ferrero, pero tenían que evaluar si servía "para los robos de los cajeros, o solo de autos".

Pero Bentancor respondía a Frabasil –el "padrino" que lo hizo entrar el PCC–, un delincuente que de acuerdo a Ferrero se "jacta de saber de todo, de haber estado años en Cerro Largo, de haber tenido propiedades en la Laguna Merín, de dominar el tema del narcotrafico, hurtos, copamientos, e incluso dominar otro tipo de delitos".

Los planes

Y de los diálogos escuchados, también surgió qué planifican realizar en Uruguay y cuáles delitos ya habían cometido.

Por ejemplo, en una conversación entre Frabasil y la pareja de Bentancor –expolicía–, compartieron impresiones sobre la posibilidad de "hacer un trabajo con personal disfrazado de policía en las comisarías del santoral (localidades de Canelones con nombres de santos), en principio en las de San Antonio y San Ramón", contó Ferrero. En esa zona, asimismo, tenían el objetivo de realizar "varias rapiñas de corrido", y luego comprar "chalecos, fierros y handies".

También escucharon cómo Frabasil ordenó a Bentancor que fuera a corroborar la calidad de un cargamento de droga que había ingresado desde Brasil por la frontera de Cerro Largo, e incluso conversaron sobre las grandes ganancias que dejaba ingresar estupefacientes en la cárcel de Santiago Vázquez (Excomcar).

"En los sucesivos intercambios hablan de ingresar droga a las cárceles. Específicamente, Frabasil dice que tiene contactos en el módulo 7 y otros módulos de otros integrantes de la organización", dijo Ferrero, y agregó que el líder del grupo indicaba que eso era algo que daba "platales".

Fuentes policiales aseguraron El Observador que el módulo 7 de ese centro penitenciario –que pertenece al denominado polo industrial– es en donde hay menos controles y mas movimiento de personas.

"Pero además hablan de hurtos de vehículos. Mencionan que tienen la gente para hacerlo, y Bentancor dijo que tenía para meter (los autos) en un espacio y desarmarlos, mientras que Frabasil aconsejaba que había que prenderlos fuego por las huellas", relató Ferrero ante la magistrada este jueves. En varias oportunidades hablaba tratando de mirar a Bentancor, pero él en ningún momento hizo contacto visual con ella. Se mantuvo mirando al frente, con las piernas estiradas.

"Bentancor dijo que tenía gente que hace 'comer del taper', porque hacen hasta la chapita del chasis", agregó la fiscal. También surgía de esas escuchas que este hombre andaba "en un auto que pararon varias veces" y que en todos los casos pudo evitar que le fuera incautado, pese de que había sido robado.

Por último, las autoridades se enteraron que también planificaban encontrar una solución al entintado de los billetes, el mecanismo de defensa que tienen ahora los cajeros automáticos para evitar los asaltos con explosiones. "Mencionaron a una persona que en Brasil lo podría hacer, o entreverar billetes en diferentes lugares".

La rapiña y las imputaciones 

En la audiencia de este jueves en la que Ferrero contó estos datos, la jueza Larrieu aceptó la imputación de la fiscal, y Bentancor fue acusado de un delito de asociación para delinquir, y enviado a la cárcel durante 90 días como medida cautelar.

El día anterior se decidió la suerte del resto de los integrantes de esta célula: allí fue imputado Frabasil por el mismo delito, pero no fue enviado a prisión porque se encontraba cumpliendo una pena de prisión domiciliaria por un homicidio, debido a razones de salud.

También fueron condenadas en la primera audiencia la pareja de Frabasil, una exoperadora penitenciaria, con 10 meses de prisión domiciliaria por asistencia a la asociación para delinquir, y la pareja de Bentancor, imputado del mismo delito aunque con un mes menos de prisión en la casa.

Tanto Bentancor como esa mujer participaron de una rapiña a una estación de servicio en la ruta 11 este fin de semana, por lo que deberán ser juzgados por el asalto. En la rapiña, él hizo de chofer, y la mujer escondió parte del botín en su casa.

Hay tres delincuentes que continúan prófugos, debido a que el juez que intervino en este caso, Luis Sobot, consideró que se había vencido el plazo constitucional de detención, y los dejó en libertad,

En las escuchas relevadas por Ferrero, se encontraron conversaciones acerca de la planificación de este asalto. "Hicieron referencia a que entre el viernes de tarde, sábado y domingo se juntaban recaudaciones y sería más exitoso si se daba el atraco. Y mencionaron de utilizar un marrón", contó la fiscal.

También convinieron que lo importante era "apretar y meter a la gente para adentro" del minimercado de la estación, mientras llevaban adelante el asalto, y hablaron de las vías de escape posibles.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...