Agro > VITIVINICULTURA

El 2020, un año que pinta para recordarlo por sus buenos vinos

La nueva vendimia, dado el buen estado del tiempo, reportará una uva excelente

Tiempo de lectura: -'

01 de febrero de 2020 a las 05:02

La vendimia de este año, que acaba de iniciarse tímidamente y alcanzará su mayor dimensión a mediados de febrero, reportará una materia primera de muy buena calidad, una uva que puede ser excelente. Por ende, los vinos de 2020 tendrán esa característica, destacó a El Observador el enólogo José Lez, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Gustavo Redín, presidente de la Organización Nacional de Vitivinicultores (ONV), coincidió con Lez: “Las perspectivas, en cuanto a calidad, son muy buenas, todavía falta un tiempo, febrero es un mes clave, pero si no pasa nada extraño la calidad de la uva será muy buena y los vinos que se puedan producir también”, expresó.

El estado del tiempo se ha comportado de modo óptimo en estas últimas semanas, en un verano con días calurosos, buena radiación solar y noches frescas en la mayoría las jornadas, estableciendo condiciones muy favorables para el ciclo final de la producción en los viñedos, minimizando dificultades sanitarias y permitiendo además que eventuales inversiones en curas no sucedan.

Redín puntualizó que, en ese marco, la única dificultad es que la baja ocurrencia de lluvias, con un proceso de sequía “bastante duro”, “seguramente” generará una merma en la cantidad de kilos a cosechar.

Además, ello determinó en muchos casos tener que recurrir al riego. Cuando sucedió, en realidad lo que pasó fue un redireccionamiento de recursos, no hubo que invertir en aplicaciones sanitarias, pero sí para regar.

 

 

“Hay que ser cauteloso”, indicó Redín, dado que “falta una buena parte del partido por jugar”, pero admitió que hasta ahora –salvo el déficit de agua– “el clima ha sido excepcional”.

Si no hay contratiempos de ahora hasta que se concreten las diversas vendimias, “vamos a cosechar una uva de muy buena calidad y los bodegueros van a poder lograr muy buenos vinos”, remarcó Lez. “Eso le vendrá bien a todos los involucrados en este sector”, tan dependiente del estado del tiempo en una producción “a cielo abierto”.

En un área nacional de viñedos de extensión estabilizada, unas 6.150 hectáreas, ya se inició la cosecha y la vinificación de las variedades tempranas. Se espera que desde mediados de febrero y hasta mediados de marzo se concentre el grueso de la actividad, que irá luego disminuyendo, hacia fines del tercer mes del año.

Sobre el volumen esperado para la cosecha, Lez estimó que irá de 93 a 98 millones de kilos de uva, algo por encima de lo logrado el año pasado (83 millones de kilos).

Si el volumen proyectado de la cosecha se confirma, se podrá vinificar un volumen de unos 74 millones de litros, luego de los 62 millones del ejercicio pasado.

 

 

Una novedad: la UVA

Este año la novedad en el sector es el estreno de la Unidad Vitivinícola de Autogestión (cuya sigla es un giño al fruto que es la base del sector: UVA). Se trata de un sistema instaurado por el Inavi que permitirá que todos los actores del sector, mediante diversas herramientas, avancen hacia manejos más eficientes en cada uno de los procesos. Y, activado recientemente, su primer foco de impacto está en la vendimia que acaba de iniciarse. Habrá, en ese marco, una información “más amigable” sobre todo lo que sucede en la vitivinicultura nacional.

 

 

Consumo estabilizado 

El consumo local de vino se ha mantenido estable en los últimos cuatro años y eso es considerado por el Inavi como un aspecto positivo. Incluso durante 2019, con datos aún en procesamiento, se estima que hubo un ligero aumento, del 1% respecto a 2018.

Lez destacó que la estabilidad se está expresando en las exportaciones. Tras un crecimiento muy relevante en el ejercicio de 2017, hubo dos años con colocaciones externas estables o con ligeros ascensos, como en 2019.

En ese marco, el mayor destaque lo tiene que sigue evolucionando el valor del vino fino exportado en botella. De 2018 a 2019 hubo un incremento de 0,95% en el precio promedio por litro, con un ingreso global en el último año de US$ 15,8 millones (FOB) por la colocación de algo más de cuatro millones de litros.

 

 

Lo que les dijo el próximo ministro 
Gustavo Redín destacó la “muy buena disposición” al diálogo que ha existido de parte de las próximas autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). Comentó que en el marco de las reuniones que Carlos María Uriarte (el futuro ministro) ha tenido con diferentes gremiales del sector productivo se ha reunido con la ONV. Contó que Uriarte les dijo que su conocimiento del sector era “como consumidor” y que tenía el mayor interés en informarse de primera mano sobre todo lo relacionado con la agroindustria vitivinícola. Esta semana, incluso, hubo una reunión en el edificio anexo del Palacio Legislativo de las autoridades de la ONV con Uriarte, con el futuro subsecretario Ignacio Buffa y con la próxima directora general del ministerio, Fernanda Maldonado.

 

 

La cifra

950 productores de uva están involucrados en la vendimia de este año y unos 170 vitivinicultores (quienes producen uva y también vinifican). En las 170 bodegas, además, se procesa uva propia y de otros.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...