20 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
20 de marzo 2023 - 5:03hs

Las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania, la inflación récord, el alto endeudamiento público y los persistentes efectos derivados de la pandemia, además del cambio climático, la inseguridad alimentaria y la crisis energética, se presentan como “crisis superpuestas” que ensombrecen el futuro de América Latina y el Caribe, advirtió el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Ilan Goldfajn.

La conclusión se deriva de los paneles de expertos y del debate en el seno del plenario general de la asamblea anual del organismo multilateral de crédito que se concretó en la ciudad de Panamá y de la que participaron los ministros de Finanzas y los titulares de los bancos centrales de los 48 países que integran la institución, además de especialistas convocados especialmente para el evento.

"Es de vital importancia que pensemos en estos desafíos, que van más allá de los países individualmente porque son problemas regionales y globales", añadió el economista brasileño y ex director para director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Más noticias

En la sesión a puertas cerradas, Goldfajn señaló que "los gobiernos deben superar las plagas históricas de la pobreza y la desigualdad, aumentar la productividad y acelerar el crecimiento, además de afrontar los eventos climáticos cada vez más frecuentes, con recursos escasos". El funcionario reconoció que  “nada de esto es fácil", al tiempo que recordó que "los desafíos no fueron creados de la noche a la mañana” y que “no se resolverán en un día".

Cambio climático

El debate sobre el calentamiento global y sus efectos, como así también la posibilidad de avanzar con el cambio de la matriz energética en favor de las engerías renovables, copó buena parte de la agenda, problemática sobre el que se presentaron media docena de proyectos de colaboración, además de la iniciativa de la titular de Finanzas de Uruguay, Azucena Arbeleche, quien sugirió que la tasa de interés que cobran por los créditos el BID y el Banco Mundial (BM) debería estar "vinculada al comportamiento ambiental de los países".

"Que se premie a los países que contribuyan a un bien público global como es el medio ambiente", especificó Arbeleche durante un panel en el que también participaron sus pares de Colombia, José Antonio Ocampo, y de Chile, Mario Marcel. En ese contexto, Ocampo destacó avances de Colombia en iniciativas para proteger la Amazonia, el principal pulmón del mundo, pero indicó que en el sector del transporte está “muy atrasado", pese a que su gobierno firmó dos convenios para ensamblar vehículos eléctricos en Colombia.

Marcel, en tanto, resaltó que "Chile, que era un país casi 100 por ciento dependiente de la importación de combustibles fósiles, obtiene hoy casi la mitad de la energía que consume de fuentes renovables, nivel que en 2030 estará por encima del 80 por ciento".

"Hace ya un buen tiempo atrás en que se comenzó a tomar en serio el cambio en la matriz energética y lo que hemos avanzado hasta ahora nos da una ventaja muy importante", expresó Marcel, quien destacó que "ha habido mucha continuidad en los últimos tres gobiernos en materia de cambio climático", a pesar de ser de distintos signos ideológicos.

AFP

Inquietudes

La asamblea del BID comenzó el jueves en medio de la inquietud que generan las quiebras del Silicon Valley Bank y el Signature Bank, así como las crecientes temores que despiertan las dificultades que enfrentan el también estadounidense First Republic y el suizo Credit Suisse, pese a las medidas de protección extraordinarias adoptadas por los reguladores para amortiguar la que ya se considera como la peor crisis financiera desde 2008.

Aunque la asamblea del BID no abordó en forma directa el problema, tanto los economistas ortodoxos como heterodoxos que participaron del evento coincidieron en evaluar que la situación fortalecerá el dólar, encarecerá el dinero de la mano de las subas de las tasas de interés, recortará el crédito disponible y empujará a una baja en la cotización de las materias primas, un combo que afectará a los países de la región.

Si bien Goldfajn, que asumió la titularidad del BID a mediados de enero último, no mencionó en su discurso las turbulencias que atraviesa el sistema bancario en Estados Unidos y Europa, admitió que la "coyuntura" estuvo presente en la conversaciones y análisis que hicieron los representantes de los países, en especial durante las reuniones que se dieron a puertas cerradas, principalmente en las que sostuvieron los ministros de Finanzas.

"Un sistema financiero frágil en Estados Unidos incrementa el riesgo global a una recesión. Eso aleja a los inversionistas de activos riesgosos y los activos de los mercados emergentes son considerados riesgosos", subrayó en declaraciones a la agencia AFP el economista y académico peruano Alberto Arispe, exgerente de la Bolsa de Valores de Lima.

"Esto contagia a los demás países, y al haber menos inversión por el retiro de los capitales, muchos países crecerán menos y tendrán menor flujo de dólares, lo que debilitará sus economías. Las más sólidas aguantarán, pero las más débiles pueden tener problemas", agregó Arispe, actual gerente de la firma bursátil Kallpa Securities SAB.

El Banco Mundial

El Banco Mundial (BM) también estuvo en la agenda de la asamblea. En este caso, la atención estuvo dirigida a las reuniones que mantuvo Ajay Banga, el candidato designado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para suceder al también estadounidense David Malpass al frente de la entidad, creada al igual que el BID en el marco de los Acuerdos de Bretton Woods que dieron origen el FMI.

Malpass, un fiel seguidor del exmandatario republicano Donald Trump, quien lo postuló al cargo, anunció que terminará anticipadamente el 30 de junio próximo su mandato, empañado por las dudas acerca de su posición sobre el calentamiento global, postura que le valió duras críticas, especialmente por parte de los demócratas y muchas oenegés, que lo han calificado como un “negacionista” del cambio climático.

Tradicionalmente, el candidato nominado por Washington se convierte en el nuevo presidente del organismo, que al igual que el BID financia muchos proyectos en América Latina y el Caribe, dos de las fuentes principales de crédito a largo plazo para los países de la región.

Más eficiencia

Goldfajn, por su parte, consideró que el BID puede "hacer mucho más" por el desarrollo América Latina y el Caribe con un nuevo plan centrado en tres pilares: los temas sociales, el clima y la integración regional; estrategia y directrices que presentó en privado a los delegados de los países, ocasión en la que pidió "ver a la región no como una víctima de los problemas mundiales, sino como una región que contribuye para su solución".

“El BID tiene que ser la institución más importante de América Latina, ejercer el liderazgo en la región. Tiene que ser el socio preferido de los países en el largo de plazo y el banco de conocimiento de la región", insistió Goldfajn. "Si tenemos la visión y las prioridades correctas, podemos hacer mucho más", puntualizó.

Por su parte, la asesora principal del BID Ana María Ibáñez alertó sobre la necesidad de identificar correctamente a las personas más pobres para que la asistencia estatal llegue a quienes lo necesitan. "El 40 por ciento de los pobres extremos no están en la lista de los programas", advirtió Ibáñez. "También tenemos un número importante de gente que no es pobre y está recibiendo programas", precisó la economista.

Goldfajn, en tanto, destacó que en las últimas dos décadas la región ha crecido 12 veces menos que los países asiáticos emergentes, y en los cinco años anteriores a la pandemia las economías latinaomericanas y caribeñas se contrajeron, cuando prácticamente todas las demás crecían. Además, el jefe del BID advirtió que la pandemia empeoró las cosas, duplicando los déficit fiscales y aumentando fuertemente la deuda pública.

Con relación al tema, los análisis presentados durante la asamblea señalaron que las turbulencias en el sistema bancario de Estados Unidos y Europa llegan en un momento complicado. La deuda total de la región aumentó de US$ 3 billones en 2008 a US$ 5,8 billones en 2022, suma equivalente al 117% del PIB regional, dinámica y nivel de endeudamiento que los economistas del BID consideran preocupantes.

Desde que asumió la presidente del BID, Goldfajn afirmó en varias ocasiones que no es relevante la cantidad de créditos que la institución concede ni cuánto dinero presta. "Lo primordial es el impacto tangible y mensurable en materia de desarrollo”, dijo el funcionario, quien insistió en que la región debe resolver el "desafío" de atender "muchas demandas sociales con pocos recursos".

Con relación al clima, Goodfajn consideró que el BID que debe trabajar "más estrechamente" con los gobiernos y el sector privado para "ser más ágil e innovador" en su objetivo de enfrentar los desastres naturales, al tiempo que instó a potenciar la inversión en infraestructura física y digital para facilitar la integración regional.  "Una mejor infraestructura y una reducción de los costos comerciales podría agregar miles de millones de dólares a nuestro PIB cada año", puntualizó.

¿Nuevos tiempos?

Durante el encuentro, los países nominaron como nuevo presidente de la Asamblea de Gobernadores al ministro panameño de Economía, Héctor Alexander. Se trata del máximo órgano colegiado de decisión y está integrado por los ministros de Finanzas y Economía. Su nombramiento puso fin al mandato de Nigel Clarke, de Jamaica, quien recordó que en noviembre de 2022 por "circunstancias extraordinarias" tuvo que llevarse a cabo la elección del nuevo presidente del BID.

De esta forma se refirió a la salida del anterior titular del organismo, el estadounidense de origen cubano Mauricio Claver-Carone, impulsado por Trump y que perdió la confianza de los gobernadores tras haber mantenido un “affaire” con una subordinada, a quien le subió el sueldo en varias ocasiones. Clarke aseguró en su discurso que pese al poco tiempo de Goldfajn en el cargo "ha demostrado su compromiso” por construir un “ambiente de apertura y confianza".

(Con información de agencias)

Temas:

BID América Latina. Guerra en Ucrania

Seguí leyendo

Te Puede Interesar