Nacional > 10 pacientes afectados

El brote de una bacteria difícil de combatir, que tiene en vilo al Hospital Español

Han cerrado más de 15 camas, el sindicato reclama que haya más personal, y experto habló de su daño y resistencia a antibióticos

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2018 a las 07:59

El Hospital Español se vio afectado en las últimas horas por el brote de una bacteria y las autoridades ya dispusieron un plan de respuesta, pero el sindicato reclama mayor personal para hacer frente a esta situación.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) difundió un comunicado este domingo en el que informa que el hospital dispuso de un "puesto de enfermería dedicado" y que se tomó la decisión de no permitir el ingreso de nuevos pacientes, "salvo que sean contactos o estén colonizados o infectados" por esta bacteria de nombre Klebsiella pneumonie carbapenemasa (KPC).

La alerta sobre este problema la emitió el sindicato del hospital, ya que "la situación se está saliendo de control", dijo a El Observador César Pisciottano, presidente del gremio y de la comisión interna del centro de salud. Aseguró que actualmente hay seis camas del CTI cerradas (de un total de 23) y entre ocho y diez en el sector de cuidado general (de un total de 70). "Ante esta gravedad, necesitamos recursos humanos de forma urgente", añadió, ya que los pacientes afectados no pueden ser atendidos por el mismo personal que asiste al resto de los internados.

Lea también: Internación involuntaria: una decisión compleja que divide a los expertos

Según dice el MSP en su comunicado, se ha detectado este brote "en numerosos hospitales de Sudamérica, públicos y privados", y hay registro de este inconveniente en Uruguay desde 2011, cuando apareció en el departamento de Maldonado.

Esta bacteria tiene una composición genética que la hace muy resistente a los antibióticos, producto de mutaciones de su ADN a lo largo de los años. Según explicó a El Observador Mario Torales, médico infectólogo del hospital Pasteur, esta bacteria puede ocasionar la muerte de un paciente, pero en forma más frecuente produce múltiples efectos: portar este microorganismo puede provocar el desarrollo de dificultades respiratorias, así como infecciones "intraabdominales y urinarias".

"Para evitarlo, la medida más simple es el lavado de manos, ya que son bacterias que se contagian a través del contacto", dijo Torales. Es con este propósito, aseguró, que la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) impulsa actualmente diversas campañas promoviendo este tipo básico de higienización para todo su personal.

Evitar cualquier brote del KPC es de primer orden, agregó el experto, ya que "los antibióticos para combatirlo son muy acotados, muchos de ellos no son buenos y algunos son tóxicos".

La necesidad de contar con más personal para tratar esta situación, finalizó Pisciottano, "está recomendado en el protocolo que habilita el Ministerio".

Actualmente hay alrededor de 10 pacientes con este problema.

Comentarios