Polideportivo > RUNNING

El cerro San Antonio los espera con un desafío muy especial

Se corre este sábado una nueva edición de esta carrera única, y en Referí te contamos cómo es

Tiempo de lectura: -'

03 de febrero de 2018 a las 05:00

La Doble San Antonio, la carrera más antigua de Uruguay, tendrá una nueva edición, la número 72°, este sábado a la noche, el día esperado por los corredores para desafiar –subir y bajar– el cerro que custodia a Piriápolis, uno de los balnearios más pintorescos del país.

Por muchos motivos, se trata de una carrera única en el calendario local de competencias de running callejero.

La prueba consta de 8 kilómetros: dos de largada en la rambla, dos de subida al cerro, más dos de bajada y otros dos hasta la línea de meta en el punto de salida.

Quienes la van a correr debieron hacer una preparación que contemple que van a tener que subir dos kilómetros. Para eso, se deben hacer rutinas que incluyan cuestas o lomas, para estar fuertes de piernas el día de la carrera.

Pero todo lo que sube tiene que bajar. No solo lo que importa es el ascenso, también se debe tener en cuenta la bajada, lo que para muchos suele ser más agotador que ir hacia arriba. En ese sentido, también se debe entrenar los descensos, lo que implica una forma de apoyar el pie distinto a correr en plano, con toda la planta para no perder la estabilidad.

La San Antonio 2018 largará a la hora 21, horario ideal para una noche de verano. Es una carrera nocturna, algo que también se debe tener en cuenta. Además, en algunas zonas del cerro la iluminación no es la misma que en la rambla de Piriápolis, por lo que se debe ir muy atento.

Otra particularidad de la carrera es que cuando comienza el ascenso al cerro, el circuito se divide en dos vías: una para subir, que va por fuera, y otra para bajar, que va por dentro. Y es habitual que en el ascenso suelan producirse tapones de corredores que se detienen a caminar o disminuyen su velocidad.

Al avanzar en media calzada, por momentos un espacio muy angosto, se forman embudos que suelen poner de mal humor a quienes vienen a buen ritmo y deben aminorar su marcha.

Para evitar que eso ocurra, lo ideal sería que en la largada los corredores fueran ubicados según sus tiempos y ritmos estimados, pero como eso no sucede hay que tratar de colocarse con participantes del mismo nivel, ya sea antes de salir o, con la carrera en marcha, en los dos kilómetros previos al ascenso. Esto es: si cree que es un corredor relativamente rápido y se coloca atrás de todos, seguramente tenga que verse obligado a parar en la subida.

En caso de que ocurra una de esas demoras y haya que caminar unos pasos, no hay que preocuparse y se puede aprovechar para ver el paisaje que se aprecia desde lo alto del San Antonio, lo que es mejor hacerlo en el ascenso que en el descenso.

A medida que se va girando sobre el cerro se pueden ver las luces a lo lejos, las del casco urbano de Piriápolis, las del puerto, o las de Punta del Este, lo que sin dudas es otro de los atractivos que hace única a esta carrera.

Al coronar el cerro se llegará al segundo puesto de hidratación de la carrera –el primero está en el kilómetro 2–, el cual será el último antes de llegar a la meta, por lo que no se debe pasar por alto, más si se trata de una noche calurosa.

Y luego comenzará el descenso que es más fluido que la subida y que requiere una mayor concentración para no pasarse de ritmo y sobreexigirse. Serán dos kilómetros para aprovechar a apretar el paso en el caso de aquellos que quieren bajar sus tiempos, o para respirar para aquellos que buscarán recuperarse de la subida.

De vuelta a la rambla para el último tramo se espera un gran marco de público, propio de una sábado a la noche en Piriápolis, alentando desde ambas veredas, lo que será un gran impulso para los dos kilómetros hasta la meta.

Así, más o menos, es la carrera Doble San Antonio, pero mucho mejor a que se la cuenten es prepararse y animarse a correrla.

Doble San Antonio

Novedades 2018

4k y con remeras
La San Antonio 2018 presentará dos grandes novedades. Una es que por primera vez ofrecerá una modalidad participativa de 4 kilómetros, la cual tendrá su retorno en el kilómetro 2 del circuito, lo que incluye los primeros metros del ascenso al cerro San Antonio. La otra es que contará con una remera recordatoria, algo que nunca había tenido. Además, como ya es tradicional, se correrá la carrera de niños, de 750 metros hasta los 7 años, de un kilómetro de 8 a 11 años y de dos kilómetros de 12 a 14 años. Los niños largarán a las 18:30, la carrera de 4K a las 19:30 y la 8K a las 21.


Inscripciones

Con cupos máximos
La organización de la Doble San Antonio recordó que la carrera cuenta con cupos máximos. Por razones de seguridad, la prueba de 8K tendrá capacidad para 2.800 corredores, mientras que la de 4K está abierta a 500. Las inscripciones se realizan, en caso de quedar cupos disponibles, hasta este sábado inclusive en sucasports.com y el costo es de $ 600. La inscripción incluye derecho a participar, remera, número, chip, medalla, hidratación y servicios médicos de primeros auxilios. El retiro de kit este sábado se realiza solo en Piriápolis, en Casa de la Cultura, de 10 a 18.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...