Cargando...
El nuevo quorum fue fijado en cuatro séptimos con el respaldo de 130 diputados contra 15 en contra y una abstención

Mundo > Masivo respaldo

El Congreso chileno redujo el quorum para modificar la Constitución por si gana el rechazo

A pocos días del plebiscito sobre la nueva carta magna, se flexibilizaron las normas para modificar la de Pinochet, que podría quedar vigente

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2022 a las 13:49

El Congreso chileno convirtió en ley el proyecto que rebaja el quórum para tratar las reformas constitucionales, creando así una alternativa para el caso de que el Rechazo se imponga en el referéndum del 4 de septiembre sobre la nueva Constitución.

El nuevo quorum fue fijado en cuatro séptimos con el respaldo de 130 diputados contra 15 en contra y una abstención, con lo que quedó en condiciones de ser promulgado por el presidente Gabriel Boric.

En caso de que en el referéndum se imponga el Rechazo al nuevo texto constitucional elaborado durante el último año, se mantendría en vigor la actual carta magna sancionada en 1980 por el dictador Augusto Pinochet.

La reforma en el quorum servirá, de todos modos, para ajustar artículos del nuevo texto si triunfa al Apruebo.

Según las últimas encuestas, la opción del Rechazo se impondría al Apruebo, los que sería una victoria de los partidos de derecha que desde antes que concluyera la Constituyente se pronunciaron por el Rechazo al nuevo texto y ofertaron ir modificando la vieja constitución pinochetista por la por vía parlamentaria.

El pinochetismo nucleado en la Unión Demócrata Independiente (UDI) junto al partido Renovación Nacional (RN) del expresidente Sebastian Piñera, levantaron la consigna Reformar para Renovar, contra el bloque de izquierda, mayoritario en la Convención Constitucional, que postuló Derogar para Reformar.

La iniciativa de rebaja del quorum para hacer los cambios fue presentada en junio por los senadores de Democracia Cristiana Matías Walker, Ximena Rincón e Iván Flores, y el independiente Pedro Araya, pero logró un mayoritario consenso.

En principio el Gobierno no respaldó la iniciativa de rebajar del quorum, pero semanas después cambió su postura e incluso aceleró su tramitación pidiendo su discusión inmediata.

En un claro indicio de que el gobierno de Boric se prepara para una derrota del Apruebo y eventualmente que no prospere una nueva convocatoria a constituyente, ordenó a los parlamentarios oficialistas que se abstuvieran de presentar indicaciones que pudieran retrasar el trámite.

El secretario General de la Presidencia, Giorgio Jackson, dijo el miércoles tras aprobarse la rebaja del quorum que “hay que ponerse en el escenario que pueda ganar cualquiera de las dos opciones”.

“Ya sea el Apruebo, en el caso que el Gobierno ha comprometido todo lo que es la fase de implementación y de modificaciones que sean necesarias para un correcto funcionamiento, como también en el caso del Rechazo”, añadió el ministro.

Tras la aprobación, el diputado de la pinochetista UDI, Jorge Alessandri señaló que la baja del quorum dejará en claro las opciones de voto el próximo 4 de septiembre. “Un borrador imposible de cambiar con grandes cerrojos y consultas indígenas, y un texto que desde hoy con este nuevo quórum posibilita a abrir la puerta a un mejor texto".

En la misma línea, el parlamentario de Renovación Nacional Andrés Longton aseguró que con esta aprobación no cabe duda de que la centroderecha no se opone a los cambios.

"Para que nunca más ni el presidente Boric ni ninguna autoridad de Gobierno señale que la centroderecha es la que se ha opuesto históricamente a los cambios. Somos una nueva generación de centroderecha que no tiene por qué convivir con esos fantasmas del pasado", señaló el parlamentario.

Uno de los puntos más controvertidos del nuevo texto que se plebiscitará es la consulta a las comunidades de los pueblos originarios sobre la afectación de sus territorios, por ejemplo la extracción de recursos naturales.

Grupos mapuches radicalizados rechazan cualquier alternativa que no sea el pleno uso de esos territorios y vandalizan propiedades, obligando al gobierno de Boric a disponer el estado de excepción con despliegue militar en esos territorios.

La Constitución chilena vigente tuvo una reforma en 2005, durante el Gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006), pero el estallido social de octubre de 2019 llevó a un acuerdo con la mayoría de los partidos del oficialismo y oposición sobre la necesidad de redactar una nueva carta magna.

Esta opción se aprobó el 25 de octubre de 2020, mediante un plebiscito nacional con casi el 80 por ciento de los votos a favor. Y en mayo del 2021 se eligieron 155 convencionales que redactaron la nueva carta magna, que deberá ser aprobada o rechazada en un plebiscito de salida con voto obligatorio el próximo 4 de septiembre.

El nuevo texto incorpora como derechos fundamentales la salud, la educación, la vivienda, el derecho al agua y a la alimentación, además de los derechos de los pueblos originarios.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...