Nacional > RESPUESTA

El "desmentido de cada día" de Moreira y la respuesta de El Observador

La senadora acusó a El Observador de mentir y tergiversar sus dichos sobre Venezuela

Tiempo de lectura: -'

14 de marzo de 2019 a las 18:02

A partir de una nota publicada este miércoles, titulada “Debate en el FA motivó dura carta de una venezolana frenteamplista”, la senadora de Casa Grande Constanza Moreira acusó al diario El Observador de mentir y tergiversar sus declaraciones en una mesa de intercambio sobre la situación en ese país.

En una carta pública difundida este miércoles, Moreira acusa al periodista de incurrir en dos faltas graves. Por un lado, la de no consultar a la fuente y, por otro, de inducir al lector –mediante citas descontextualizadas– a sacar conclusiones “contradictorias” con lo verdaderamente afirmado.  

La primera denuncia no tiene ningún asidero. El periodista de El Observador estuvo presente en la Huella de Seregni, donde se realizó el encuentro, y escuchó de primera mano las declaraciones de Moreira. La senadora afirma que el periodista escribió la nota a partir de la carta pública enviada por una venezolana frenteamplista, pero eso es directamente falso. En el orden cronológico de los hechos, el pasado martes el periodista asistió a la charla en la sede del Frente Amplio y recién en la tarde del miércoles se encontró con la carta de la moderadora Sara González.

En cuanto a la segunda acusación, vale hacer varias apreciaciones.

La nota informaba que Moreira calificó como un “error” del gobierno de Nicolás Maduro el “desconocimiento” de la Asamblea Nacional –por terminar “aglutinando a toda la derecha”–, pero que a su vez consideró como “lógicos” los “movimientos de desconocimiento” del Parlamento “porque la oposición había ganado con mayorías especiales, y con esas mayorías lo tumbaban a Maduro”.

En su misiva, Moreira señala que “el texto se pone especialmente confuso” a la hora de describir su “crítica a Nicolás Maduro”. Según Moreira, lo que se transcribe en el artículo “era la situación, absolutamente clara para cualquier observador externo” y que “fue una descripción de lo que pasó y no una justificación”.

“El error del periodista no podría haber sido mayor, porque se olvidó de poner el principio de la afirmación, a saber, que yo estaba en contra del desconocimiento de la Asamblea Nacional”, dice la senadora, obviando que la nota señala expresamente que ella lo consideró un “error”.

Pero además, es Moreira quien tergiversa sus propias declaraciones. A continuación se transcribe, palabra por palabra, lo que dijo la senadora en ese momento:

Como es el JUS (comité funcional de Derecho del Frente Amplio) no dejo de hacer un reproche a Venezuela. Esto con el diario del día después. Uno tiene que tratar que la derecha se ponga un poco civilizada. Si nosotros nos comportamos con torpeza política se van a aliar todos contra nosotros. Hay que evitar que se alíen contra nosotros; hay que dividir a la derecha. La izquierda tiene que esforzarse por encontrar un interlocutor moderado en la derecha con el que pueda intercambiar y conseguir un espacio político de acuerdo.

Los movimientos de desconocimiento de la Asamblea Nacional –que vamos a entendernos… son lógicos porque la oposición había ganado con mayorías especiales, y con esas mayorías lo tumbaban a Maduro; son las mismas mayorías especiales que tuvo el Congreso brasilero que tumbó a Dilma; si le dabas a la Asamblea Nacional todos esos votos Maduro duraba un segundo–, el movimiento de la audacia política venezolana terminó aglutinando a toda la derecha. En todo eso hay un juego político.

Entonces el desconocimiento de la Asamblea Nacional no estuvo bueno, las peleas con la Fiscalía menos. Todos esos movimientos de erosión del escaso campo de estado de derecho que quedaba en un país polarizado y asediado para mí constituye la parte de cúmulo de errores por parte del gobierno de Maduro. Ni que hablar la falta de equilibrio de poderes, la transparencia, y muchas posiciones en el campo de la izquierda venezolana que no comparto para nada. Hubiera preferido perder las elecciones y volver a entrar por la puerta grande que jugarme el todo por el todo. Pero esto es una aventura del pensamiento mía y no estoy en el cuero de los venezolanos.

Es cierto que Moreira habló también de una “erosión del escaso campo de estado de derecho”, así como de “falta de equilibrio de poderes”, y que eso no está incluido en el artículo. Pero como cualquier lector puede apreciar, Moreira asigna al desconocimiento de la Asamblea Nacional un error táctico por parte de la izquierda venezolana. Su argumentación comienza diciendo que hay que “evitar” que la derecha se “alíe” contra la izquierda, y que para ello es necesario no actuar “con torpeza política”.

Ese razonamiento se completa con su reflexión final. A saber, que “hubiera preferido perder las elecciones y volver a entrar por la puerta grande que jugarme el todo por el todo”. Moreira subraya que ese razonamiento es “una aventura del pensamiento” suya y que no está “en el cuero de los venezolanos”.

La senadora aclaró en su intervención que “la izquierda uruguaya tiende a ver las otras izquierdas en términos de sus propias circunstancias” y que ese es su “pecado mortal en política”, es decir, analizar el mundo con lentes propios. “Hay que evitar mirar el mundo solo con nuestros lentes. Nos vamos a perder la película de lo otro que está pasando que es cómo se rearma la derecha en América Latina”, señaló.

“En el movimiento largo la izquierda uruguaya no se reconcilia ni con el peronismo ni con Chávez, porque tiene otra tradición. Es una izquierda desconfiada de los populismos. Yo soy una defensora de los populismos (…) porque creo que los populismos no pueden mirarse con ojos uruguayos”, agregó la senadora. Siguiendo esa línea, Moreira dijo más tarde que el problema para quienes cargan contra Maduro “sigue siendo el proceso de revolución bolivariana”. “No es que Maduro sea más tonto que Chávez o tenga menos luces. El problema es el mismo, con sus luces y sus sombras. Es como el amor: al paquete se lo acepta o se lo tira entero, con sus luces y sus sombras”, agregó.

Otra vez, lo que dice Moreira es que a la revolución bolivariana, como a otros populismos de América Latina, hay que analizarlos en su circunstancia, y no en función de los esquemas uruguayos. “Creo que los populismos no pueden mirarse con ojos uruguayos. Tienen que entenderse las circunstancias que representaron, que son la inclusión de las masas a la política”, remarcó en otro punto de la charla.

En su carta, Moreira cuestiona también cómo la nota describe su reivindicación del legado de la revolución. Según la senadora, el texto “induce a creer” que se refiere a la revolución en su etapa actual pero que su referencia fue al momento “fundacional”. En ningún momento se “induce” a eso que señala Moreira. Es más: el párrafo que refiere al “legado” de la revolución rescata su elogio a Chávez y ni siquiera nombra a Maduro. Sin embargo, la senadora dice que se incurre en “una deformación total” de sus palabras, y “una deslegitimación, al menos” de su “condición de politóloga”.

Defensa de cancillería

La senadora critica también la forma en que la nota reflejó su defensa de la posición del gobierno uruguayo en el tema Venezuela. El artículo de El Observador señala que Moreira “elogió el papel conciliador de Uruguay  y se sorprendió destacando la gestión del canciller Rodolfo Nin Novoa”. A continuación, la nota cita las palabras de Moreira. “Para nosotros que pensamos que la cancillería debe tener posiciones más de izquierda nos parece fantástico que llame a una negociación (…) Realmente somos revolucionarios. Nin pasa a ser la cabeza de un movimiento revolucionario. ¡Imagínense cómo estará América Latina para que nosotros seamos la dignidad!”, aseguró.

Dice Moreira que el periodista “transforma” su apoyo “en prácticamente una burla”, que “elige el tono con que transmite las palabras, y lo consigue”. Según afirma, se trata de una “deformación” de su comentario, y luego agrega la cita textual, que no difiere de lo expresado en la nota.

Por si quedan dudas acerca del tono, aquí se adjunta el audio de ese fragmento.

La senadora concluye que “todo (lo) que no aparece en la nota de prensa publicada, todo lo que oculta más que lo que informa, todo lo que empobrece, y todo lo que caricaturiza, es lo que le hace mal a esta democracia, lo que le hace mal a la política”.

Afirma, a su vez, que “en una relación sana entre medios de comunicación y política, donde el objetivo principal fuera informar, y el derecho a la información fuera el bien a preservar, nada de esto tendría que estar pasando”.

El Observador no podría estar más de acuerdo con esa última reflexión, aunque desearía que su redactora, en vez de deslindarse de sus expresiones criticando a un periodista, se encargara de cumplir con lo que dice. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...