Economía y Empresas > Mercado cambiario

El dólar bajó 1% en arranque de la semana y borró casi todo lo ganado el viernes

La última operación del interbancario se pactó a $ 43,25 y la pizarra del BROU bajó 50 centésimos; en Brasil persiste la ruido y la volatilidad con el real

Tiempo de lectura: -'

27 de abril de 2020 a las 16:25

Así como el viernes el dólar había cerrado con un aumento fuerte (1,3%) respecto al comportamiento de las últimas semanas, este lunes mostró la tendencia opuesta y se debilitó 1,03% tomando la última operación, que quedó en $ 43,25 y perdió casi 50 centésimos frente al cierre de la semana pasada. El promedio de las operaciones interbancarias fue de $ 43,459.

La pizarra al público del BROU acompañó y bajó 50 centésimos con una cotización de $ 42 para la compra y $ 44,40 para la venta. En los cambios privados, por su lado, la punta vendedora se ofrecía por debajo de los $ 45. 

En el mercado mayorista de Bevsa se transaron US$ 26,6 millones, más del doble de lo operado el viernes y no hubo intervención directa del Banco Central (BCU).

Tras una suba de casi 10% en marzo, el dólar ha mostrado cierta calma en abril y actualmente está cerca de 1% por debajo de la última operación del pasado mes. 

Volatilidad brasileña 

En medio de la tormenta política que atraviesa el gobierno de Jair Bolsonaro por la renuncia de su ministro de Justicia Sergio Moro, el real brasileño sigue perdiendo pie frente a la divisa estadounidense, pese a a que en la mañana de este lunes había insinuado con cierta recuperación. El real se negociaba sobre el final de la tarde a 5,68 unidades por dólar. 

En ese contexto, Bolsonaro expresó este lunes su apoyo público al ministro de Economía, Paulo Guedes, en comentarios que buscaron aliviar la preocupación por el futuro del único "superministro" que le queda y la creciente crisis política y económica durante la pandemia del coronavirus.

En un acto celebrado en Brasilia en el que estuvo acompañado por Guedes y por el jefe del banco central, Roberto Campos Neto, Bolsonaro dijo que su ministro tiene el control total sobre la política económica y subrayó que el gobierno sigue preocupado por el aumento del gasto público.

"Hay un hombre que decide sobre la economía brasileña, y su nombre es Paulo Guedes", dijo Bolsonaro.

La muestra de unidad se produjo tras la renuncia el viernes del otro "superministro" civil de Bolsonaro, el popular ministro de Justicia Sergio Moro, que provocó el desplome de los mercados financieros.

Las especulaciones sobre el futuro de Guedes se intensificaron por su ausencia de la presentación la semana pasada de un plan "Pro Brasil" de inversión en infraestructuras respaldado por un contingente cada vez mayor de generales en el gabinete de Bolsonaro.

Guedes dijo este lunes que los grandes programas de gasto público son algo del pasado e insistió en que el gobierno no alterará un techo que limita su crecimiento a la tasa de inflación del año previo.

"¿Por qué hablamos de derribar el techo si nos protege de la tormenta?", se preguntó Guedes, agregando que el gobierno volverá a su agenda de reformas económicas más tarde en el año.

Las acciones subían un 3% tras el duro revés del viernes y el real salía de un mínimo histórico después de que el Banco Central intervino de nuevo con la venta de US$ 600 millones. 

El banco central vendió el viernes más de US$ 3.000 millones, en una de sus jornadas más activas de intervención este año, ya que la renuncia de Moro provocó una gran volatilidad.

"El frente unido parece un esfuerzo para controlar los daños o, al menos, aliviar los temores sobre una renuncia de Guedes y mantener tranquilos a los mercados", dijo William Jackson, de Capital Economics. "Pero creo que los mercados querrán ver más del presidente para apagar esos rumores".

Guedes y Campos Neto subrayaron la necesidad de mantener la disciplina fiscal, incluso a pesar del aumento del gasto para combatir la crisis, que podría llevar el déficit presupuestario primario a niveles récord en torno al 6% o más del Producto Interno Bruto (PIB).

La economía del país se contraería un 3,3% este año, según mostró el lunes un sondeo semanal del Banco Central a economistas, mientras que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional dijeron que caería un 5% o más.

Economistas de Citi rebajaron este lunes su previsión del PIB para este año al -4,5% desde el -1,7%, algo que calificaron como "la peor contracción anual de la historia" para la mayor economía de Latinoamérica. Las cifras del Banco Central, que se remontan a 1962, muestran que el mayor derrumbe económico fue una contracción del 4,25% en 1981.

Con Reuters

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...